• Cotizaciones
    sábado 13 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Reclaman "liderazgos sólidos" en el próximo gobierno para impulsar el desarrollo del riego en Uruguay

    Daniel Rubio lamentó que el MGAP le haya cedido espacios al Ministerio de Ambiente en este y otros temas

    El productor Daniel Rubio, integrante de Regadores Unidos del Uruguay (RUU), planteó la necesidad de que en el próximo período de gobierno haya con el riego haya un cambio de matriz productiva, “con liderazgos sólidos como los que hubo con la Ley forestal”.

    El ingeniero agrónomo fue uno de los disertantes del primer ciclo AgroNegocios Magnolio. En esa instancia también participó el subsecretario del Ministerio de Ambiente, Gerardo Amarilla, quien señaló que desde la producción se entendía que la creación de dicha secretaría de Estado podría generar “medidas restrictivas y prohibitivas” en el sector, e incluso generaban desconfianza entre “los técnicos de la institucionalidad” agropecuaria.

    Amarilla dijo que en pos de “limar asperezas” y “derribar desconfianza” se trató de inculcar “el ítem ambiental” en la planificación productiva, no como “un tema restrictivo” sino “como un plus”, comentó. Y ante la disyuntiva del crecimiento y el cuidado ambiental, dijo estar “convencido de que la tecnología lo subsana”.

    Sostuvo que “la tecnología nos permite soñar con el crecimiento” y entonces el riego juega un rol fundamental”. Agregó que la visión del Ministerio de Ambiente implica “que la producción en Uruguay no puede pensarse en un futuro cercano sin riego” y que allí “las represas multiprediales” y “el conocimiento de la dinámica de las aguas subterráneas” son temas centrales de la cartera. Sobre este último, ese ministerio planea crear un grupo de trabajo, dado que al Uruguay “le hace falta conocer más lo que tenemos”, consideró.

    Sin embargo, las diferencias entre Rubio y Amarilla fueron notorias. El integrante de Regadores Unidos planteó que se tienen “problemas muy graves” por los niveles de exigencia “del caudal ambiental” por parte del Ministerio de Ambiente”, que “también incluyen trabas burocráticas”.

    Además, señaló que desde la aprobación de la última Ley de Riego no se ha implementado el Plan Estratégico Ambiental que se le encargó a la cartera competente en aquel entonces. E indicó que se hizo un decreto que fija “caudales ambientales”, cuyo criterio “no resiste mucho análisis”, dado que se trajo de México, sin adaptación al Uruguay. Afirmó que “no es razonable que se invoque a la ciencia permanentemente, pero no se la use para determinar el caudal ambiental”.

    El subsecretario expresó que “había que romper algunos mitos” que establecían que el ambientalismo y la actividad productiva eran contrapuestos; y luego Rubio sostuvo que el subsecretario Amarilla “se contradice con la realidad”, porque las trabas “son evidentes”.

    El integrante de RUU opinó que “estos cinco años pasaron sin pena ni gloria en este tema, y más bien creo que el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) le cedió espacio al Ministerio de Ambiente en este y otros temas, y eso hay que revertirlo”.

    Riego multipredial

    Sobre el desarrollo y la creación de represas multiprediales para el riego. El director del Programa de Mejoramiento de Arroz (PMA) del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), Álvaro Roel indicó que “la mesa está bastante servida” y que debe generarse el espacio. A propósito, subrayó que “no deberíamos ver solamente el impacto del riego en la productividad, sino la importancia que puede tener en la sociedad”.

    Expresó que las ciudades que están en esas cuencas se ven favorecidas por tener menos inundaciones, además de tener garantizada la disponibilidad de agua potable. “Creo que tendría que haber un sistema integral del recurso hídrico”, consideró Roel.

    Rubio lamentó que no haya cultura de represas de tipo multipredial. A su vez, señaló la restricción de acceso a la energía, que impide que un sistema tenga suficiente potencia en su construcción inicial para ser compartida con otro predio.

    Sostuvo que la energía “es un costo operativo relevante” a la hora de pensar una represa. Dijo que en UTE hay problemas de demoras y altos costos en la instalación y en la infraestructura. “El sistema de UTE no está pensado para promover el riego”, afirmó. De todas formas, valoró “la apertura al diálogo” por parte los directores y ejecutivos de la empresa estatal.

    Rubio señaló que la tasa de adopción del riego viene aumentando, pero “no lo suficiente”. Los motivos que incentivan la adopción del riego están vinculados con “la variabilidad climática, los precios y los márgenes económicos”, lo que “permite capturar” los beneficios que la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones (Comap) ofrece, pero eso está “más orientado” hacia los productores de mayor escala, con lo cual “no todos los productores pueden acceder”. Por eso consideró que “cambiar la tasa de crecimiento del riego debe contemplar acciones para capturar el acceso de productores más chicos, que además son los más vulnerables” a la variabilidad climática.

    Para Rubio el acceso a financiamiento para riego “no es la principal limitante”, sino la creación de infraestructuras de gran escala. Reflexionó que “el paradigma de tener más alimentos” no ha dejado de estar presente, así como la dimensión de la sostenibilidad. “La historia del riego es una historia de éxito, porque ha hecho una gran contribución a la cantidad de alimento producido”, sin tener que aumentar el área, señaló. Sin embargo, “si fuéramos por el lado del crecimiento del área, seguramente iríamos en contra del proceso, porque tendríamos que ir hacia zonas ambientalmente más sensibles”, advirtió.

    Demanda en el este

    Roel indicó que “desde el arroz tenemos mucho para aportar” y que “un próximo paso sería ampliar las capacidades de riego” en el este del país, pero para eso se necesitan “represas de porte importante”.

    El investigador opinó que sería beneficioso “tener dos o tres” represas de gran porte, “que permitieran ampliar el riego” más allá de la “productividad de los cultivos”, además de valorar la obra “como una manera de garantizar más agua en los sistemas” y “prevenir inundaciones”.

    Fertirriego

    El sector granjero, por su parte, enfrenta desafíos en torno al riego que podrían ser capitalizados por la reutilización de aguas servidas, mediante la aplicación de fertirriego. Amarilla opinó que este tema “debería estar en la agenda” de Uruguay. Sin embargo, además de la dimensión ambiental, hace falta ver “lo energético, las inversiones y la financiación”, planteó.

    Arroz de áreas protegidas

    La sinergia entre el Ministerio de Ambiente y la producción en los acuerdos Ramsar (Convención sobre los Humedales), fue destacada por el subsecretario del Ministerio de Ambiente, Gerardo Amarilla. El integrante del gobierno señaló que esto permite certificar la producción de arroz en áreas protegidas, donde se preserva la biodiversidad, especialmente la fauna silvestre (mayormente aves) que allí habita.

    El jerarca manifestó su intención de “crear un protocolo de buenas prácticas ambientales” para aumentar esa área y “darle un sello a ese arroz”, propuesta que fue conversada con los arroceros, en conjunto con la Secretaría del Comité Permanente de Ramsar. Amarilla indicó que esto aporta un componente de defensa “de la soberanía alimentaria”, así como el “cuidado y conciencia de los productores sobre la importancia de proteger la biodiversidad”.

    Beneficios en ciudades

    Las represas multiprediales permiten abastecer de agua a los predios productivos, pero además generan importantes beneficios socioeconómicos para los centros poblados cercanos. El director del Programa de Mejoramiento de Arroz (PMA) del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), Álvaro Roel, puso como ejemplo el río Olimar, que atraviesa la ciudad de Treinta y Tres, que recientemente se vio muy afectada por el déficit hídrico. Esto implica que el bombeo que OSE tiene para la ciudad podría atravesar momentos críticos, con un alto impacto en el abastecimiento. Sin embargo, “los sistemas de embalse arroceros podrían evitar lo que pasó en Montevideo” con el abastecimiento de agua, señaló.

    Por otra parte, agregó que las inundaciones también son un inconveniente, que “generalmente sufren las personas de menores recursos”. La implementación de una represa “aguas arriba” podría controlar el caudal para que “en esos momentos críticos siga fluyendo el agua”. Así “no todas, pero alguna de estas inundaciones se podría evitar”, resultando en un considerable beneficio social.

    Roel destacó que mientras el país sufría la severa sequía de la primavera del 2022 al otoño de 2023, en Lascano “la economía cayó menos que en todo el resto” del país, gracias al efecto amortiguador de la represa de India Muerta, construida en los años 70, que garantizó el agua para el sistema productivo.