¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
$ Al año*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
$ por 3 meses*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

De Neymar al rey Arturo: la Copa América y los grandes nombres que no están

La gran competencia del fútbol continental brilla por sus presencias y por sus ausencias; son tantas que pueden componer dos equipos de esos que meten miedo

Al momento de escribirse estas líneas, la Copa América arrancó la fase de cuartos de final, los mata-mata. Argentina, que tiene un camino bastante limpio hacia la final, tuvo un difícil escollo con Ecuador a quien eliminó por penales. Venezuela y Canadá disputarán este viernes 5 el partido más impensable de esta instancia.

Un Brasil en transición, supuestamente frágil, sigue siendo Brasil. Uruguay tiene viento en la camiseta, y también tiene enfrente a Brasil. Colombia, siempre a un paso de la gloria grande, tendrá un desigual duelo de vecinos con Panamá. A todos los demás, por ahora, gracias por venir. Estados Unidos demuestra que es una potencia en el fútbol, pero en el americano; México —casi otro local— fue un fiasco, alimentado por su prensa que —vaya a saber por qué patriotismo deportivo— no escarmienta que su país no es un gran nombre en este deporte.

Son estos los momentos en los que nadie piensa en los jugadores exitosos, cotizados, experientes, en las promisorias juventudes o en quienes concentran la esperanza y la fe de un país, que no están en esta Copa América. Puede ser por lesión o por decisión técnica (las renuncias no se toman en cuenta). Son tantos y tan notorios, seguramente titulares en sus selecciones, que formarían dos equipos de elite, que Galería presenta a continuación, como un juego periodístico y una forma de matar el tiempo en espera de las instancias decisivas (además de alimentar el morbo). Quizá jugando entre ellos se les mitigue un poco la mufa de no estar.

Equipo A: Neymar & Cía.

La formación incluye enganche: Ederson Moraes, Sergiño Dest, Sebastián Coates, Willer Ditta, Joaquín Piquerez, Juan Guillermo Cuadrado, Carlos Henrique Casemiro, Alan Varela, Neymar Junior, Paulo Dybala y Gabriel Jesús. Y mete miedo.

En un tiempo, se decía que en el fútbol brasileño había de todo menos arqueros. Hoy sobran los arqueros brasileños de clase mundial en las mejores ligas. Ederson, de 30 años, es uno de ellos. Es el que cuida el arco del Manchester City, el mejor equipo inglés de hoy (y quizá de siempre), además de ser parte de su selección en las últimas dos copas América y dos mundiales. Una fractura en el rostro, luego de un choque, en mayo, contra el argentino Cristian Romero, del Tottenham Hotspurs, determinó que el entrenador brasileño, Dorival Junior, no lo convocara.

Es el turno de la defensa. Dest, de 23 años, era una de las figuras de Estados Unidos. Es titular en el PSV de Países Bajos (donde nació), con pasajes en el Barcelona de España y el Milan de Italia. Se rompió el ligamento cruzado poco antes de la Copa América, algo muy lamentado por los fans de su país, donde no sobran los grandes jugadores por puesto. El colombiano Willer Ditta (26 años, del Cruz Azul mexicano) no fue convocado por el técnico de su selección, Néstor Lorenzo. Lo mismo pasó con los dos uruguayos de esta línea de fondo ficticia: Sebastián Coates (33 años, figura, capitán y campeón en el Sporting de Lisboa portugués, con cuatro copas América y tres mundiales en el lomo) y Joaquín Piquerez (25, Palmeiras de Brasil). Marcelo Bielsa le dijo al primero que no contaría con él; el segundo fue protagonista de una curiosa “desconvocatoria” de unos amistosos en marzo, por perder un vuelo.

Sebastian Coates AFP.jpg
Sebastián Coates, de 33 años, es figura, capitán y campeón en el Sporting de Lisboa portugués; tiene cuatro copas América y tres mundiales encima.

Sebastián Coates, de 33 años, es figura, capitán y campeón en el Sporting de Lisboa portugués; tiene cuatro copas América y tres mundiales encima.

Ahora, el mediocampo. El colombiano Cuadrado ha sido uno de los principales responsables de la resurrección de la selección de su país, de la que fue capitán, en la última década. Pero sus lesiones, sumadas a sus 36 años, impidieron tanto que aportara su talento al Inter de Italia como el llamado de su técnico. El brasileño Casemiro, por años un fijo en el centro de campo de su equipo, coincidiendo con sus mejores años en el Real Madrid, hoy —en el Manchester United— no está en el combinado verdeamarelho por decisión de Dorival Junior, que quiere un cambio generacional (Casemiro tiene 32 años). Con el argentino Alan Varela eso no pasa (tiene apenas 22), pero el técnico Lionel Scaloni no quiso contar con el volante del Porto de Portugal.

Con Argentina y Brasil hay situaciones que rompen los ojos: son tantos y tan buenos sus jugadores que cualquiera de sus desafectados sería titular, capitán y figura en cualquier otra selección.

Eso se nota más en la delantera, donde suelen estar los jugadores más cotizados. No debe haber figura más añorada en esta Copa América que el brasileño Neymar, máximo goleador histórico de la Canariha. A sus 32 años, el delantero del Al Hilal de Arabia Saudita sigue siendo la figura de los suyos. Uruguay tiene algo que ver con su ausencia, ya que la rotura del ligamento cruzado en la pierna izquierda que lo marginó ocurrió el 17 de octubre pasado, durante el partido por eliminatorias ante la Celeste en el Centenario. Por el contrario, su compatriota Gabriel Jesús, goleador del Arsenal inglés, de 27 años, una cotización de 65 millones de euros y clave en el último título de su selección (la Copa América 2019), no está en las canchas estadounidenses porque el entrenador simplemente prefirió a otros en su puesto (lo que es tener para elegir...). Lo mismo ocurrió en Argentina con Paulo Dybala, atacante de 30 años del Roma italiano que ha sido uno de los mejores en rodear a Lio Messi en los últimos años.

Paulo Dybala AFP.jpg
Paulo Dybala, atacante de 30 años del Roma italiano, ha sido uno de los mejores jugadores argentinos en rodear a Lio Messi en los últimos años.

Paulo Dybala, atacante de 30 años del Roma italiano, ha sido uno de los mejores jugadores argentinos en rodear a Lio Messi en los últimos años.

Equipo B: hermandad americana

Acá se impone un 4-3-3, como le gusta a Bielsa: Juan Musso, Pervis Estupiñán, Gary Medel, Juan Foyth, Cristian Borja, Arturo Vidal, Aníbal Godoy, Renato Tapia, Luciano Rodríguez, Richarlison de Andrade y Federico Viñas.

El arquero Musso, de 30 años, con experiencia en selecciones argentinas, es hoy el cerrojo de la portería del Atalanta italiano, campeón de la Europa League. Sin embargo, el técnico Lionel Scaloni no lo considera entre los tres guardametas de su plantel. En los albicelestes, el puesto a Emiliano Dibu Martínez no se lo disputa ni Dios, pero llama la atención de los aficionados que no sea considerado siquiera segundo suplente.

Esta defensa de ausentes es un canto a la hermandad sudamericana. Estupiñán, el marcador lateral de 26 años del Brighton & Hove inglés, es uno de los nombres siempre presentes en Ecuador; se lesionó en el tobillo izquierdo en abril jugando por su equipo y debió someterse a una cirugía. Medel, que podría alternar con él, integró la “generación dorada” de Chile; a sus 36 años todavía tiene nivel como para que el argentino Boca Juniors se interesara en él, pero no para el técnico de su selección, Ricardo Gareca, que quiere llevar adelante un recambio. Foyth tiene 26 años y un buen nivel en el Villarreal español, pero Scaloni prefirió que Argentina prescindiera de él. Lo mismo hizo Lorenzo con Borja en Colombia, pese a su buen hacer en el Sporting Braga de Portugal; por viejo no fue, tiene 31 años.

La renovación que quiere llevar adelante Gareca en Chile tuvo en El rey Arturo Vidal su principal baja: es cierto que tiene 37 años, pero su pasado en clubes gigantescos (Barcelona, Bayern Múnich, Juventus, Inter de Milán y Flamengo) y su protagonismo en la “generación dorada” alimentaron su público dolor por no haber sido convocado. Siguiendo con el Pacífico, un conflicto con la Federación Peruana de Fútbol hizo que Tapia, volante del Celta español, a sus 29 años un fijo de esa selección, no haya viajado a Estados Unidos; según trascendió, pidió un seguro médico especial —ya que se juega la continuidad de su contrato— o los directivos lo mandaron a freír espárragos. Antes del debut contra Uruguay, Panamá se despertó con la triste noticia que Godoy, su capitán, quizá su figura, pieza importante del Nashville y que a sus 34 años tenía la última gran instancia de mostrar su clase, se lesionó el recto femoral izquierdo.

Arturo Vidal AFP.jpg
El rey Arturo Vidal, de 37 años, ha pasado por clubes gigantescos como Barcelona, Bayern Múnich, Juventus, Inter de Milán y Flamengo.

El rey Arturo Vidal, de 37 años, ha pasado por clubes gigantescos como Barcelona, Bayern Múnich, Juventus, Inter de Milán y Flamengo.

Dos uruguayos a los que les queda bastante hilo en el carretel son parte de la delantera de este equipo de ausentes. Luciano Rodríguez es el nombre que quizá más sorprendió que quedara fuera del plantel de Bielsa, quien finalmente no lo incluyó, pero a sus 20 años cabe esperar mucha revancha para el campeón del mundo sub-20. Lo mismo pasa con Viñas y sus 25, aunque su caso fue distinto: el atacante del León mexicano tenía todos los números puestos para ser llamado, pero se rompió el tendón de Aquiles mientras entrenaba en el Complejo Celeste. La ofensiva se completa con otro brasileño que sería motivo de desvelo de cualquier rival en el mundo, pero una inoportuna lesión hizo que Richarlison, números puestos a sus 27 años tanto en los Spurs ingleses como en su selección, mire el torneo por televisión.