“No es posible” hacer un juicio político a la Corte Suprema por el contenido de sus fallos, como pretende el gobierno argentino

entrevista de Franco Bronzini  

La política argentina no conoce de pausas veraniegas. En su mensaje tradicional de comienzo de año, el 1° de enero, el presidente Alberto Fernández anunció que impulsaría un juicio político en el Congreso a los cuatro integrantes de la Corte Suprema. La movida respondía a una decisión del máximo órgano judicial de apoyar una medida cautelar solicitada por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), liderada por la oposición, para que el Poder Ejecutivo restituyera el 2,95% de fondos de la coparticipación federal que fueron quitados en 2020 para destinarlos a la provincia de Buenos Aires, gobernada por el oficialismo.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.