Ernesto Murro, delegado del Frente Amplio, ve más “discrepancias fundamentales” que “acuerdos” en comisión de la seguridad social

5 minutos Comentar

Nº 2113 - 4 al 10 de Marzo de 2021

Ya en tiempo extra —extendido hasta el próximo sábado 20—, la Comisión de Expertos de la Seguridad Social (CESS) trabaja sobre un tercer borrador de diagnóstico que servirá de base, después, para proponer cambios al sistema. Ernesto Murro, uno de los tres delegados del Frente Amplio en ese ámbito, es crítico con aspectos de su funcionamiento y cauto respecto a los resultados que se puedan conseguir.

Murro, expresidente del Banco de Previsión Social y exministro de Trabajo y Seguridad Social, es el delegado frenteamplista con más peso político (los otros son Jimena Pardo, que integró el directorio de República AFAP, y José Luis Baumgartner, un exdirector de Seguridad Social). Rompiendo el silencio con el que actuó hasta ahora, declaró a Búsqueda que “dentro del poco tiempo” que se le dio a la CESS se está llevando adelante un trabajo “intenso”, con “respeto” y “cordialidad en el trato, más allá de las discrepancias de opiniones”.

La comisión, creada por la Ley de Urgente Consideración, está integrada por 15 miembros propuestos por los principales partidos políticos, el PIT-CNT y una organización de pasivos. Empezó a actuar en noviembre con 90 días para elaborar un diagnóstico del sistema, pero pidió —y el Poder Ejecutivo le concedió— 45 más, hasta el próximo sábado 20.

Borradores

Llevan tres versiones de borrador de documento diagnóstico. La primera fue uno “exclusivamente de la presidencia” de la CESS —que ejerce Rodolfo Saldain— y la segunda “prácticamente también”; la tercera, que está ahora en discusión, incluyó “aportes de las cinco subcomisiones” que armó el grupo, comentó Murro. En su opinión, esta última “es menos mala que las versiones anteriores. Veremos qué pasa en estos 15 días. Tenemos algunas discrepancias sustanciales”.

Murro marcó como diferencias tanto aspectos del borrador del documento de diagnóstico —en el que según él “ya se plantean propuestas, concepciones”—, como algunos pronunciamientos de la coalición oficialista. En su opinión, es “preocupante” que el gobierno señale que el gasto previsional impide destinar recursos a otras áreas y que cuestione el aumento de pasividades mínimas, la ley de 2008 que flexibilizó el acceso a las jubilaciones —“votada por todos los partidos”—, así como la de “cincuentones”, a la vez que en el anterior período solo se pudo aprobar una “modesta reforma de la Caja Militar”.

Para Murro, otra discrepancia está planteada en “cómo se valora al régimen de ahorro individual, el pilar de las AFAP surgido en la anterior reforma, de 1996. Recordó que en una declaración emitida en diciembre el Frente Amplio señaló que no está “para más desregulaciones o privatizaciones; hay una fuerte tendencia en los documentos y borradores” que discute la CESS, así como en la exposición de motivos de la última Ley de Presupuesto, “a potenciar más eso. Una cosa es mantener lo que hay...”, acotó el exministro de Trabajo y Seguridad Social. Según él, la razón por la cual el Banco de Previsión Social “tuvo que dar más beneficios en estos 15 años” fue que la renta de las AFAP se ubicó en $ 7.019 en promedio. O las altas comisiones que cobran” y que les permite a esas empresas seguir “teniendo grandes ganancias. Hay cosas que tenemos que conversar” respecto a este pilar de la seguridad social.

Por otro lado, consideró que es “casi imposible una reforma sin profundizar el sistema de cuidados. ¿Y qué vemos? Que no se ha aprobado casi ninguna medida para los jubilados y personas con discapacidad” en este primer año de gobierno y, además, en el contexto de la pandemia de Covid-19, se “rebajaron” las pasividades en enero pasado. “Son las cosas que nos hacen tener más discrepancias fundamentales” que “acuerdos”, subrayó Murro.

“Hay que ver qué pasa en estos 15 días. Si fuera hoy, tenemos discrepancias sustanciales en lo general”, resumió.

También Pablo Mieres, actual ministro de Trabajo, se expresó escéptico sobre el resultado del trabajo de la CESS: un “consenso” es “altamente improbable”, dijo la semana pasada en Búsqueda.

Caja Militar

Una cuestión de fondo, en la visión de Murro, es si la reforma alcanza y en qué medida al servicio de retiros de las Fuerzas Armadas. “Pudimos hacer pocas reformas. Se precisan reformas profundas, respetando las particularidades” de esa caja —que registró déficits crecientes en los últimos años—, aseveró. “¿El gobierno está dispuesto a afectar la coalición haciendo la reforma que hay que hacer en la Caja Militar?”, preguntó. Planteó esa duda porque, entre otras cosas, cuando concurrió a la CESS, el director de ese servicio de retiros, en presencia del ministro de Defensa, hizo —según el exministro— una “exagerada crítica a la modesta reforma de 2018”.

“Actitudes”

Advirtió una “diferencia de actitudes de los miembros de la comisión”. En el caso del Frente Amplio, el PIT-CNT y la asociación de jubilados y pensionistas, los delegados actúan “en nombre” de sus organizaciones y responderán “en función de lo acordado o no acordado”. Mientras, dijo Murro, los representantes de los partidos de la coalición de gobierno, de los ministerios de Economía y Trabajo, así como el de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, “dicen que están a título personal. Es una diferencia sustancial. Ellos pueden estar plateando cosas que sus partidos puede que no acompañen. Nosotros nos hacemos responsables de lo que estamos haciendo. Es la primera vez que pasa en los procesos de reforma desde el retorno a la democracia; habemos quienes nos hacemos responsable y quienes no”.

Del equipo del Frente Amplio destacó, además, el “entusiasmo” que está llevando adelante, con 25 personas que respaldan a sus delegados. Eso, añadió Murro, “es una fortaleza”.

Economía
2021-03-03T20:55:00