La investigación sobre Alejandro Astesiano incluye a cuatro de los máximos jerarcas de Presidencia y la Policía Nacional

Juan Francisco Pittaluga  

Tras dos meses de iniciarse, el caso de los pasaportes uruguayos gestionados irregularmente abrió un abanico de hipótesis que van más allá de la participación de ciudadanos rusos, alcanzan la posibilidad de más delitos y vinculan a algunas de las principales jerarquías de gobierno. Cuando la investigación comenzó a fines de setiembre, Gabriela Fossati, a cargo de la Fiscalía Penal de Montevideo de Flagrancia y Turno de 12º turno, sostuvo que las primeras pruebas en su poder podían suponer el involucramiento de funcionarios ubicados en “puestos estratégicos” de la administración pública. Los pasos dados por la fiscal en los últimos días parecen ir en esa dirección.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.