• Cotizaciones
    miércoles 05 de junio de 2024

    Sartori planifica su postulación en las internas blancas

    “Hoy se cumplen cinco años de mi primer acto político en el Teatro Metro. Las ganas y la ilusión siguen intactas. Todavía falta lo mejor”, posteó el lunes 11 el senador blanco Juan Sartori en sus redes sociales. Y al lado del texto, un emoji con una guiñada. El millonario empresario, que a fines del 2018 sacudió las estructuras del Partido Nacional cuando desembarcó en la política local con la intención de ser precandidato en las internas nacionalistas, viene dando distintas señales acerca de su intención de postularse otra vez.

    Y según dijeron a Búsqueda distintas fuentes políticas ya es una decisión tomada. Presionado incluso por sus dirigentes más cercanos, que lo instaron a que se presente en la competencia electoral, Sartori ya está trabajando estratégicamente su próximo movimiento. Uno de los informantes señaló que presupuestó cuánto le saldría hacer una campaña “corta y de impacto” para posicionarse entre los otros candidatos blancos.

    La idea de ser precandidato la fue madurando en los últimos meses. No era parte del plan original. Su prioridad era retener su banca en la Cámara de Senadores y para eso venía explorando posibles alianzas con otros dirigentes nacionalistas. El mayor acercamiento lo tuvo con la vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón, que lo invitó informalmente, y tuvieron un acuerdo de palabra, a generar una nueva estructura sumando a Futuro Nacional —su flamante agrupación— con Todos por el Pueblo, la plataforma que impulsó la candidatura de Sartori en las elecciones internas de 2019. Esta alianza no le cerraba las puertas a una precandidatura de alguno de los dos. Sin embargo, a las pocas semanas, Argimón anunció su respaldo a la postulación del secretario de Presidencia, Álvaro Delgado. A Sartori le molestó esta movida de la vicepresidenta. Según dirigentes de su entorno, no fue una decisión consensuada.

    Con las manos libres para elegir su propio rumbo, empujado por su entorno y orejeando las posibilidades en la interna tras episodios que salpicaron a la Torre Ejecutiva —como el caso del narcotraficante Sebastián Marset—, al senador le empezó a seducir la posibilidad de lanzarse otra vez. En la pasada elección, sin estructura alguna pero con una fuerte inyección de dinero para darse a conocer ante la opinión pública y un discurso de outsider, Sartori quedó segundo con un 20% de los votos blancos, por encima de un dirigente con peso e historia como Jorge Larrañaga. Esos 90.000 votos lo consolidaron dentro de los blancos y en los comicios nacionales logró una banca en el Senado y dos en la Cámara de Representantes. Había cumplido su objetivo de poner un pie en la política local.

    La ética y los códigos

    Pero a pesar de sus intenciones electorales, Sartori se mantiene bastante al costado de las estructuras formales del Partido Nacional. Sigue trillando el camino del outsider. Está, pero no está. Tuvo una presencia marginal en la discusión parlamentaria, pasó buena parte de este período de gobierno en el exterior y no es un activo participante de los eventos que sustentan la liturgia blanca. El domingo 10 estuvo poco rato en la Convención nacionalista, algo que le valió reproches de sus allegados, que le exigen señales más contundentes dentro de la interna.

    Todo esto mientras algunos de sus compañeros lo miran de reojo por su omisión ante la Junta de Transparencia y Ética Pública (Jutep) por no presentar la declaración jurada de su esposa, Yekaterina Rybolóvleva. Hubo un planteo expreso del sector del senador Jorge Gandini de pasar el tema a la Comisión de Ética. La moción fue rechazada y por amplia mayoría se decidió enviarlo a la Comisión de Asuntos Políticos.

    En tanto, la Jutep discutirá este jueves si vuelve a pedir a Sartori que brinde más información sobre su patrimonio. El senador había sido intimado a proporcionar datos sobre todas las empresas a las que está relacionado y a fundamentar un incremento patrimonial de unos US$ 30 millones, pero la respuesta que dio días atrás no convenció a integrantes del órgano anticorrupción, según las consultas de Búsqueda.

    En los últimos días, Sartori fue abordado por un periodista de Telemundo para pedirle explicaciones sobre este asunto. Lo hizo mientras el senador recorría el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo junto con su esposa y sus dos hijos. “Hoy, un periodista y su camarógrafo de Telemundo rompieron todos los códigos. Mi familia vino a visitarme al Parlamento. De repente, comenzaron a perseguir y a acosar a mis hijos de 5 y 7 años. En lugares donde no está permitido entrar. Conmigo, lo que quieran. Con mis hijos, jamás”, posteó en la red social X.

    “En la política hay límites que no se pueden pasar”, descargó después en su cuenta de Instagram. “Nosotros los políticos estamos acostumbrados a la crítica, a los ataques, a los enchastres, pero con los niños no. Y a esto hay que ponerle un fin”.

    Información Nacional
    2023-12-13T23:46:00