La Facultad de Ciencias resolvió pedir a la Udelar la destitución del profesor grado 5 de Matemáticas que acosó sexualmente a una alumna

6 minutos Comentar

El Consejo de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República (Udelar) resolvió el jueves 7 por unanimidad (12 en 12 votos) pedir al Consejo Directivo Central (CDC) la destitución del profesor grado 5 de Matemática Martín Sambarino, denunciado hace dos años por acoso sexual y otras conductas inadecuadas por parte de una exalumna durante el ejercicio de su función docente.

Para ratificar la medida de expulsión del profesor se requieren dos tercios del total de votos de los integrantes del CDC, máximo órgano de decisión de la Udelar.

Sambarino fue denunciado en junio 2019 por la matemática Adriana da Luz. En agosto de ese año Búsqueda publicó una investigación que recogía la denuncia de Da Luz, presentada ante la Comisión Central de Prevención y Actuación ante el Acoso y la Discriminación (CPAAD) de la Udelar, y citaba otros testimonios de exalumnas que describieron situaciones de abuso de poder y acoso sexual en la comunidad matemática, especialmente hacia estudiantes e investigadoras jóvenes. También relataron fiestas y encuentros sociales en la casa de Sambarino, en bares y otros ámbitos, donde era habitual que docentes compartieran drogas y alcohol con estudiantes. Las académicas denunciaron que en la comunidad docente “todos sabían” lo que pasaba y no era cuestionado ni rechazado, y coincidieron en que la naturalización de esas prácticas permitía que ocurran de forma “sistemática” situaciones de abuso.

A su vez, Búsqueda informó que otra matemática denunció ante el rector, Rodrigo Arim, que había mantenido relaciones sexuales con el matemático cuando él era su docente y ella tenía 18 años. Tras la publicación del artículo, la CPAAD contactó a Da Luz y comenzó a investigar la denuncia. Finalmente recomendó iniciarle un sumario al docente.

Dos años después, luego de investigar el caso, analizar las declaraciones de la exalumna, los descargos del sumariado y otros elementos probatorios que dieron “credibilidad objetiva y verosimilitud” a la denuncia, la Dirección General Jurídica de la Udelar consideró probado el acoso sexual y concluyó que Sambarino cometió una “falta administrativa grave”. Las conclusiones del sumario pasaron a estudio del Consejo de la Facultad de Ciencias, responsable de definir la sanción.

El consejo atravesó un proceso de debate interno sobre la medida a aplicar. En la primera sesión, del 27 de setiembre, no hubo acuerdo; los consejeros se debatieron entre las dos medidas posibles en estos casos por reglamento. La máxima sanción son seis meses sin goce de sueldo y el paso siguiente es la destitución (la norma no prevé sanción intermedia). Sin embargo, desde gremios estudiantiles y docentes, y la Red de Género de la Udelar, se manifestaron públicamente en contra de la suspensión, por considerarla una sanción demasiado leve para la gravedad de lo sucedido.

El jueves 7, tras una extensa discusión se resolvió la destitución de Sambarino. Durante la sesión, varios consejeros rechazaron el uso de las redes sociales para “escrachar” a los involucrados en el caso y reivindicaron los espacios de cogobierno para procesar estos asuntos. Para definir la destitución del docente, el Consejo se lo tiene que proponer al CDC, que debe finalmente decidir si lo confirma. Existe la posibilidad de que el profesor presente un recurso de revocación, lo que en ese caso también será analizado por el CDC.

l Realidad hostil para las mujeres. Entretanto, la Agrupación de Egresados y Egresadas de Ciencias se reunió el sábado 2 para abordar el tema y resolver su posición, que resultó favorable a acompañar el pedido de destitución de Sambarino, al considerar que las actitudes constatadas “son inadmisibles e intolerables” dentro de la comunidad científica y en toda la universidad. Los egresados también destacaron en un comunicado posterior a la medida adoptada este jueves, que la Udelar “luego de un tibio protocolo aprobado en 2013”, cuenta con una política central de prevención frente al acoso y la discriminación, con “un nuevo protocolo claro y transparente”, con equipos técnicos para procesar los casos y acompañar a los denunciantes de forma adecuada. 

“Lejos de eximirnos de responsabilidades, estas situaciones nos interpelan y nos hacen reflexionar acerca de nuestros propios comportamientos cotidianos, de los hechos que naturalizamos, y la falta de cuestionamiento hacia prácticas que ciertamente conducen a generar el ambiente propicio para que se generen situaciones de acoso”, afirmaron.

Por su parte, el gremio docente (ADUR) de la facultad, reunido el miércoles 6 en sesión extraordinaria, mandató a los consejeros del orden a votar por la destitución de Sambarino, como adelantó Búsqueda y finalmente ocurrió.

El gremio de estudiantes de la Facultad de Ciencias apoyó la destitución de Sambarino por “razón de ineptitud, como única medida sancionatoria de acuerdo a la gravedad de los actos constatados” en el sumario administrativo y “en coherencia con los reglamentos vigentes” en la Udelar vinculados a situaciones de violencia de género.

“Si bien no hay más denuncias formales, nos consta la existencia de otras faltas y vulneraciones de derechos entre los integrantes de nuestra comunidad académica gracias al trabajo de la Comisión de Género y Diversidad, la cual recabó diversos testimonios que describen una realidad hostil para mujeres y disidencias”, expresó el gremio en un comunicado el martes 5.

Los estudiantes agremiados reclamaron “más recursos y profesionales para que se pueda dar un abordaje a la temática” en la universidad y que la institución enfrente “enfáticamente las dinámicas que se siguen reproduciendo, propiciando las desigualdades que vulneran a gran parte” de la comunidad académica. También consideraron pertinente “profundizar los procesos de sensibilización y prevención que construyan espacios sanos, libres de acoso, violencia y discriminación”.

Mientras, desde la Red temática de Género de la Udelar expresaron: “De no aprobarse una sanción acorde con el hecho, se estaría dando una respuesta injusta ante un caso concreto de abuso de poder, estableciendo un precedente que desalienta eventuales futuras denuncias, a la vez que envía el mensaje de que el acoso es, en definitiva, algo tolerable en el ámbito de la Udelar”.

Repercusiones
2021-10-08T13:44:00