Ellas no salen en la foto

Muros a intervenir: muestra sobre la subrepresentación de la mujer en cargos de decisión

6 minutos Comentar

Nº 2113 - 4 al 10 de Marzo de 2021

escribe Silvana Tanzi

Están en las paredes de pasillos, escaleras o salas de reuniones. Cuentan una parte de la historia de las instituciones públicas y privadas y de las organizaciones más representativas del país. Son fotos de rostros serios y de trajes formales. Rostros de hombres, aunque a veces aparece la otra parte de la historia. El lunes 8, en el Día Internacional de la Mujer, se inaugura Muros a intervenir una muestra periodística y fotográfica sobre la subrepresentación de la mujer en los cargos de liderazgo y decisión. Se exhibirá a partir de las 12.30 h en la Fotogalería Unión del Centro de Fotografía de Montevideo (CDF, Plaza de la Restauración, Asilo y Domingo Ereño) y permanecerá hasta el 7 de junio.

La exposición es el resultado de un año de trabajo conjunto de ONU Mujeres y Cepal. Constanza Narancio, del área de Comunicación de ONU Mujeres, explicó a Búsqueda que a partir de informes realizados sobre la falta de representación de la mujer en varios ámbitos, decidieron formar un equipo primero con fotógrafas y luego con periodistas. “La prioridad fue abarcar con las fotos lo que ya estaba investigado. Queríamos mostrar la falta de mujeres en esas paredes, pero también queríamos sacar esas fotos de adentro de los edificios o casas centrales. La unión con la Fotogalería de CDF a cielo abierto fue indispensable”.

Así comenzaron a trabajar en el proyecto las fotógrafas Magela Ferrero, Magdalena Gutiérrez y Nancy Urrutia. Después surgió la necesidad de ampliar la información con una investigación periodística, que finalmente estuvo a cargo de Anabella Aparicio, Lourdes Rodríguez y Walter Pernas. Tanto las fotografías como los textos que las acompañan, concisos, claros y con la información esencial, son más que elocuentes.

Hay que detenerse en el ámbito político. Por ejemplo, en el Palacio Estévez, actual museo de la Casa de Gobierno, que durante 100 años fue sede del Poder Ejecutivo. Allí, en ese recinto solemne, están las fotografías de todos los hombres que fueron presidentes del Uruguay. Hasta ahora, solo la vicepresidenta Beatriz Argimón ha ocupado el cargo más alto que tuvo una mujer electa en el Estado. Según los datos que aporta la investigación, los hombres ocupan el 80% en las direcciones de dependencias estatales. En cargos inferiores crece hasta en un 50% la presencia de mujeres.

En la Dirección Nacional de Bomberos, fundada en 1887, ninguna mujer estuvo nunca al mando, y así lo muestran las fotografías instaladas en el hall de la institución. Hace más de 50 años que ingresaron mujeres al Cuerpo de Bomberos, y hoy son 90 entre 1.781 funcionarios. Ellas cumplen, sobre todo, tareas administrativas.

En el siglo XIX era lógico que los cargos de dirección los ejercieran hombres. Así sucedió con el primer Directorio del Banco de la República Oriental del Uruguay (BROU) que se instaló en 1896. Lo que no es lógico es este dato: “Ninguna mujer fue nombrada en la presidencia del BROU en 124 años. Ninguna mujer integra el directorio, cuando las mujeres representan el 60% de los egresados de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración”.

¿Y en la Justicia? En 114 años de historia de la Suprema Corte de Justicia, solo cuatro magistradas accedieron democráticamente a los cargos superiores. “En 2017, por primera vez dos mujeres simultáneamente integraron el máximo órgano judicial. Fue la composición más equilibrada de la historia, en un universo en el que las mujeres ocupan el 64% de la plantilla”.

Otro ámbito para detenerse: el Rectorado de la Udelar. “Las mujeres son mayoría en la Universidad de la República (Udelar): funcionariado docente y no docente, estudiantes y personas egresadas. De 2000 a 2015, el registro de egresadas de grado alcanzó casi el 70% del total y de posgrado el 60%”. A pesar de estos datos, en la pared del Rectorado solo hay fotos de hombres. “Ninguna mujer accedió democráticamente al cargo en 48 rectorías”, dice el texto que acompaña las fotos de los hombres rectores.

En el siglo XIX se fundó la Sociedad Bolsa Montevideana en la Ciudad Vieja, después llamada Bolsa de Valores. En esos momentos, las mujeres no podían entrar al local. En los años 70 recién pudieron acceder a tareas de secretaría. Hasta el momento, ninguna mujer ha ejercido la presidencia. “Son 30 las empresas que participan del mercado de valores. La mitad tiene mujeres en sus directorios. Pero de las 139 personas que integran esos órganos de dirección solo 20 son mujeres, es decir, no llegan al 15%”.

En la sala del Directorio del Sindicato Médico del Uruguay, fundado en 1920, están las fotos de sus presidentes en el muro de los honores de su sede. En 1989 asumió la presidencia la primera mujer, la cardióloga Graciela Dighiero. La primera y la única, porque hasta hoy, cuando la organización sindical ya tiene 100 años, no hubo otra mujer al mando. Según datos de la Udelar, el 70% de quienes egresan de la Facultad de Medicina son mujeres.

En 1931 se fundó Ancap y recién en 2016 una mujer presidió la institución estatal: Marta Jara. Enmarcados en madera con forma octogonal, los rostros de los presidentes cubren la pared del corredor del 5º piso de la Avenida de Libertador (ver foto superior). “Ancap estima que las mujeres ocupan el 28% de la estructura funcionarial de la institución. En 2007 fue la primera empresa pública en firmar un convenio con Inmujeres para trabajar en un modelo de calidad con equidad de género y creó un comité a tales efectos, que promueve el acceso igualitario a formación técnica”.

Los muros de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU) tampoco son la excepción a la ausencia de mujeres, porque desde 1944 solo tres ejercieron la conducción. Como en otras áreas, la presencia de las mujeres ha ido aumentando en los medios de comunicación. Y además está este dato: “El 47% de las mujeres que trabajan en los medios tiene formación específica, en tanto solo el 15% de los hombres presenta un currículo similar”.

En el Banco Central del Uruguay (BCU) no hay fotografías, sino retratos pintados al óleo. Todos son hombres salvo el de una mujer, Elizabeth Oria, que fue secretaria general. El directorio está integrado solo por hombres designados políticamente. El 60% de la plantilla son mujeres.

“Uruguay ha recibido observaciones y recomendaciones por parte del Comité para la eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW/Naciones Unidas) respecto a la baja representación de las mujeres en el ámbito público y político y la escasez de medidas para garantizar la participación plena de las mujeres en la toma de decisiones”, dice el texto introductorio de la muestra. El 8 de marzo es un buen día para ir a la Plaza de la Restauración y comprobar qué significan esas palabras.

Vida Cultural
2021-03-03T22:32:00