• Cotizaciones
    martes 11 de junio de 2024

    Constructora y holding del sector tecnológico entran a la bolsa con emisiones simplificadas

    Mientras la empresa de portería remota Foxsys hará la primera colocación a través de la “pequeña bolsa” digital Crowder

    La mayoría de las pocas emisiones que se concretan en el mercado de valores local son lanzadas por empresas casi siempre grandes y con larga trayectoria. Es un proceso relativamente burocrático largo y costoso para lograr buscar dinero de inversores, en esos casos generalmente las AFAP. Para darle mayor dinamismo a la operativa, el Banco Central (BCU) aprobó una mecanismo más simple para acercar a otras firmas a las bolsas.

    A fines de este mes se concretará la primera emisión bajo este régimen, posiblemente el lunes 27. Se trata de un programa de Obligaciones Negociables no convertibles en acciones de la constructora Ebital, que ya logró la autorización por parte del BCU. Según detalló ayer miércoles El Observador, será por un monto equivalente a US$ 6,5 millones; el repago será a cinco años y la tasa de interés de 8% anual. Se podrá invertir desde US$ 5.000.

    “El cliente uruguayo está acostumbrado a invertir en activos que le paguen renta. En este caso, la distribución de intereses es semestral y el bono va a devolver capital en cuatro cuotas anuales del 25% a partir del año dos. Es un típico instrumento para inversores que buscan renta y, en este caso, en dólares”, explicó a Búsqueda Diego Rodríguez, director del escritorio de bolsa Gastón Bengochea, estructurador de esta emisión.

    En menos de dos meses habrá otra emisión bajo el régimen simplificado. El BCU aprobó el lunes 13 el registro de Zorzal Inversiones Tecnológicas, una sociedad anónima diseñada por Capital Oriental, que se encarga de estructurar “inversiones de impacto positivo”, según su director, Jaime Miller. Zorzal tiene 60 días para concretar la emisión desde la fecha de aprobación del regulador.

    Para que Zorzal invierta en esas tecnológicas se deben cumplir algunas condiciones. El prospecto establece que las empresas “elegibles” serán las que facturen US$ 3 millones o más y que tengan una antigüedad de al menos cinco años (“preferentemente” 10). En el mercado uruguayo hay más de 30 firmas con ese rango de facturación y siguen perteneciendo a uruguayos, según datos de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI) mencionados por Miller.

    Otro requisito es que no deben tener más de un ejercicio con un Ebitda (beneficio bruto de explotación) con deuda y ninguno de sus clientes tiene que concentrar más del 33% de su cartera, de forma que “no dependa” de un solo cliente. La condición para que Zorzal invierta en esa empresa tecnológica es que se “comprometa” a entregar un dividendo mínimo de 7% anual.

    Esta sociedad anónima que abrirá su capital accionario en la BVM participará de forma “minoritaria” en las empresas, por lo que no se dedicará a gestionarlas. Las tecnológicas en las que invertirá en general son “atractivas” para fondos de inversión extranjeros, que suelen adquirirlas. “Si el accionista (principal) quiere vender la empresa, no vamos a ser un estorbo. Como crecen, lo más probable es que el resultado sea positivo para Zorzal”, dijo Miller. Una eventual venta de las tecnológicas es un “upside” de esta inversión, como también lo sería que los dividendos que le pague sean mayores al 7% esperado. Un “downside” sería que la empresa tenga pérdidas, aunque este riesgo estaría “distribuido” porque Zorzal invertirá en entre cinco y 10 empresas.

    “Juntamos dos mundos, el del mercado de valores con el sistema de emisión simplificada y el mundo TI, al que le va muy bien. Este vehículo permite al ahorrista minorista uruguayo, al que trabaja con corredores, invertir sus ahorros en la industria del software, cosa que hasta ahora nunca pudo”, comentó el ejecutivo.

    Miller dijo que habrá una diversificación en las empresas tecnológicas que elija Zorzal. La elección ayudará a estas firmas a “mejorar sus procesos de gobernanza”, al estar “indirectamente invertidas” en la bolsa. Esto redundará en “más controles y menores riesgos”, lo que deriva en que las empresas “valgan más”.

    Otra opción para inversores minoristas se dará con las primeras emisiones a través de Crowder, que funcionará como una “pequeña bolsa” digital. Esta plataforma de financiamiento colectivo fue autorizada por el BCU y se presentó públicamente la semana pasada. La primera emisión a través de Crowder será de la empresa de portería remota Foxsys, que se concretará sobre fin de mes.

    Economía
    2024-05-15T22:38:00