• Cotizaciones
    martes 04 de junio de 2024

    El Partido Nacional blindó a Lacalle Pou, minimizó a Astesiano y responsabilizó al Frente Amplio por los pasaportes irregulares

    De entrada, el tono a los cuestionamientos fue distinto. A diferencia de un mes atrás durante la interpelación por el caso Sebastián Marset, al ministro del Interior, Luis Alberto Heber, se lo vio menos relajado y más confrontativo ante las críticas de la oposición.

    A diferencia de un mes atrás, en esta convocatoria al Parlamento la oposición no lo apuntaba a él ni tampoco al canciller Francisco Bustillo. El foco era el presidente Luis Lacalle Pou por su rol en la designación del custodio Alejandro Astesiano, hoy en prisión por gestionar pasaportes de manera irregular. Y tanto la delegación que acompañó a Heber como los legisladores nacionalistas en pleno desligaron a Lacalle Pou de cualquier tipo de responsabilidad.

    Comisión general del Senado en el Palacio Legislativo

    “Me molesta mucho, me irrita, me indigna”, dijo el titular de Interior en su primera intervención, luego de que el senador frenteamplista Alejandro Sánchez mencionara la importancia de Astesiano en la red que gestionaba pasaportes, el uso de la Torre Ejecutiva para planear el delito y las salidas públicas de Lacalle Pou para explicar por qué nunca destituyó a su guardespaldas pese a conocer las anotaciones policiales que constaban en su legajo.

    “No estamos dispuestos a admitir que se quiera enchastrar al presidente de la República. Pedimos respeto, consideración, porque el presidente no ocultó nada. Fue auténtico. El presidente fue engañado”, insistió Heber al referirse a la eliminación que en Policía Científica se hizo del antecedente penal de Astesiano, quien estuvo encarcelado en 2013 por estafa.

    El ministro acudió el miércoles 12 a la Cámara de Senadores en régimen de comisión general junto con el prosecretario de la Presidencia, Rodrigo Ferrés, y el director de la Secretaría de Inteligencia Estratégica del Estado, Álvaro Garcé, para informar sobre la función que cumplía Astesiano en el Poder Ejecutivo. “Tenemos un presidente de la República que dice la verdad”, lo secundó Ferrés, quien tomó la palabra solo por unos breves minutos y fue el protagonista del momento más polémico de la jornada. Como responsable del Servicio de Seguridad Presidencial en su cargo de prosecretario, Ferrés acudió a un tecnicismo legal para aclarar que Astesiano no era el jefe de la custodia de Lacalle Pou sino únicamente encargado de su “seguridad personal”, por lo cual se lo contrató como adscripto en marzo de 2020. Atribuyó a un “error administrativo” los documentos oficiales en donde aparece nombrado como jefe del Servicio de Seguridad Presidencial.

    Alejandro Sanchez durante la comisión general del Senado

    Efectivamente, el decreto de 2006 que reglamenta la seguridad presidencial establece que el comando del servicio será ejercido por un oficial jefe o superior de la Policía Nacional. Hoy ese cargo lo ocupa el comisario Ricardo Martínez, aunque existe un área de coordinación que controla todo el servicio y era liderada por Astesiano.

    Mientras la acotación de Ferrés buscó limitar la importancia de Astesiano en la estructura de seguridad de Presidencia, los senadores oficialistas que hablaron después desdeñaron su relevancia en el esquema que tramitaba a ciudadanos rusos partidas de nacimiento falsas para que obtuvieran pasaportes uruguayos legales. “Es un perejil”, señaló Graciela Bianchi. “Está claro que era uno más”, sostuvo Jorge Gandini. “Se está intentando instalar que al frente de esta organización está el gobierno. Nos estamos comiendo un garrón”, alargó Gustavo Penadés.

    El propio Heber nombró como los jefes de la red al ruso Alexey Slivaev y al escribano Álvaro Fernández, también en prisión, pese a que la fiscal Gabriela Fosatti —encargada de la investigación— en la solicitud de formalización de Astesiano lo describió a él y a sus dos cómplices genéricamente como “partícipes” de la actividad.

    Luis Alberto Heber durante la comisión general del Senado

    Heber fue más allá al recordar que fue en 2013 cuando comenzaron las denuncias sobre partidas falsas de rusos tramitadas ante la Dirección Nacional de Identificación Civil para conseguir pasaportes. Mostró una carta enviada por Slivaev en 2013 al entonces presidente José Mujica, donde en nombre de un grupo de sus compatriotas reclama la demora en la DNIC para obtener los documentos; también exhibió la respuesta que la secretaria de Mujica, María Minacapili, envió al Ministerio del Interior, que pide “contactar” a los extranjeros sobre su “inquietud”.

    “¿Qué podemos decir a esto? Si yo tuviera mala intención, ¿qué haría con esto? ¿Decir que la Presidencia apuró un pasaporte falso? No, no tengo esa mala intención”, dijo Heber, quien aseguró que desde 2013 a 2019 Identificación Civil emitió 140 pasaportes irregulares a rusos y 55 hizo en el actual gobierno. “¿Querían toda la verdad? ¡Esto empezó en 2013!”, exclamó.

    La crítica al Frente Amplio, repetida, causó constantes interrupciones y pedidos de silencio de la vicepresidenta Beatriz Argimón. No fue el único dardo que desde el oficialismo se lanzó a la oposición. Heber repasó los antecedentes de custodios que trabajaron en las administraciones de Tabaré Vázquez y Mujica y varios senadores plantearon que fue un error la decisión que el Frente Amplio tomó en 2006 al trasladar la custodia presidencial a un servicio especial para quitarla de la Casa Militar. “Tenemos que disolver este servicio en el futuro y volver al modelo anterior, que fue eliminado por desconfianza a las autoridades militares”, cerró Penadés.

    Información Nacional
    2022-10-13T00:33:00

    FUENTE: nota.texto7