• Cotizaciones
    martes 04 de junio de 2024

    Gabinete paritario: mayoría de los precandidatos asegura que buscará un equilibrio entre hombres y mujeres

    Con más frecuencia los partidos políticos y sus líderes se ven obligados a responder por la ausencia de mujeres, mientras la sociedad parece avanzar más rápido que sus representantes

    Pese a que Uruguay fue un país pionero en garantizar derechos políticos a las mujeres, con el paso de los años quedó rezagado respecto a los avances de otros países de la región y el mundo. Solo un cuarto de las legisladoras son mujeres y en el gabinete de gobierno hoy ocupan tres de 13 cargos. La escasa presencia de las mujeres en posiciones de liderazgo político se hace visible en cada ciclo electoral: no fue hasta 2019 que una mujer integró la fórmula presidencial de uno de los principales partidos políticos, y hasta ahora solo tres habían competido en elecciones internas. En la actual instancia electoral siguen siendo una minoría: hay tres mujeres entre 17 precandidatos.

    Aunque las disparidades persisten, con los años se vuelven más incómodas. Con más frecuencia los partidos políticos y sus líderes se ven obligados a responder por la ausencia de mujeres, mientras la sociedad parece avanzar más rápido que sus representantes: una encuesta de Equipos Consultores que difundió ONU Mujeres esta semana muestra que el 64% de los encuestados considera que debería haber más mujeres legisladoras y que dos de cada tres uruguayos está a favor de mecanismos que fomenten una mayor participación en el Parlamento.

    El presidente de la República, Luis Lacalle Pou, abordó el tema ayer miércoles e hizo un mea culpa al reconocer que el Partido Nacional “ha tenido una complejidad”, incluso mayor a otros partidos, en la llegada de las mujeres “a los primeros escalones de importancia”. Al ser consultado por Búsqueda en su ciclo de Desayunos sobre lo hecho por su gobierno por la equidad entre hombres y mujeres, el presidente destacó especialmente las figuras de la vicepresidenta Beatriz Argimón y la ministra de Economía, Azucena Arbeleche, y habló de la importancia de que dejen a las mujeres “jugar el partido”. También se refirió a los obstáculos que tienen para hacer carrera en la política: “Una vez dije, y me dijeron de todo, que era muy difícil para las mujeres dedicarse full time a la política, porque hay decisiones que se toman en la barra comiendo un asado, y por lo general esas reuniones son reuniones de hombres. En la política no se toman decisiones a las 8 o 9 de la mañana”, dijo, y concluyó: “Hasta que esos procesos no tengan otra forma…”. A juicio del presidente, es “obvio” que hoy la sociedad uruguaya está preparada para tener una presidenta mujer.

    Entre los precandidatos y las precandidatas que competirán en las internas de los partidos las miradas sobre el asunto de la desigualdad de género en la política son disímiles. Aunque en general coinciden en que es un tema a “mejorar”, el énfasis varía entre quienes lo ven como un problema urgente y quienes le restan importancia. También hay diferencias en cómo abordar el asunto y en la necesidad o no de tomar medidas que agilicen los cambios.

    Para conocer cómo se paran frente al tema, Búsqueda consultó a los 17 postulantes que actualmente aspiran a competir en la interna de sus partidos. Les preguntó sobre su posicionamiento y sus actividades en el Día Internacional de la Mujer —que se conmemora el viernes 8— y cómo evalúan medidas que fomentan la igualdad en la representación política, como la paridad en la fórmula presidencial y en la integración del gabinete de gobierno y las cuotas para garantizar una mayor participación femenina en el Parlamento.

    Los precandidatos por el Frente Amplio, Andrés Lima, y por el Partido Colorado, Gustavo Zubía, no respondieron a las preguntas. 

    Marcha del 8M: entre la participación, el apoyo y las críticas

    Una década atrás, el Día Internacional de la Mujer era una fecha indiferente para buena parte del sistema político, a excepción de militantes de larga data en asuntos de género como la vicepresidenta Argimón. La marcha de lo que hoy se conoce como el “8M” no tenía la convocatoria masiva que cobró desde 2017 y no se había convertido aún en un evento de peso político y social. Pero en 10 años los asuntos de género pasaron a ocupar un lugar más central en la agenda, al punto que hoy varios candidatos tiene previsto participar en actividades vinculadas a la igualdad de género o pronunciarse públicamente ese día.

    La frenteamplista Carolina Cosse dijo a Búsqueda que “por supuesto” participará en la marcha, como lo hace desde hace “varios años” y lo seguirá haciendo en el futuro. Su principal contrincante en la interna, Yamandú Orsi, dijo que “valora y apoya la trascendencia” de la fecha, “uno de los pronunciamientos populares más significativos del año”. Explicó que entiende que su rol no es sumarse a la marcha ese día ni pronunciarse, sino hacer “silencio, escuchar y reflexionar”. Mario Bergara resaltó la importancia del día para la “lucha por la igualdad” de las mujeres y dijo que todos los años apoya y hace pronunciamientos públicos. Señaló que si bien algunas veces ha ido en la marcha, “no hay consenso” sobre si es deseable que los varones participen o “acompañen sin robar protagonismo”. Este año estará en San José y se sumará a la actividad que las “compañeras recomienden”.

    El precandidato del Partido Nacional que hoy lidera la intención de voto en la interna, Álvaro Delgado, dijo que “nunca” participó de la marcha ni lo hará ahora “por ser candidato”. Aunque sí transmitirá en sus redes sociales, como todos los años, un mensaje con su “compromiso de trabajar por una sociedad más igualitaria y en la que las mujeres puedan ser lo que quieran ser”. Laura Raffo, quien le sigue en las encuestas, afirmó que el 8M su sector presentará una plataforma digital para dar voz y participación a las mujeres: MujerEs Sumar. Estará en el acto oficial en el que el gobierno rendirá cuentas sobre lo actuado en la materia y en la tarde viajará a la Patria Gaucha en Tacuarembó, donde se unirá a la actividad de mujeres rurales. Jorge Gandini no tendrá actividades vinculadas a la fecha: estará en la inauguración de la zafra del arroz en Tacuarembó. Carlos Iafigliola aseguró que ni él ni las compañeras de su agrupación participarán y, aunque dijo que es “bueno que las mujeres se movilicen”, opinó que hoy el evento se ha convertido en una marcha “radical y de odio”. Roxana Corbran realizará homenajes a mujeres en redes sociales y recorrerá el interior visitando a mujeres “maravillosas”.

    Entre los precandidatos colorados, Tabaré Viera y Robert Silva dijeron que estarán en el interior, pero que representantes del partido y de sus agrupaciones irán en la marcha. En una línea similar, Andrés Ojeda sostuvo que se trata de “un espacio protagonizado por las mujeres” y que serán las dirigentes y las militantes de su entorno quienes participarán. Gurméndez también dijo que participarán algunas integrantes de su sector. En otro tono, Guzmán Acosta y Lara dijo que la marcha se transformó “en un tema de política más que de género”, pero que cree en la “libertad” y que por eso las mujeres de su sector que lo deseen asistirán.

    Pablo Mieres, del Partido Independiente, dijo que no estará en la marcha, que a su juicio “se ha sesgado fuertemente desde el punto de vista político y ha hecho que mucha gente, mujeres y hombres, no se sientan incluidos en la convocatoria”. El precandidato y líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, dijo que su partido “emitirá un mensaje alusivo a la fecha que se conmemora”, aunque aclaró: “Ni yo ni nadie de primera línea del partido participará de los actos el próximo 8 de marzo”.

    Álvaro Delgado y Carolina Cosse durante una conferencia de prensa. Foto: Presidencia

    ¿Paridad en la fórmula presidencial y el gabinete?

    Más allá de la fecha, los precandidatos y las precandidatas expresaron su posición sobre medidas vinculadas a la igualdad en la representación política. Entre los tres precandidatos de izquierda que respondieron, todos coincidieron en que la fórmula presidencial debe ser paritaria, en línea con la decisión que adoptó el Frente Amplio.

    Entre los precandidatos blancos, el asunto no genera tanta unanimidad. Delgado se mostró afín —“es lo deseable”— y Raffo dijo que “sería importante”, mientras recordó que apuesta a ganar la interna, por lo que “por primera vez en la historia” la candidata a la presidencia “podría ser mujer”. Gandini, Iafigliola y Corbran no están de acuerdo en “hacer diferencias” por género al momento de definir la fórmula.

    Los colorados —que no tienen hasta ahora ninguna precandidata mujer— se dividen entre Gurméndez, Silva y Acosta y Lara, quienes no ven en el género un elemento a considerar, y Viera y Ojeda, que definieron la paridad como algo “deseable”, aunque sujeta a la definición de los sectores y al resultado de las urnas. También Mieres la definió como “deseable”. Manini Ríos dijo que la fórmula presidencial de Cabildo Abierto no tiene que ser “necesariamente” paritaria.

    En general los consultados se mostraron a favor de buscar la paridad en el próximo gabinete de gobierno. O al menos anunciaron que apostarán a la presencia de “muchas mujeres”. Si eso se concretara, sería una novedad para Uruguay, que se ha caracterizado por la escasa presencia de mujeres ministras: desde el retorno de la democracia en 1985, el número de mujeres en el gabinete ministerial ha oscilado entre cero y cinco (el máximo número se alcanzó por única vez en el segundo período de gobierno de Tabaré Vázquez, 2015-2019).

    Cosse dijo que formaría un gabinete paritario porque sería “un mensaje importante hacia la ciudadanía” y aportaría “distintas visiones y experiencias”. Orsi afirmó que trabajará en ese sentido, ya que las mujeres han sido protagonistas de su gestión en la Intendencia de Canelones. Delgado, menos enfático, dijo que hay que “tender a eso”, mientras Raffo aseguró que invitaría a su equipo “a los mejores” y que eso “implicará tener muchas ministras mujeres”. Gandini, por su parte, anunció que posiblemente presente una propuesta para asumir el “compromiso político” de integrar los gabinetes paritarios. La mayoría de los colorados también aseguraron que buscarían un equilibrio de género en un eventual gobierno (ver recuadro).

    Durante la limpieza en Cámara de Diputados del Palacio Legislativo de Montevideo. Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

    No habrá ministerio

    Si hubo un tema que generó unanimidad entre los 15 precandidatos fue la posibilidad de elevar a rango de ministerio al Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), que hoy depende del Ministerio de Desarrollo Social. Países como Argentina, Colombia, España, Chile, Costa Rica y Alemania han creado ministerios enfocados en el área (aunque el del primero fue eliminado recientemente por el presidente Javier Milei). Todos descartaron esa medida con argumentos que fueron en la misma línea: la solución no pasa por la institucionalidad, sino por la prioridad que se le dé al tema. Mieres sí propuso cambiar de rango a Inmujeres, que necesita “más autonomía y recursos”, y transformarlo en un servicio descentralizado, por fuera de las jerarquías ministeriales.

    Respecto a la existencia de cuotas para garantizar mayor representación femenina en el Parlamento la mayoría estuvo de acuerdo, aunque hubo menos adhesión a la idea de avanzar hacia la paridad. La normativa actual exige que al menos un tercio de los cargos electivos deben ser ocupados por mujeres al momento de la elaboración de las listas de candidatos de los partidos. Actualmente se encuentra a discusión en el Parlamento un proyecto de la senadora del Partido Nacional Gloria Rodríguez —con apoyo de legisladoras del Frente Amplio— que plantea exigir la paridad. Argimón anunció el martes que tomó la decisión de tratar la iniciativa en el plenario de la Cámara de Senadores, “salga o no salga” aprobada, según informó la diaria. Hoy no parece claro que tenga los votos suficientes para ser exitosa en ambas cámaras.

    Para Cosse, todas las medidas que apunten a promover la participación de las mujeres en política “son absolutamente necesarias”. Orsi dijo que la herramienta actual “viene funcionando”, aunque “lenta”, y que “son las mujeres las que deben incidir y determinar cuál es el camino” para avanzar. Bergara se mostró favorable a ir hacia una ley de paridad.

    Para Delgado, “antes de poner más cuotas hay que asegurarse de que funcionen bien” las que hay. Raffo dijo que está de acuerdo con medidas que aseguren una democracia más participativa, mientras “sean necesarias”. Viera es favorable a la “discriminación positiva” y está dispuesto a dialogar para ir a más. Silva aprueba un sistema de cuotas “como el uruguayo, que asegura un mínimo de representación”, aunque la paridad obligatoria “resultaría en un régimen demasiado rígido”. Algo similar opinó Acosta y Lara: el 30% “está perfecto”. Gurméndez dijo que respeta la normativa actual, mientras que Ojeda se manifestó de acuerdo con avanzar hacia una paridad, “en línea con la mejor tradición del Partido Colorado”. Mieres también respaldó este tipo de medidas: “Desde hace décadas he estado de acuerdo con implementar mecanismos que mejoren la representación femenina en el Parlamento”.

    Ni los blancos Gandini, Iafigliola y Corbran ni el cabildante Manini Ríos están de acuerdo con las cuotas. El general retirado fue elocuente: “¿Qué hacemos con los no binarios? ¿Con los afros? ¿Con los diabéticos? ¿Vamos a dar cuotas a todos? Eso limita la libertad del ciudadano de elegir a quien le plazca”.

    Información Nacional
    2024-03-07T01:44:00

    FUENTE: nota.texto7