• Cotizaciones
    viernes 14 de junio de 2024

    La elección interna confirmó la ampliación de la oferta política, con seis partidos chicos con chances de entrar al Parlamento

    “El próximo gobierno será multicolor”, repite una y otra vez Luis Lacalle Pou en discursos y entrevistas. Ya lo hacía antes de las elecciones internas del pasado domingo 30 y lo siguió haciendo en los días siguientes. La contienda electoral, de la que salió como principal ganador, confirmó en esencia su análisis. Incluso lo profundizó y le agregó nuevos condimentos.

    Al margen de las definiciones de candidaturas en las tres colectividades principales de las que saldrá el próximo presidente, la elección fue el primer termómetro de las posibilidades que tienen una serie de partidos pequeños de cara a octubre. La votación dio indicios de que posiblemente en el Parlamento se amplíe aún más el arco cromático.

    El debutante Cabildo Abierto fue el partido que salió más fortalecido. Con pocos recursos destinados a la campaña y sin ni siquiera una contienda interna que superar, la candidatura del ex comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, recibió 46.887 apoyos. Se hizo particularmente fuerte en el interior, donde recibió 34.887. En Artigas, Rivera y Cerro Largo, Cabildo Abierto se ubicó como el tercer partido más votado.

    También con un fuerte apoyo en el interior, el Partido de la Gente logró 6.663 votos. Su candidato Edgardo Novick no era un debutante. De hecho, unas 205.000 personas lo votaron en 2015 para que se convirtiera en intendente de Montevideo. Su votación esta vez puede considerarse baja en relación con ese antecedente. Sin embargo, cuando peleó por la Intendencia lo hizo a través del Partido de la Concertación, una plataforma impulsada por el Partido Colorado y el Partido Nacional. Esta vez, los votos son genuinos de su partido.

    Asamblea Popular, que ya logró representación parlamentaria en las elecciones pasadas, tuvo una caída leve en la cantidad de apoyos. Recibió 4.079 votos, unos 600 menos de los que había tenido en la elección interna de 2014.

    Bastante más comprometida quedó la situación del Partido Independiente, que logró en las elecciones pasadas representación parlamentaria en ambas cámaras. Mientras en las internas de 2014 había logrado 3.895 votos, esta vez solo obtuvo 2.013. Fue una de las sorpresas de la elección. Apenas unos meses atrás, el Partido Independiente aparecía como el más sólido por fuera de la oferta tradicional. A tal punto que Lacalle Pou lo mimaba como un socio estratégico en el gobierno de coalición que imaginaba.

    El Partido Ecologista Radical Intransigente (PERI) quedó en 2014 al borde de lograr una banca en la Cámara de Representantes. Su votación fue muy similar al de las internas anteriores. Logró 2.553 votos, apenas unos 300 menos que cinco años atrás.

    La caída no es sustancial si se toma en cuenta que se sumó una nueva opción con enfoque ambiental que también tuvo una buena votación. El Partido Verde Animalista logró 3.029 votos en su debut con la candidatura presidencial del abogado Gustavo Salle.

    A la elección interna se presentaron otros seis partidos chicos. Dos de ellos lograron superar la barrera de los 500 votos para poder presentarse en octubre a las elecciones nacionales: el Partido de los Trabajadores y el Partido Digital. El Partido de la Concertación con 480 votos deberá esperar a la apertura de los votos observados para ver si obtiene otros 20 apoyos que le permitan seguir en la carrera electoral. Decididamente por fuera quedaron los partidos Abriendo Caminos, Demócrata Unido y Orden Republicano.

    En 2014 se presentaron siete opciones partidarias al margen del Frente Amplio, el Partido Colorado y el Partido Nacional. De ellas, cuatro lograron los votos necesarios para presentarse en octubre. Esta vez fueron 12 las opciones y nueve lograron seguir camino en busca de un lugar en el Parlamento.

    El escenario ratifica lo previsto por diversos analistas de opinión pública. A mediados de abril, el director de la consultora Equipos, Ignacio Zuasnabar, señalaba que había “síntomas que implican matices a la estabilidad histórica del sistema político uruguayo”. El clima de “descontento” en la opinión pública le abría “más posibilidades a candidatos y partidos nuevos” (Búsqueda Nº 2016).

    Por entonces, las encuestas de Equipos veían con posibilidades de representación parlamentaria al Partido de la Gente, al Partido Independiente, al PERI y a Asamblea Popular. Todavía no estaba en el radar la impactante votación de Cabildo Abierto ni que el Partido Verde Animalista se pusiera tan pronto al nivel de ese grupo de partidos chicos.

    También Opción Consultores auguraba un Parlamento más “diverso y fraccionado” de cara al próximo período. Y el politólogo Daniel Chasqueti aventuró algunos de los posibles efectos de esa nueva realidad: procesos legislativos más trabados y una baja en la efectividad de aprobación de leyes (Búsqueda Nº 2000).

    Noticias relacionadas

    ? Con varias internas competitivas, récord de partidos y candidatos en carrera, se frenó caída en el nivel de votación en las primarias

    Lacalle-Argimón, una fórmula presidencial que se cerró bajo la presión de Larrañaga y el espaldarazo de Antía

    Tras ganar la interna con luz, Talvi apunta a llegar al balotaje

    Información Nacional
    2019-07-04T00:00:00