“Los colonos”: una particular mirada sobre el wéstern y la masacre de los onas en Tierra del Fuego

Gabriel Sosa 

La historia es repetida. Alguna parte del continente comienza a “desarrollarse”, y los dueños de la tierra deciden que tienen que eliminar las molestias. Y en general las molestias son los pobladores originales. Lo que relata Los colonos (Felipe Gálvez, 2023) es justamente eso. En 1901 en Tierra del Fuego, casi la última porción de América por explotar, el terrateniente José Menéndez (personaje real, interpretado por Alfredo Castro), dueño de casi medio millón de hectáreas en la Isla Grande, a caballo entre Chile y Argentina, decide que los pocos y dispersos onas que viven en sus tierras son un impedimento para seguir acumulando riqueza con el “oro blanco” (ovejas) y toma medidas. Envía a su asalariado Alexander MacLennan (personaje real, apodado “el Chancho Colorado”, interpretado por Mark Stanley) a ocuparse del asunto, o sea, a masacrarlos. MacLennan recluta como guía a un mestizo de puntería perfecta, Segundo Molina (Camilo Arancibia). Y Menéndez le endilga otro de sus subordinados, Bill (Benjamin Westfall), un estadounidense con amplia experiencia en masacrar nativos en su país de origen.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA y GALERÍA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita por semana.