• Cotizaciones
    lunes 10 de junio de 2024

    El gobierno inició sondeo para emitir bono “sostenible” por US$ 1.000 millones

    Después de varios meses de trabajo, que involucró al menos a tres ministerios, un primer bono “verde” —o, en rigor, “sostenible”— de Uruguay empezó a ser ofrecido en el mercado con la intermediación de un grupo de bancos mandatados por el gobierno. A priori, se trata de un proceso que sería rápido y la emisión podría concretarse en estos días.

    Sería por un monto cercano a los US$ 1.000 millones y está prevista que se concrete esta misma semana, estimó una fuente del mercado consultada por Búsqueda. Esa cifra había sido mencionada meses atrás por el ministro de Ambiente, uno de los involucrados en la estructuración del papel de deuda.

    Sin embargo, en la comunicación pública que hizo el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) el martes 18 en Twitter no dio detalles sobre montos ni fechas concretas. Informó que contrató a Crédit Agricole, HSBC, J.P. Morgan y Santander para que lleven adelante los contactos con inversores locales e internacionales. Sobre las características del bono, indicó que será en dólares, que amortizará el capital en los últimos tres años (vencimiento final en 12 años) y aludió a un circulante de “tamaño benchmark”. La particularidad distintiva es que su tasa de interés dependerá del grado de cumplimiento de determinados indicadores de “cambio climático”. En el prospecto de emisión se establecerá la “penalización” o el “beneficio” si se cumple con las metas ambientales.

    En su comunicación, el MEF usó el condicional para referirse a esta operación de deuda: “Podría llevarse a cabo sujeto a condiciones de mercado”.

    El mismo día, cuando estuvo en la Cámara de Representantes para balconear la aprobación de la Rendición de Cuentas, la ministra Azucena Arbeleche también fue cauta sobre el proceso. “Estamos presentando a los inversores una estructura. Y luego de esas conversaciones surgirá la decisión de ir adelante o no, porque estamos hablando de un bono que es absolutamente innovador, no para Uruguay sino para el mundo entero”, declaró en una rueda de prensa.

    Chile salió al mercado en marzo con un título de este tipo.

    Arbeleche viene de varios días de hablar sobre la temática medioambiental en el marco de la asamblea semestral del Fondo Monetario Internacional que tuvo lugar en Washington D.C. Y si bien la preparación de la emisión del bono “sostenible” es una tarea en manos de la Unidad de Gestión de Deuda del MEF —también porque podría tener asociada una operación de recompra de títulos—, ella ha tenido un involucramiento muy directo.

    Apetito

    “El apetito por este tipo de títulos se va a ver el día de la emisión. Lo novedoso es que es un hecho que se presentó un bono linkeado a la sostenibilidad y Uruguay es el segundo país en América del Sur, después de Chile”, dijo a Búsqueda el portfolio manager del escritorio de bolsa Gletir, Santiago Jauregui.

    “La conciencia” ambiental se encuentra cada vez más presente entre los inversores internacionales, que se plantean “objetivos de transición hacia una matriz socialmente responsable”, destacó. Por eso, para Jauregui es “natural” que aparezca “demanda” por este tipo de bonos, algo que, además, en general sucede con las emisiones habituales de Uruguay, que tienen “sobredemanda”.

    En esa línea, un operador especuló que es probable que quienes inviertan en el nuevo bono sean fondos de inversión que deben colocar un porcentaje de su cartera en deuda sostenible, y la tasa determinará qué cantidad incorporarán en su portfolio.

    Esta probable emisión se da en un contexto de alza de las tasas de interés de Estados Unidos, por lo que el gobierno uruguayo debe “apurarse” a emitir antes de que sigan subiendo, opinó otra fuente. Las variaciones que puede tener el “cupón” según los indicadores “limita” los fondos que se puedan interesar en comprar este bono, estimó ese operador.

    Para la presentación ante los potenciales compradores, los asesores del gobierno se están apoyando en informes elaborados por el MEF sobre la marcha reciente de la economía, similar al usado para vender los bonos Samurai: “fuerte recuperación” de la actividad; una política monetaria orientada a reducir las expectativas de inflación, y “reformas estructurales, incluida la seguridad social, las empresas públicas, la educación y la integración comercial internacional”.

    Economía
    2022-10-19T21:17:00