• Cotizaciones
    miércoles 12 de junio de 2024
    • Temas del día

    Caída del 80% en la producción de soja impacta en una menor operativa de los puertos de Uruguay

    La producción brasileña y los granos de invierno generan optimismo para recuperar la actividad a mediano plazo

    “El golpe es grande”, porque Uruguay estará cosechando la quinta parte de lo estimado, “es un año difícil”, comentó a Agro de Búsqueda el director de Navíos South American Logistics y gerente general de Corporación Navíos (Terminal granelera que opera en el Puerto de Nueva Palmira), Ruben Martínez. El ingeniero industrial informó que se esperaba una cosecha de “3 millones de toneladas” y las estimaciones marcan que “se van a terminar levantando alrededor de 600.000 toneladas”.

    La cosecha uruguaya está demorada y recién sobre fines de la semana anterior “comenzó a llegar” un volumen importante de soja a las terminales. En Nueva Palmira todavía “no se ha cargado” ningún buque. “Seguramente el primero se cargará esta semana, pero creemos que, dados estos números, para fines de junio ya se habrá exportado prácticamente la totalidad de la cosecha” uruguaya.

    El primer buque con soja de esta zafra estará saliendo de Nueva Palmira en la segunda semana del mes de mayo. En Montevideo se ha cargado un poco antes, “pero no mucho”, porque la zafra “ha sido mala prácticamente en todo el país”, aunque no tanto en el este, por eso Montevideo ha cargado algo. Pero en Nueva Palmira el grueso de la producción todavía no se cargó”, acotó.

    Martínez recordó que habitualmente la soja comienza a llegar sobre fines de marzo y principios de abril y los buques son cargados a partir de mediados de abril. En este año hay “por lo menos 20 días de atraso” en la llegada de la soja a la terminal y en la salida de los buques.

    Esta situación está ocasionando que los buques tengan que esperar para cargar lo que genera un incremento de costos y es algo que no se observaba desde hace algunos años en Nueva Palmira, producto de la inversión en infraestructura y en logística portuaria que se fue realizando. Desde Navíos, en Nueva Palmira un buque sale con unas 45.000 toneladas que se cargan en menos de dos días, además, cuenta con más de un puesto de atraque.

    Martínez explicó que “los buques ya están nominados, están en rada, esperando el turno para cargarse, pero hay que esperar que la soja llegue a los terminales”. Sobre fines de abril y principios de mayo el ritmo de entrada de la soja estaba entre 4.000 y 5.000 toneladas por día, sobre fines de la semana anterior comenzaron a ingresar 10.000 toneladas por día”.

    En 2022 en la terminal de Navíos en Nueva Palmira se cargaron “unos 50 barcos con soja uruguaya” y este año “se esperan cargar unos 15”, confirmó.

    Los tránsitos

    La soja paraguaya, que llega a Nueva Palmira en barcazas para ser cargada a buques oceánicos y llegar a los mercados globales enfrenta una fuerte demanda desde Argentina, producto también del quiebre productivo.

    “Argentina perdió el 50% de la producción y todavía no tenemos los números actualizados sobre cuánto impactará en los tránsitos desde Paraguay”, pero “el gran efecto” estará en la primera mitad del año, consideró Martínez. “Pensamos que eso puede cambiar en la segunda mitad del año, con la zafriña de soja y maíz en Paraguay, y compense la caída de la soja paraguaya que está siendo direccionada hacia las plantas de crushing de soja en Argentina”.

    La oportunidad

    La situación generada en Argentina ha motivado que las aceiteras de la zona de Rosafe estén importando soja de Brasil, que ha tenido una gran cosecha y precios competitivos. La soja brasileña está yendo a la zona de San Lorenzo (Argentina) y en Nueva Palmira “hemos alijado buques con soja de Brasil”, cuyo destino son las aceiteras de Rosafe, señaló.

    A Nueva Palmira llegan buques con 30.000 o 40.000 toneladas procedentes de puertos ubicados en el Arco Norte brasileño, sobre el río Amazonas, y también desde Santos. Esos barcos se alijan en Nueva Palmira y luego la soja parte en barcazas rumbo a San Lorenzo.

    “Debido a la diferencia de calado conviene alijarlos en Nueva Palmira, incluso algunos descargan directamente en silos, y después siguen a San Lorenzo en barcazas”, explicó Martínez.Las estimaciones marcan que Nueva Palmira pueda canalizar unas 250.000 toneladas de soja brasileña cuyo destino final será la industria aceitera argentina, “aunque dependerá de la evolución de la zafra”, dijo el director de Navíos.

    Los movimientos

    El año pasado Navíos cargó 5,2 millones de toneladas, que contemplan la exportación y el tránsito de granos, pero también los minerales. La parte de granos “se verá afectada” por la menor exportación de soja uruguaya y por la caída de tránsitos de Paraguay, admitió director de Navíos.

    Aunque consideró que “hay otros granos que van a compensar. El año pasado Uruguay tuvo una muy buena cosecha de invierno y este año habrá nuevamente un área importante”. Por lo cual, “el balance no será malo debido a estas circunstancias”.

    Además, valoró que en lo que va del año “estamos en los mismos volúmenes de mineral de hierro que movimos en todo 2022, aproximadamente 1,5 millones de toneladas”.

    Agro
    2023-05-09T11:40:00