• Cotizaciones
    sábado 08 de junio de 2024

    Los commodities se valorizan y los exportadores esperan un “buen año” para sus negocios

    El índice de precios de las materias primeras de Búsqueda aumentó en abril y acumuló una suba de 2,9%, aunque solo por la valorización de la celulosa y el cuero

    Si para muchos exportadores el tipo de cambio está siendo un problema, el panorama de precios de sus productos en el mundo compensa en algo la situación. El valor de las materias primas que exporta Uruguay dejó de caer en octubre del año pasado y luego inició una gradual recuperación, que continuó en abril, según el índice de commodities que calcula Búsqueda.

    Comparado con diciembre, el índice aumentó casi 3%. En ese período se valorizaron el cuero (9,5%) y celulosa (16,9%); los demás rubros bajaron, en especial la soja (16%), si bien ese oleaginoso repuntó de precio en las últimas semanas ante las recientes inundaciones en la región de Río Grande del Sur, en Brasil.

    En los últimos dos meses, la demanda y los precios de los productos agrícolas que Uruguay exporta “vienen bien” y “han mejorado”, dijeron a Búsqueda desde el sector comercializador de granos. En las últimas semanas el repunte fue significativo en el caso del trigo, que queda “poquito” por terminar de vender.

    La cosecha de la soja sigue “muy lenta”, ya que se lleva en torno a un 65%, cuando a esta altura del año en condiciones normales estaría cerca de terminar, dijo esa fuente. Esta “seguramente sea la cosecha más cara en todas las fases del negocio”, agregó. Explicó que la soja está muy húmeda y hay que secarla casi toda, por lo que las tarifas de secado son elevadas considerando el costo del gas y el “atraso cambiario”. Además, las demoras en secado están provocando un cuello de botella en el sistema logístico y de carga a los barcos, lo que también “genera perjuicios”.

    En el caso de la lana, los precios, a pesar de su mejora, están “bajos, apenas por encima de los vistos durante la pandemia” de Covid-19, afirmó una fuente del sector. La demanda continúa débil, en especial de tops (lana lavada y peinada). En contrapartida, viene aumentando la exportación de lana sucia a China, donde se la lava y procesa.

    Con la suba de la cotización del arroz, el mercado está con “buenos” precios. Eso se debió a “la mayor demanda del cereal y a la pérdida de la cosecha en India —el mayor productor del mundo— a causa de las inundaciones que generaron escasez y llevaron a ese país a restringir la exportación para priorizar el abastecimiento interno”, dijo a Búsqueda el gerente general de Saman, Diego Nicola.

    El ejecutivo agregó que “las inundaciones que desde fines de abril se produjeron en el sur de Brasil están afectando la actividad agrícola y logística. También están incidiendo en la suba del precio al que se transan los contratos” porque ese país tuvo que incrementar la demanda de cereal desde mercados cercanos —como Uruguay— para satisfacer el consumo doméstico.

    Los lácteos, que no están incluidos en el índice de Búsqueda. Según la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por su sigla en inglés), los precios de este rubro cayeron durante 2022 y gran parte de 2023, y tuvieron una gradual recuperación en el inicio de 2024.

    En los últimos 10 o 15 años, en el rubro de los alimentos se está viendo a escala mundial una “volatilidad de precios enorme” con la que las empresas uruguayas deben convivir, comentó Gabriel Valdés, ejecutivo principal de esa cooperativa de producción e industrialización de leche en una charla organizada a fines de mayo por la Secretaría de Inteligencia Estratégica del Estado, al referirse a los retos para el sector exportador uruguayo. “Imagínense el desafío” que implica para la empresa que los valores se muevan “70% para abajo” y que reciba US$ 1.000 menos por el descenso que en los últimos 12 meses tuvo el precio de la tonelada de leche en polvo entera. “O sea que tenemos las mismas plantas, el mismo personal, los mismos costos y de un día para el otro tenés US$ 150 millones menos. ¿Lo podíamos manejar nosotros? No, son variables que no manejamos”, reflexionó.

    El ejecutivo añadió: “¿Cómo hago cuando voy al Consejo de Salario y fijo el salario del personal? Porque aumentar por IPC (Índice de Precios al Consumo) cuando tus ingresos el 80%, que era leche, no tiene nada que ver con el IPC, es un gran desafío”. Prosiguió: “¿Cómo hacés para empezar a hablar de la productividad? Porque tenés que competir en el mundo. ¿Cómo hacés para que eso se incluya en los Consejos de Salarios en los distintos sectores? Un país que va a jugar en el mundo va a tener que adaptarse”.

    “Con toda esa volatilidad que vieron de precios, sin duda que es importante tener acuerdos comerciales pensando en mediano y largo plazo. Hay que tener donde colocar los productos, hay que ser competitivo, hay que tener calidad, hay que innovar, hay que ser sustentable, hay que tener tecnología, hay que acompañar el movimiento del mundo que se mueve”, planteó Valdés. En materia de acceso a los mercados para tener algún tipo de “ventaja”, abogó por recorrer un camino “menos ambicioso” que los tratados de libre comercio.

    “Buen año”. Desde la Unión de Exportadores del Uruguay, su presidente, Facundo Márquez, dijo a Búsqueda que este será un “buen año para la exportación, va a crecer. UPM2 ya está funcionando y casi todos los productos —sobre todo los agrícolas— están a buenos precios, y eso ha venido muy bien”.

    En mayo las exportaciones de mercaderías aumentaron —en monto— un 8% respecto a un año atrás, incluyendo los negocios desde las zonas francas, informó el lunes 3 el Instituto Uruguay XXI (ver "Números de la semana"). En los primeros cinco meses de 2024 los envíos tramitados sumaron US$ 4.921 millones, un crecimiento de 5% respecto a igual lapso del año anterior.

    Sobre la cada vez mayor participación en el total de las colocaciones de celulosa, carne y oleaginosos, el dirigente empresarial apuntó que los sectores industrializados que tienen una menor rentabilidad y “que son los que más pelean el tema competitividad la están pasando mal”. Y añadió: “El riesgo de sacar valor a los productos es (perder) mano de obra, pero tampoco podemos ir en contra de la realidad”.