• Cotizaciones
    sábado 15 de junio de 2024

    Xander Schauffele ganó el PGA Championship y su primer Major

    Scheffler, el número uno del ranking, fue preso por no respetar el vallado dispuesto por la policía a raíz de un accidente de tránsito en los accesos a la cancha; Tiger Woods no pasó el corte clasificatorio

    En un deporte mental como el golf, los fantasmas y los miedos pesan. Mucho pesan. También motes como el de ser un buen jugador pero que no logra ganar en los grandes torneos. Xander Schauffele despejó todas esas sombras en el PGA Championship disputado en el Valhalla Golf Club. Cargaba con el antecedente de haber estado cinco veces en el top tres de este tipo de certámenes sin lograr cerrar con una victoria. Esta vez al estadounidense no le pesó entrar a la ronda final como líder y, en la tarde del domingo 19, con un recorrido final extraordinario de 65 golpes, consiguió su primer Major, además de establecer un récord de 263 golpes —21 impactos bajo el par—.

    En segundo lugar, con un golpe más, finalizó su compatriota Bryson De Chambeau. El chileno Joaquín Niemann fue el mejor sudamericano al quedar ubicado en el puesto 39º con 277 golpes para los 72 hoyos.

    El ganador recibió un cheque por US$ 3,3 millones de los US$ 18 millones que repartió el certamen en premios, una de las mayores bolsas del circuito norteamericano. Además, Schauffele ascendió al tercer puesto del ranking mundial, que sigue liderando Scottie Scheffler.

    El desarrollo

    La larga y rica tradición del PGA Championship empezó una nueva cita el jueves 18 con la participación de 156 golfistas en busca del trofeo Wamamaker, símbolo de victoria en el segundo Major de la temporada. Entre los competidores estaban los 100 mejores golfistas del mundo de acuerdo al ranking mundial, sin ninguna ausencia.

    El chileno Niemann, el colombiano Camilo Villegas y los argentinos Emiliano Grillo y Alejandro Tosti formaron parte del campeonato.

    La jornada de apertura tuvo condiciones ideales para el juego. Schauffele abrió con una ronda de 62 golpes, nueve bajo el par, marcando desde el inicio un récord para Valhalla.

    La segunda jornada empezó con un retraso de casi dos horas por el fallecimiento de un espectador en la entrada del club como consecuencia de un accidente automovilístico. En ese accidente el número uno del ranking, Scheffler, fue arrestado por intentar sortear unos vallados colocados por la policía con el fin de llegar al estacionamiento reservado para los jugadores.

    El retraso llevó a que algunos grupos no pudieran finalizar la ronda por falta de luz. De acuerdo con los resultados parciales, Schauffele, con un acumulado de 130 impactos, mantenía la punta del certamen. En tanto, Tiger Woods tenía un comienzo terrible: con dos triple bogeys en los primeros cuatro hoyos se despedía del certamen al no pasar el corte clasificatorio marcado en 141 golpes. Este rendimiento plantaba una vez más en el ambiente del golf la pregunta de hasta cuándo Woods seguiría compitiendo en el primer nivel.

    De los sudamericanos, solo Niemann y Tosti continuaron en competencia tras el corte clasificatorio.

    Ante la posibilidad de tormentas y lluvias, los organizadores decidieron que la tercera vuelta se jugara en threesomes y desde los hoyos 1 y 10 en forma simultánea. El show debe seguir sin importar que se trate de un Major.

    El irlandés Shane Lowry estuvo en esa tercera jornada a centímetros de entrar en la historia al tirar un putt en el hoyo 18 desde poco más de dos metros para hacer 61 golpes, algo nunca logrado por un golfista hasta el momento en el historial de los “grandes”. Finalmente necesitó un golpe más, con lo que empató los registros más bajos.

    En una ronda que fue un verdadero sube y baja, los tableros mostraban permanentes cambios ante el delirio del público. Al final del día quedaron empatados en el primer lugar Schauffele y Collin Morikawa, ambos con un score de 198 golpes. A falta de una vuelta quedaban 15 golfistas separados por solo cuatro golpes. El campeonato estaba totalmente abierto.

    La consagración

    Schauffele abrió la ronda definitoria jugando a un nivel superlativo. Con unos primeros nueve hoyos recorridos en 31 golpes empezó a darle forma a su victoria. Pero el golf tiene esas cosas que lo hacen fascinante: un doble bogey del líder en el hoyo 10 volvió a abrir el campeonato y lo llevó a luchar con los miedos propios ante la arremetida de una serie de perseguidores.

    Ahí apareció lo mejor del golfista de 30 años, ganador de la medalla de oro en los últimos Juegos Olímpicos de Tokio. Con birdies en los dos siguientes hoyos retomó la calma y la punta del certamen. Luego cerró la competencia con la autoridad de un verdadero campeón. Otro birdie en el hoyo final.

    La voz del ganador

    “Estaba muy enfocado en mi juego y traté de aprovechar al máximo los buenos momentos de la ronda porque sabía que iban a llegar algunas tormentas, como el doble bogey del hoyo 10. Sentí a lo largo de todo el torneo una gran confianza en mi juego y eso me llevó a dominar los nervios, los fantasmas”, dijo emocionado Schauffele en la conferencia de prensa. Aunque no es su costumbre mirar los resultados en el tablero, reconoció que esta vez “sabía perfectamente lo que estaba ocurriendo adelante”.

    El campeón recordó que en el último tiempo estuvo en las definiciones de varios Majors sin que se le diera la victoria. “Hoy puedo asegurar que tenía una gran confianza en mi juego y quiero tener un reconocimiento muy especial para mi coach Chris Como”, finalizó el protagonista de una actuación consagratoria: líder desde la primera ronda, recorrido récord para la cancha y tormentas superadas.

    Deportes
    2024-05-22T17:49:00