Toma el dinero y huye: sobre la filmación, recuperación y legado de Nueve Reinas

escribe Pablo Staricco 

“Chorros. No. Chorros, no. Descuidistas. Colateros. Abanicadores. Gallos ciegos. Biromistas. Mecheras. Garfios. Pungas. Arrebatadores. Mostaceros. Lanzas. Bagalleros. Pesqueros. Filos”. Los epítetos para llamar a quienes comparten el oficio de Juan y Marcos, los protagonistas de Nueve reinas (2000), son numerosos, pero el personaje de Marcos (Ricardo Darín), el de traje y barba candado, no titubea con la catarata de sinónimos. Habla y no deja hablar. Es parte de su estrategia para convencer al ingenuo y torpe Juan (Gastón Pauls) de cometer, juntos, el robo de sus vidas. ¿O será que es Juan quien deja que el charlatán hago lo suyo y así ganar su confianza?

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA y GALERÍA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita por semana.