• Cotizaciones
    jueves 11 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Proponen "compensación" y "Fondo de los Pastizales"

    Una posibilidad de “valoración” de los “servicios ecosistémicos” es “el mercado de bonos verdes y/o similares”

    “Si bien en Uruguay el campo natural en su inmensa mayoría es un bien privado”, hay que “hacer lo posible para que el bien general (conservar) prime sobre el bien particular, sin limitar la independencia y el derecho de propiedad de los ciudadanos”. Así lo señala la Asociación Uruguaya de Ganaderos del Pastizal (Augap) entre los desafíos que figuran en el borrador del proyecto de ley en cuestión, al que accedió Agro de Búsqueda.

    Entre los temas que generan discrepancias y sensibilidad en este asunto está el derecho sobre la propiedad privada, el interés general y la posibilidad de acceder a beneficios tributarios. En ese texto la gremial plantea que “la conservación debe ser parte del manejo productivo del predio y para ello, sus beneficios ecosistémicos deberán ser parte de los beneficios económicos”.

    “El interés general del campo natural se debe a los servicios ecosistémicos y salud ambiental que provee a toda la sociedad, es por ello que su conservación debe coordinarse con su manejo productivo en manos privadas”, plantea.

    Considera que “la menor competitividad de la economía” del campo natural “debe ser compensada de alguna forma, para quien opte por conservar no deba renunciar a ganancias que tiene todo el derecho de aspirar”.

    Propone además “proteger y promover sociedades rurales asentadas en su territorio, con actividades económicas pujantes y dinámicas, poniendo énfasis en la conservación de la cultura local y del bienestar social”.

    “Priorizar actividades rurales” que, entre otras cosas, tiendan a la “conservación del paisaje (entendido como hábitat), su flora y su fauna”, a un “nulo impacto en los cauces de aguas superficiales y subterráneas”, incluye.

    Del “extractivismo” al desarrollo sustentable. Al argumentar el proyecto de ley, la Augap hace referencia que “tal cual se hizo con la forestación” con la ley 15.939 de 1987, ahora se pretende “promover una política de Estado basada en el desarrollo de la economía del campo natural”, que tenga el fin de “producir conservando”. “Pasar del extractivismo” al “desarrollo sustentable real”, con “prosperidad rural”, y que las políticas deben estar “necesariamente basadas en incentivos y adhesión voluntaria”, “evitando imponer regulaciones que a la larga signifiquen complicaciones para los productores”, advierte.

    Plantea implementar un “sistema de compensación” de los servicios ecosistémicos que el campo natural provee. “Los ecosistemas naturales producen una serie de beneficios que las personas pueden aprovechar, consumir o apreciar, ya sea en el mismo sitio o a la distancia”, justifica.

    Y señala que “es común que las sociedades no valoren adecuadamente estos beneficios, pero recientemente, con la pérdida de ecosistemas a nivel mundial, existe una mayor valoración, e incluso existen disciplinas e investigadores que los estudian, cuantifican y valoran económicamente, empleando la moneda corriente como una forma de expresión de su valor”.

    Una de las posibilidades para la “valoración” de estos “servicios ecosistémicos”, según Augap; es “incluirlos en el mercado de bonos verdes y/o similares”, como una “alternativa a desarrollar fondos que sirvan como incentivo para que los productores decidan conservar” los pastizales.

    Dados los beneficios que implica para la sociedad, “el Estado debería incentivar/premiar”, de alguna manera a aquellos que conservan y/o regeneran al campo natural, sostiene.

    Entre las medidas propuestas por esa gremial figura la creación del “Fondo de los Pastizales”, que supone la “valoración de los productos cuyo origen principal sea el campo natural”. “En tanto no haya un reconocimiento del valor de lo producido por el campo natural, hay que necesariamente aumentar la productividad, con los riesgos que ello implica”, sostiene.

    En el proyecto de ley plantea además el “desarrollo de corredores biológicos”, basándose en que “una de las causas que produce mayor pérdida de biodiversidad es la fragmentación del hábitat”, que “se debe al cambio de uso del suelo dado por el desarrollo urbano, las plantaciones de monocultivos y la forestación con especies exóticas”, entre otros.

    Augap indica que el objetivo de la ley se enmarca en lo que dispone el artículo 47 de la Constitución de la República que dice: “La protección del medio ambiente es de interés general” y que “las personas deberán abstenerse de cualquier acto que cause depredación, destrucción o contaminación graves del medio ambiente…”.

    Ese punto fue reglamentado en la ley17.283, promulgada el 28 de noviembre de 2000, en cuanto a la protección del ambiente, de la calidad del aire, del agua, del suelo y del paisaje, entre otros aspectos, consigna.