Segundo año consecutivo de caída en la faena: la revolución de la intensificación ha entrado en pausa

Blasina y Asociados 

Hubo un período en el que ocurrió una tormenta perfecta a favor del mercado de la carne bovina. China crecía y parecía que eso no tenía final. Su población de cerdos se veía diezmada por la irrupción de la fiebre porcina africana, en Brasil aparecieron dos casos de vacas locas y las exportaciones se vieron obstruidas. El gobierno de Australia cuestionaba la situación de derechos humanos de la minoría uigur de China y los asiáticos le compraban lo menos posible.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA y GALERÍA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita por semana.