Investigan posible omisión de asistencia en el Hospital del Cerro a un paciente baleado que murió después en el Clínicas

escriben Federico Castillo y Leonel García 

A las 3.00 del jueves 30 de noviembre, Pablo, de 24 años, moría en la sala 2 del block quirúrgico central del Hospital de Clínicas. Durante 20 minutos los médicos trataron de reanimarlo, sin éxito. Tenía un agujero de bala en el abdomen, abajo, a la derecha, de 30 milímetros de diámetro, donde había sufrido una evisceración. Tenía otros dos balazos, uno en el pecho y uno más en el abdomen. También había sido apuñalado. Había perdido casi la mitad de la sangre.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA y GALERÍA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita por semana.