• Cotizaciones
    martes 04 de junio de 2024

    El argentino Gallegos ganó el Abierto Internacional del Este disputado en La Barra

    El torneo marcó el regreso del golf profesional a Uruguay; el golfista local Juan Álvarez lideró la competencia durante las tres primeras rondas pero tuvo un mal desempeño en la definición

    Luego de varios años, el golf profesional volvió a Uruguay, y esa es una buena noticia para este deporte. Más allá de la competencia interna patrocinada por la PGA Uruguay con unos ocho a 10 torneos al año, esta vez La Barra Golf Club y el Tour Profesional de Golf Argentino (TPGA) organizaron el primer Abierto Internacional del Este. Fueron 72 hoyos con una importante bolsa de premios y con golfistas aficionados de primer nivel, ya que el certamen fue válido para el ranking mundial de esa disciplina.

    Con una ronda final excepcional recorrida en 65 golpes, el argentino Andrés Gallegos fue el ganador del campeonato con un acumulado de 272 golpes para los 72 hoyos. En segundo lugar, con un golpe más, quedó ubicado su compatriota Horacio Carbonetti (h.).

    El golfista uruguayo Juan Álvarez tuvo una actuación destacada que lo llevó a liderar la competencia a lo largo de las tres primeras rondas. Entre los hoyos 6 y 7 de la ronda definitoria un par de errores atribuidos a “la falta de competencia”, según sus propias palabras, lo llevaron a quedar rezagado en las posiciones. Aun así, finalizó en un digno cuarto puesto.

    Para calibrar la importancia del torneo llevado a cabo en La Barra basta repasar el destacado field que reunió el campeonato. Allí estuvieron presentes jugadores que recientemente alternaron en el Korn Ferry Tour, la gira satélite de Estados Unidos, así como también otros que formaron parte del PGA Tour Latinoamérica y otros que están jugando en la primera temporada de la nueva gira, el PGA Tour Américas.

    En tanto, entre los aficionados el más destacado fue el argentino Juan Ignacio De Giacomi, quien derrotó en el primer hoyo del playoff a su compatriota Mateo Pulcini. Ambos habían finalizado igualados en el primer puesto con un acumulado de 287 golpes.

    El desarrollo de la competencia

    En la mañana del jueves 23, con la participación de 80 jugadores se jugó la primera vuelta, donde al final del día los tableros mostraban a Juan Álvarez en lo más alto de las posiciones con una espectacular tarjeta de 65 golpes, seis bajo el par de la cancha. En un día donde el factor clima fue determinante para los scores, Álvarez, con un recorrido de 70 impactos, mantuvo la vanguardia tras la segunda vuelta.

    El corte clasificatorio, que dejaba a los primeros 30 jugadores más empates en competencia, quedó marcado en 151 golpes. Solo nueve jugadores quedaban bajo el par de la cancha tras los 36 hoyos, lo que reflejaba las difíciles condiciones de juego.

    La tercera ronda, por lo general, la de los grandes movimientos en los campeonatos de golf, fue un verdadero sube y baja con constantes cambios en las posiciones. Los primeros nueve hoyos mostraron a un Álvarez errático, que terminó ese recorrido en dos sobre el par del campo, lo que abrió las posibilidades al resto. Sin embargo, en la vuelta se vio toda la jerarquía y clase de uno de los mejores golfistas uruguayos de todos los tiempos, que hizo tres birdies y un águila en el hoyo final y terminó la vuelta con 32 golpes. Ese registro le permitió mantener la punta con una ventaja de dos golpes para afrontar la definición. La gran incógnita era cómo respondería Álvarez ante la gran presión de liderar el campeonato a lo largo de tres días para llegar a la definición con varios golfistas separados por pocos golpes.

    En ese panorama, la falta de competencia en el alto nivel fue determinante para el golfista uruguayo de 32 años.

    Con una pelota enviada fuera de límites con su driver en el corto hoyo 6 terminó con un terrible doble bogey. Luego sumó otro bogey en el capítulo siguiente que lo sacó de la definición. “Trato de no mirar los tableros pero luego de esos errores vi que estaba muy lejos, por lo cual traté de mantenerme en la competencia”, comentó un apesadumbrado Álvarez a Búsqueda apenas entregó su tarjeta de juego.

    Mientras tanto, jugando en el penúltimo threesome, Gallegos construía su victoria con una muy buena ida jugada en 32 golpes para colocarse en la definición. Otros tres birdies en el recorrido de vuelta le permitieron cerrar el torneo con una formidable ronda de 65 golpes a la espera de lo que ocurriera con el grupo final. Ninguno de los tres golfistas pudo alcanzar su registro y así se quedó con el Abierto Internacional del Este y un cheque por US$ 5.000 de los US$ 30.000 que repartió el certamen.

    La voz del campeón

    Con una destacada carrera como aficionado, que lo llevó a ganar dos copas Los Andes además de participar en un Mundial, Andrés Gallegos de 28 años se hizo profesional en el 2018. Se acercó al golf por su padre, quien fue profesor del Lobos Golf Club en la provincia de Buenos Aires.

    “Mi infancia la recuerdo con un palo de golf en las manos (se ríe); todos en la familia jugábamos, mi hermano mayor, Severiano, es mi coach”, dijo el ganador a Búsqueda antes del comienzo de la ceremonia de premios.

    Al salir a jugar la ronda final a tres golpes del líder, Gallegos era consciente de que tendría que “jugar varios golpes bajo el par si quería tener alguna chance”. En la ida empezó a lograrlo y también vio que “ninguno del grupo final venía con buen score”. Sus posibilidades dependían de él mismo. “Con el birdie en el hoyo 12 quedé puntero. De ahí en más traté de no cometer grandes errores. Por suerte se me dio”, dijo Gallegos.

    El campeón recordó cómo fueron sus últimos tiempos en el golf. Dos años atrás, gracias al PGA Tour Latinoamérica, llegó al Korn Ferry Tour pero al principio no le fue bien. “Era muy joven. Me costó adaptarme, especialmente en el comienzo, y finalmente perdí la tarjeta”, contó. Ahora está compitiendo en el PGA Tour Américas e intenta volver a su mejor nivel. “Es una revancha que quiero darme, siento que puedo lograrlo, claro que hay que jugar muy bien porque en este nuevo circuito el nivel es mayor, ya que se unieron lo mejor del PGA Tour Latinoamérica y el PGA Tour de Canadá”, finalizó el campeón.

    La palabra del capitán

    Desde hace dos años, el belga Luc van Malder ejerce junto con Franco Guasoni la capitanía de La Barra Golf Club. Una vez finalizada la entrega de premios, Búsqueda conversó con Van Malder sobre el desarrollo del Abierto.

    “Estamos sumamente contentos con esta primera experiencia con el TPGA. Creo que salió un muy buen torneo. Lamentablemente, el clima no ayudó para nada”, dijo. El capitán contó que, trabajando con más tiempo, intentarán de cara a los próximos años “cambiar la fecha del campeonato para marzo”.

    “La Barra Golf Club quiere agradecer especialmente a la Dirección de Deportes de la Intendencia Municipal de Maldonado, así como también a la Secretaría Nacional de Deportes. Ese apoyo gubernamental fue decisivo para la realización del Abierto del Este”, subrayó Malder.

    En su opinión, “la vuelta del golf profesional a Uruguay” abre “dos vías” de oportunidades. Una de ellas es la social, con la realización de “clínicas” a cargo de profesionales para niños de escuelas rurales de la zona. “La trasmisión de valores que tiene el golf puede abrir posibilidades de trabajo, además de la práctica del deporte, a esos chicos”, dijo. Por otro lado, hay también un aspecto turístico. “Creo que el potencial de Uruguay como destino de golf está subestimado. Es algo que va más allá de torneos, de campeonatos, y abarca a hoteles, restaurantes, además de la logística”, añadió.

    Al pasar raya, Malder valoró esta experiencia como “sumamente” positiva y dejó claro que La Barra Golf Club tiene “la intención de repetirla a lo largo de varios años”.

    Deportes
    2024-05-29T18:51:00