• Cotizaciones
    martes 11 de junio de 2024

    Gabriel Fernández: “Si no avanzamos en un TLC con China, deberíamos ir por cuota libre de aranceles”

    “El problema es ir a competir al barrio de grandes productores como Nueva Zelanda o Australia, con un arancel desventajoso, no es fácil”, aseguró el presidente de Conaprole, Gabriel Fernández Secco, al referirse al mercado chino durante esta entrevista con Agro de Búsqueda. A propósito, aseguró que “lo que necesitamos es tener igualdad de condiciones para promover más crecimiento de la lechería del Uruguay”. Según el presidente de la cooperativa, “si se condiciona a Uruguay en la posibilidad de avanzar un tratado de libre comercio con China, deberíamos ir por una cuota libre de aranceles”, porque “es un mercado muy grande como para operar en condiciones tan desventajosas”. Sostuvo que la idea de la empresa es “seguir siendo un proveedor de productos de calidad, saludables, con alto valor nutritivo, y con una producción sustentable”. Sobre las reivindicaciones del sindicato de trabajadores, Fernández dijo que el gremio “se quedó 30 años en el tiempo” y que “se podrían conseguir cosas mucho mejores con una relación moderna”.

    ¿Cómo está posicionada Conaprole a nivel local e internacional?

    Conaprole como cooperativa privada nuclea a aproximadamente 1.700 productores, sus dueños. Ha sido el primer exportador de Uruguay en los últimos 15 años, con excepción del último, cuando ocupamos un segundo lugar. Es el primer proveedor en la gran mayoría de los comercios de alimentos del país, es una marca histórica, que los uruguayos consideran como propia y sienten orgullo y cariño hacia ella. Tiene excelentes productos y es una empresa que hoy tiene un lugar importante como exportador de lácteos en el mundo.

    Lo que ocurre con el mercado mundial de lácteos es que en la mayoría de los países produce lo que demanda su consumo interno. Por lo cual no son muchos los que importan un alto porcentaje de sus necesidades de consumo, en muchos casos, aunque produzcan a costos muy elevados, lo hacen internamente por seguridad alimentaria. Por otro lado, hay un grupo pequeño de países que exporta sus excedentes, dentro de los cuales están Estados Unidos y la Unión Europea, que exporta un porcentaje pequeño de su producción porque tienen mucha población y con mucho consumo per cápita, pero como tienen una producción muy grande ese saldo exportable es importante. Son competidores muy fuertes porque el consumo interno les permite exportar a precios competitivos.

    Existen otros productores entre ellos, Nueva Zelanda y Australia que exportan un porcetanje significativo de su producción. La situación de Nueva Zelanda es parecida a la de Uruguay, un poco más exagerada, porque exporta un 95% de lo que produce y produce varias veces lo que Uruguay, en un territorio similar al nuestro.

    Uruguay exporta aproximadamente el 75% de la leche y consume el resto, pero como ya tenemos un alto consumo de lácteos per cápita, el crecimiento va a ser hacia el mundo.

    Por eso es muy importante abrir las fronteras para nuestros lácteos. Hace aproximadamente diez años Conaprole industrializaba un 50% menos de leche que en la actualidad. Hoy pasan por nuestras plantas aproximadamente 1.500 millones de litros de leche al año, y hace 10 años no llegábamos a los 1.000 millones. La producción primaria ha crecido a una tasa del 2% o 3% por año, y esto es todo mérito de nuestros productores. Cuando hace 10 años industrializábamos 1.000 u 800 millones de litros de leche, nuestros clientes estaban dentro de América Latina, eran Brasil y Venezuela básicamente; pero hoy un porcentaje muy importante de esa leche va a otros países lejanos. Estoy hablando de Medio Oriente, el Sudeste Asiático, China, Norte de África, entre otros. Es decir, ahora vamos a competir al barrio de otros.

    ¿Cuántos mercados tiene Conaprole?

    Fueron 63 países distintos en el último ejercicio, con destinos en toda América, África, Medio Oriente, Sudeste Asiático, prácticamente en todos los rincones del mundo.

    ¿Cuál sería interesante abrir?

    Hay muchos mercados que nos darían excelentes posibilidades. Por poner dos ejemplos, dentro de los tantos: Corea del Sur y Japón, dos importadores significativos. El problema es que nuestros competidores, básicamente Nueva Zelanda, la Unión Europea y Estados Unidos, tienen acuerdos de libre comercio. Si no podemos avanzar en acuerdos arancelarios que nos igualen, se nos condiciona fuertemente en mercados importantes.

    A partir de enero de 2024 Nueva Zelanda ingresará al mercado chino con arancel 0% para todos sus productos. Se hace difícil competir en esas condiciones. Si no pudiéramos avanzar con un TLC, deberíamos intentar conseguir una cuota de leche en polvo libre de aranceles, era el status de Nueva Zelanda hasta ahora.

    Japón es un mercado muy exigente y de buenos precios, exigencias que podemos cumplir ampliamente. Estamos trabajando con Japón, estamos trabajando con todos. A pesar de ser un país chico, nos conocen y respetan como productores de calidad, debemos avanzar en el lobby comercial, pero también debemos mejorar las condiciones de competencia en términos de acuerdos comerciales. De cualquier manera, las ventas de Conaprole en esos territorios, donde hace siete años no se vendía, van creciendo y van a seguir creciendo. Pero nos gustaría que fuera a otro ritmo, porque si Conaprole tiene más oportunidades comerciales, la producción primaria de leche también crecerá, y esto permitirá mejorar la calidad de vida de nuestros productores.

    ¿Los distintos gobiernos han acompañado estas demandas de Conaprole?

    Si, en la medida que han podido. Estamos en contacto con todos los sectores del gobierno permanentemente, conocen perfectamente nuestra realidad y trabajamos juntos en muchas oportunidades. Hoy para nosotros el Mercosur como mercado es Brasil. En el resto del mundo no tenemos beneficios de acceso, salvo una cuota de queso con México y otra con Estados Unidos.

    ¿Se avanza muy poco en acuerdos comerciales?

    No puedo opinar sobre eso, no es mi tema, pero la realidad es que tenemos plantas habilitadas para exportar a 63 países y las podríamos tener habilitadas para cualquier otro país del mundo. Cumplimos con todas las normativas necesarias para poder acceder a cualquier mercado, y de hecho accedemos a mercados y clientes muy exigentes. Los clientes más importantes, las industrias lácteas más grandes del mundo le compran a Conaprole, confían en nuestra empresa.

    ¿Cómo se promociona Conaprole en los distintos mercados?

    Tenemos una producción primaria que cumple normativas medioambientales que muy pocos países en el mundo cumplen, desde la huella de carbono hasta el bienestar animal. Conaprole tiene su producción con Certificación Grass-Fed (animales alimentados en pasturas, a cielo abierto y libre de uso de hormonas productivas), entre otras condiciones. Uruguay produce leche de forma muy sustentable, de las más sustentables del mundo, dentro de los menores valores de huella de carbono por litro de leche o kilo de sólido lácteo. Y seguiremos mejorando en este aspecto, porque si aumenta la producción con la misma emisión, mejora la relación. De cualquier manera, es importante mencionar que la ciencia ha demostrado claramente, que no es la ganadería mundial la responsable de los gases de efecto invernadero.

    Si analizamos la producción de Uruguay y de Conaprole en particular, es sustentable comparada con el mundo desde todo punto de vista. Por el uso del agua, de la energía, el bienestar animal, la huella de carbono, el aprovechamiento del pasto.

    ¿El consumidor está dispuesto a pagar más por un producto con estas características?

    En general hay un público que está dispuesto a pagar más por estas certificaciones. Sin embargo, producimos en estas condiciones porque nos interesa ser los mejores, y entendemos que la calidad de Conaprole, sumada a las condiciones de bienestar animal y medioambientales, hacen que seamos un excelente proveedor de productos lácteos en cualquier parte del mundo, compitiendo con cualquiera. ¿Por qué nos compran? Nadie compra porque sí. No nos compran por ser el más barato, no es la idea ser un productor de productos baratos. La idea de Conaprole es ser un proveedor de productos de calidad, saludables, con buen valor nutritivo y sustentables. Y eso ofrecerlo al mundo entero.

    ¿Cuál será el producto con mayor valor agregado que ofrecerá Conaprole en el futuro?

    Las fórmulas nutricionales son productos que se hacen con leche en polvo como punto de partida, y ésta se mezcla con otros ingredientes. Puede ser para una formulación infantil; para la tercera edad, un producto con determinadas indicaciones para la salud; puede ser para un deportista; para un adolescente; para un niño; para una buena nutrición. Lo importante es que vayamos produciendo cada vez más productos de mayor valor agregado. Se trabaja también con sueros que a su vez son utilizados en la producción de diferentes alimentos.

    ¿A los lácteos uruguayos les falta la promoción y el marketing que tienen las carnes de Uruguay en el mundo?

    Creo que sí, tenemos mucho para hacer en la promoción de Uruguay como productor de lácteos con todas esas condiciones que hemos estado mencionando. Por defecto siempre pensamos en la carne como producto uruguayo de excelencia para la exportación. Uruguay exporta alrededor de US$ 1.000 millones en productos lácteos, una cifra interesante. Además, es un sector que genera mucha mano de obra, mucho movimiento, afincamiento en el campo, valor agregado, tenemos muchas posibilidades. Creo que hay mucho para hacer en ese aspecto.

    ¿Cómo es la competencia en el mercado interno y cómo afectan comercialmente los conflictos sindicales?

    Conaprole es líder en la mayoría de la gama de productos que comercializa. Tiene un abanico de productos de calidad, que es muy importante. Hay también otras marcas exitosas que compiten con Conaprole. Lamentablemente los últimos conflictos han dado la oportunidad de importación, sobre todo de Argentina, porque cuando queda el espacio alguien viene y lo llena. Muchas veces el sindicato no se da cuenta de que se está pegando un tiro en el pie, adoptando permanentemente medidas extremas, que saturan a la población, afectan a toda la cadena láctea, a ellos también.

    Conaprole no es la única industria que tiene conflictos. Por ser la más grande es la que tiene más visibilidad. Nuestro sindicato, a mi criterio, se quedó 30 años en el tiempo, en la manera de gestionar las diferencias. Pero bueno, es un tema del sindicato y lamentablemente es un problema del Uruguay. Tenemos, por ejemplo, un porcentaje de ausentismo que es muy alto, y para cualquier sindicato debería de ser un motivo de preocupación. Hay muchas cosas para hacer, seguramente también haya espacio para legislar.

    ¿Por qué se ha dado esta relación tan compleja con el sindicato?

    Es una situación que se viene arrastrando desde hace mucho tiempo. Conaprole es una empresa grande, que nuclea a mucho personal. Los productos lácteos son muy sensibles, tienen una vida útil corta. La leche hay que procesarla todos los días y eso le da un cierto poder al sindicato. El hecho de ser cooperativa tiene alguna particularidad, pero creo que por sobre todo el sindicato se ha quedado en el tiempo, lo hemos hablado. Debería ser muy diferente. La productividad y el bienestar de sus funcionarios muchas veces pasa desapercibido por mantener premisas absolutamente perimidas. No tengan dudas que para Conaprole es muy importante darles a sus funcionarios las mayores posibilidades para su crecimiento.

    ¿Esto puede frenar la incorporación de tecnología?

    No debería, porque si una empresa no incorpora tecnología queda fuera del mundo. Los trabajadores deben entender que una inversión en tecnología solo le asegura el trabajo a futuro. Si miramos solamente a la vuelta de la esquina podemos sentir peligro con las inversiones, por el contrario, si lo vemos como una oportunidad nos capacitamos y salimos al mundo a competir.

    ¿Están previstas más inversiones?

    Hay una cantidad de proyectos. Conaprole tiene que seguir invirtiendo para seguir mejorando su productividad, para pagarle un mejor precio a la leche que remiten sus productores, y que éstos logren mayor viabilidad.

    ¿Qué nuevos productos se lanzarán?

    Siempre hay nuevos productos en desarrollo. Hay un área de Investigación y Desarrollo trabajando en todas las posibilidades que rentabilicen mejor la leche, hay nuevos productos para el mercado interno y también hay nuevos productos o formas diferentes de presentarlos para los distintos mercados en el exterior.

    ¿Cómo es el vínculo de Conaprole con los productores?

    La mayoría de nuestros productores sienten orgullo de pertenecer a Conaprole, y la cooperativa tiene la obligación de trabajar siempre pensando en mejorar las condiciones de vida y de negocio del sector primario.

    Para esto, dentro de otras cosas, le da mucha importancia a la labor del Departamento de Relaciones Cooperativas, donde trabajan unas 30 personas, técnicos que trabajan con el productor en actividades de todo tipo. Por ejemplo: actividades de capacitación en todos los ámbitos productivos, recría de terneras, mejoras en la producción y aprovechamiento del pasto, reproducción, calidad de leche, y muchos más. Casi todas las semanas hay una actividad. Son instancias para mejorar la productividad, en las que Conaprole está trabajando permanentemente.

    También trabajamos en lo social. En el equipo participan, sociólogos, psicólogos, trabajamos en programas para la familia. Por ejemplo, en el recambio generacional, ayudando a empresas cuando los padres están pasándole el predio a sus hijos, para que esos proyectos familiares se mantengan de forma ordenada y que las dos partes tengan bien claro el rol que les compete y ver cómo solucionan la parte legal, económica y productiva.

    No podemos pensar en Conaprole si no lo concebimos como un sistema que, a través de una industria que debe ser eficiente, logre el mejor precio de leche, mediante productos saludables y sustentables. Es muy importante el bienestar y el futuro del tambero, que pueda producir de una forma digna y rentable.

    Agro
    2023-05-09T11:13:00