• Cotizaciones
    domingo 14 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    El Frente Amplio aplaza la discusión sobre sus posibles alianzas políticas

    No hay consenso en la coalición de izquierda sobre el mecanismo de acuerdo con grupos externos de cara a las elecciones

    La posibilidad de que el Frente Amplio (FA) construya alianzas para comparecer en las próximas elecciones es una idea impulsada por varios sectores de la coalición de izquierda y también por su presidente, Fernando Pereira. “Vamos camino a que haya un paraguas más amplio”, decía el exsindicalista en una entrevista con Búsqueda publicada el 18 de mayo. No descartaba ningún tipo de aliado, desde el sindicalista Richard Read y el exdiputado Fernando Amado hasta el Partido Ecologista Radical Intransigente y la Unidad Popular.

    Con un documento impulsado por Pereira como base, una comisión especial del Frente Amplio analizó esta posibilidad, junto con otros temas como los criterios para la definición de la fórmula presidencial de la izquierda, la conformación de un comando de campaña y otros aspectos organizativos de cara al ciclo electoral que comienza el año que viene.

    Esa comisión produjo dos documentos que estarán en el orden del día del próximo plenario, pero cuyo análisis será postergado para otra instancia en agosto. Según pudo saber Búsqueda, esa definición es un acuerdo que se tomó en la mesa política del 10 de julio.

    Las principales dudas refieren al documento de alianzas del Frente Amplio, que recibió críticas del Partido Socialista y del Partido Comunista, consignó un artículo de El País publicado el 27 de junio. También algunos delegados de base plantearon reparos al texto aprobado en la comisión, dijeron fuentes frenteamplistas a Búsqueda.

    Los mayores cuestionamientos a esta posible estrategia de alianzas han surgido de la conducción del Partido Socialista, con su secretario general, el diputado Gonzalo Civila, a la cabeza. El partido tiene resuelto que cuando estos textos sean tratados no votará el documento referente a los acuerdos electorales. La postura del sector es que hasta que el Frente Amplio no apruebe su programa no tiene sentido discutir cómo ampliar la política de alianzas.

    El texto había sufrido modificaciones en aras de que obtuviera una mayor adhesión. La redacción inicial hablaba de la posibilidad de establecer un “acuerdo programático y electoral” con otras fuerzas políticas que “coincidan en una misma perspectiva sobre los problemas del país” y se ubiquen como una “alternativa progresista” en las próximas elecciones. La nueva redacción habla de que esas fuerzas políticas deben plantarse como una “alternativa de cambio de izquierda, progresista y popular”.

    En el documento también quedó por el camino el nombre propuesto para la eventual alianza: “Una nueva mayoría por Uruguay”. El texto establece que la presentación jurídico-electoral del acuerdo buscará la “mejor forma de reflejar” la “pluralidad política”, cuya conjunción de fuerzas deberá tener una “denominación propia”. Sostiene que los candidatos y quienes sean electos por la referida alianza tendrán “el compromiso político de llevar adelante las acciones necesarias para el cumplimiento del programa acordado y garantizar la unidad de acción”.

    La necesidad de una alianza está justificada por la coyuntura actual. “En este país de los ‘malla oro’, no solo los trabajadores y los sectores más vulnerables fueron los más perjudicados. Amplios sectores integrantes del aparato productivo, como pequeños y medianos empresarios y otros sectores que todavía apuestan a desarrollar la industria, fueron afectados por esta reedición de las políticas neoliberales que tanto daño nos hicieron”, dice el texto.

    Por eso, se llama a los frenteamplistas a “ampliar” la mirada y “convocar otra vez a una nueva mayoría que pueda poner el foco y transitar un camino de unidad” y sea “capaz de resolver los grandes dramas que hoy penden sobre el país”. El documento establece que el acuerdo deberá trascender las elecciones, crear el espacio “como un instrumento de diálogo, acuerdo, acción y cambio” y también proyectarse más allá del nivel nacional, “llegando incluso a lo departamental y municipal”.

    La necesidad de crear un frente con alianzas por fuera de la fuerza política ya estuvo presente en otros períodos electorales. De hecho, la coalición de izquierda alcanzó el gobierno nacional por primera vez con el lema Encuentro Progresista Frente Amplio Nueva Mayoría.

    En 2017, tanto la entonces senadora Lucía Topolansky como el diputado y exintendente de Maldonado Óscar de los Santos se manifestaron partidarios de ampliar la base de apoyo de la izquierda a partir de tejer alianzas con otras organizaciones y sectores sociales que conformaban una base de apoyo distinto al tradicional del Frente Amplio. La propuesta, no obstante, fue rechazada por varios sectores políticos como el Partido Comunista, el Partido Socialista, Casa Grande y la Lista 711.

    Acuerdo con los candidatos

    El documento referido a los “criterios a discutir y resolver por el Frente Amplio y acordar con los candidatos” ha provocado menos discusiones internas. Algunos fragmentos del texto fueron publicados en El Observador el 14 de junio y establecen, por ejemplo, que se creará un “comando de campaña” de cara a las internas, con involucramiento de los precandidatos o a quienes estos elijan; que la fuerza política será la “responsable” de “resolver” la candidatura a la vicepresidencia, en “diálogo” con el candidato electo, asegurando que se tratará de una composición paritaria; y que se conformará otro comando de campaña para “octubre-noviembre” con el candidato o a quienes designe donde la fuerza política tendrá una “fuerte presencia”.

    En caso de ganar el gobierno, según el documento, tanto el candidato que acceda a la presidencia de la República como quienes asuman cargos de responsabilidad deberán cumplir con los aportes correspondientes a la fuerza política.

    Información Nacional
    2023-07-12T22:46:00