• Cotizaciones
    sábado 08 de junio de 2024

    Asociación de Diabéticos pide un “compromiso” a los candidatos para mejorar la atención a esa enfermedad

    El gobierno incorporó dos fármacos y un dispositivo de control a las prestaciones que brindan las mutualistas y ASSE; la ADU lo celebra pero pide un paso más

    Un avance “muy valioso” en el “objetivo institucional” de lograr “politizar sin partidizar el tratamiento”. Así valoró la Asociación de Diabéticos del Uruguay (ADU) la inclusión al Formulario Técnico de Medicamentos (FTM) de las insulinas glargina y detemir y del dispositivo de monitoreo continuo de glucosa para menores de 21 años al Plan Integral de Atención en Salud (PIAS).

    “Esto es particularmente valioso porque es algo que impulsamos en el Compromiso (Multipartidario) por la Diabetes 2020-2025”, dijo a Búsqueda el gerente general de la ADU, Javier González, sobre estas incorporaciones resueltas por decreto. Ese compromiso fue suscrito por los candidatos a la presidencia del último ciclo electoral. “Hacía mucho que esperábamos este paso”, agregó la educadora en diabetes Clarissa Solari, de la misma asociación.

    La ADU ahora pidió a los precandidatos un nuevo “compromiso político” para el próximo período de gobierno. A diferencia del anterior, que era sobre todo un enunciado, este tiene puntos específicos. Pide un registro nacional de personas con diabetes, implementar o avanzar “en el primer año de gobierno” en un tratamiento de monitoreo continuo glicémico para mujeres embarazadas, mejorar el tratamiento de esta enfermedad en general (eliminando la limitación por edad en el caso del dispositivo de monitoreo de glucosa) y reglamentar finalmente la Ley 19.978, “sobre el control y tratamiento de la diabetes y otras enfermedades no transmisibles”, de 2019.

    En la web de la ADU ya tienen subidas las firmas y los mensajes de los precandidatos Yamandú Orsi, Carolina Cosse y Mario Bergara (antes de bajarse) del Frente Amplio; Robert Silva, Gabriel Gurméndez, Andrés Ojeda, Carolina Ache y Zaida González, del Partido Colorado; Jorge Gandini, Laura Raffo y Carlos Iafigliola, del Partido Nacional; Guido Manini Ríos, de Cabildo Abierto; y Pablo Mieres del Partido Independiente. Según González, si bien falta la del nacionalista Álvaro Delgado, “su compromiso ya está”.

    Incorporaciones

    Las insulinas y el sistema de monitoreo continuo son algunos de los medicamentos y técnicas que el Ministerio de Salud Pública (MSP) había anunciado que pasarían de ser solventados por el Fondo Nacional de Recursos (FNR) a ser parte del paquete de prestaciones de las mutualistas y la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE). Según estimaciones de la ADU, los prestadores deberán invertir en estas terapias para la diabetes alrededor de US$ 1,5 millones al año. Unos US$ 800.000 corresponderán al monitoreo continuo, cuya incorporación al PIAS la asociación valoró especialmente.

    La diabetes es un trastorno metabólico crónico que se caracteriza por una elevada concentración de glucosa en sangre, por un defecto de la producción de insulina. Sin tratamiento, esto puede derivar en ceguera, afecciones renales, intestinales o cardíacas. El decreto 113/024 de Presidencia de la República del 23 de abril establece la incorporación al FTM de las insulinas referidas. Si bien no hay números certeros, tomando en cuenta la prevalencia regional se considera que los insulinodependientes son aproximadamente el 10% del total de personas con diabetes. A su vez, la prevalencia de la diabetes está entre el 8% y el 10% de la población total. Eso da entre 27.400 y 34.200 uruguayos como aproximación al público beneficiado con esta normativa.

    Ese mismo decreto señala en su artículo 3 que, durante estos tres primeros años de entrada en vigencia, el FNR seguirá siendo el que determine las autorizaciones para iniciar el tratamiento con estos fármacos. “No es que ahora el paciente va a su médico y lo receta”, indicó Solari. Vencido ese plazo se evaluará si los prestadores también autorizan ese inicio.

    Estas son insulinas análogas de larga duración que permiten una mejor calidad de vida de los pacientes, estabilizando los valores de glucosa en sangre entre 24 y 36 horas. De acuerdo con el caso, se inyecta una o dos veces al día. Según Solari —diabética de nacimiento—, 300 unidades cuestan entre 800 y 1.000 pesos y, “dependiendo del paciente, les puede durar una semana o un mes”. El MSP anunció que los prestadores no cobrarán tasa moderadora por ellas.

    El decreto 116/024, también de Presidencia y de ese mismo día, estableció la incorporación al PIAS del dispositivo de monitoreo continuo de glucosa, con una tasa moderadora de $ 440. Ambas incorporaciones incluyeron un aumento de las cápitas y una autorización para incrementar las cuotas mensuales en hasta $ 3,75.

    “Esta es una incorporación que no existía y representa un cambio sobre todo para los padres de los diabéticos”, dijo Solari. La prestación aclanza a pacientes de hasta 21 años. Es un aparato que incluye un parche (“como una moneda pegada al brazo”) que mide de manera constante la concentración de glucosa. Esto evita los pinchazos para determinar el nivel. “Es como un gran GPS que te indica cómo estás, con mediciones cada cinco minutos. Si lográs mantenerte en valores correctos el 70% del tiempo, no hay complicaciones”, agregó la educadora.

    El aparato cuesta unos $ 7.000 y cada parche tiene un valor aproximado de US$ 70. Lo ideal es usar dos parches por mes.

    Nuevo paso

    Si bien la ADU celebró estas incorporaciones, se manifestó en desacuerdo con el límite de edad para el dispositivo de monitoreo. “El límite de edad no tiene base en evidencia científica, que estamos convencidos de que no existe, sino que responde a una variable presupuestal. No estamos de acuerdo con eso pero, si ponemos las cosas en la balanza, es evidente que hubo un avance”, sostuvo su gerente general. Por ese motivo ya están trabajando con los precandidatos un compromiso 2025-2030 para quitar esa limitación.

    Cuando uno tiene una enfermedad crónica, hay un montón de cosas que pasan luego de los 21 que hacen falta para entrar mejor a la vida adulta. No tener más herramientas de control hace la vida mucho más difícil”, argumentó por su parte Solari.