• Cotizaciones
    lunes 15 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Israel está en “una lucha” por su supervivencia y sabe que el apoyo de Uruguay “continúa”

    “Nos preocupan” sectores del Frente Amplio que no reconocen a Hamás como un “grupo terrorista”, dice la embajadora israelí

    Los ataques terroristas perpetrados por Hamás el 7 de octubre tuvieron el efecto de un sismo en la sociedad israelí. Hay “un entendimiento” en ese país de que están en “una lucha” por su supervivencia y que la opción militar es el único camino. “Ya no hay izquierda y derecha”, dice la embajadora Michal Hershkovitz.

    La diplomática, que llegó a Uruguay en julio, valora el apoyo a Israel que ha dado el gobierno de Luis Lacalle Pou desde el mismo día de los ataques. En cuanto al Frente Amplio, cuestiona el primer comunicado, pero valora que en el siguiente demostró “comprensión” al describir a Hamás como una “organización terrorista”. Aun así, hay sectores de la coalición de izquierda que tienen una postura que la preocupan.

    Hershkovitz sostiene que su país apostó por el desarrollo económico de la Franja de Gaza, gobernada por Hamás, pero que la estrategia fue equivocada y están pagando el costo de no comprender con quién estaban lidiando. Consultada acerca de si Israel podría haber hecho algo diferente para que no se esté en esta situación, volvió a insistir sobre el mismo punto: no “haber comprendido” antes “qué es Hamás”.

    —A poco más de dos semanas de los ataques terroristas de Hamás, ¿qué balance hace de las reacciones en Uruguay a esos episodios?

    —En la mañana del 7 de octubre experimentó algo que no había experimentado antes, un ataque brutal de un grupo terrorista en nuestra tierra. Ahora sabemos que miles entraron a Israel con el objetivo claro de matar, herir, secuestrar, incendiar, robar, destruir todo lo que pudieran. En Uruguay esto fue entendido extremadamente rápido. Nos despertamos aquí horas después de que comenzó todo en Israel, inmediatamente contacté a las autoridades y la reacción del presidente fue muy rápida y clara de apoyo a Israel en este momento tan difícil.

    —La reacción, como dijo, fue “rápida y clara”, especialmente de parte del gobierno uruguayo. ¿Cree que sigue así?

    —Estoy en contacto con el canciller y con la oficina del presidente, y de acuerdo con esos contactos veo que el apoyo a Israel continúa. Lo escuché directamente del canciller, hay un entendimiento claro de que Israel debe… que no solo tiene el derecho, sino que tiene la obligación de defenderse y defender a su gente. Sí, ese apoyo continúa.

    —La reacción no es igual en todo el espectro político y social. El Comité Central Israelita cuestionó un comunicado emitido por el Frente Amplio, por ejemplo. ¿Comparte esa crítica?

    —En el comunicado de la colectividad judía no estaba mencionado solo el Frente Amplio.

    —Es cierto, también estaba el Partido Comunista y el PIT-CNT.

    —Sí. El Frente Amplio empezó con una declaración mucho peor, pero después pasaron a una declaración que, en mi opinión, tenía algo muy importante, que era llamar a Hamás una organización terrorista, algo que no estaba en la anterior y es a la que se refería la colectividad judía. Es claro que hay voces que cambiaron desde entonces y otras que no, es una pena. Entiendo que muchas cosas son políticas, pero cuando ves esta brutalidad y este tipo de ataques, con niños a los que les cortaron la cabeza, cuerpos destrozados... Cuando miras este tipo de brutalidad, hablar en esos comunicados de una razón de por qué pasó, un contexto de cómo deberíamos mirar las cosas… ¡Esto es una cuestión de valores! No debería haber en nuestra vida, en nuestros valores, ningún tipo de razonamiento que busque explicar una masacre así. No puede ser que en esta sociedad alguien diga que puede haber algún tipo de racionalidad detrás de estos ataques.

    —El ataque de Hamás parece ser un “game changer”. ¿Cuán segura se siente la comunidad judía en Uruguay hoy?

    —Es un game changer porque ahora está claro y a la vista de todos lo que es este eje del mal. Porque empieza por Irán, que apoya a Hezbollah, que lanza misiles a Israel desde el norte, y que apoya a Hamás, que hizo estas atrocidades y lanza misiles contra Israel. Apuntan contra todo el territorio, no les importa si caen sobre civiles. En los terroristas que apresamos o en sus cuerpos vimos instrucciones de matar a cuantos les fuera posible, encontramos promesas de recompensas si secuestraban gente: obtendrían un apartamento y dinero. Este eje del mal sigue operando después del 7 de octubre, ha habido hasta ahora muchas reuniones entre líderes de Irán y de Hamás y Hezbollah. Los hutíes, apoyados por Irán, también han lanzado misiles desde Yemen a Israel. Después del 7 hemos visto llamados a lastimar y matar israelíes en todos lados. Como respuesta a su pregunta, el miedo a ser perseguidos lo sienten los miembros de la comunidad judía en todo el mundo. Por años hemos dicho que cuando un país llama a tu destrucción, lo tenemos que tomar en serio. Cuando vemos que la gente llama a cazar a los israelíes donde estén, también lo tomamos en serio.

    Marcha a favor de la causa palestina en el centro de Montevideo. Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

    —¿Le sorprendió la marcha a favor de la causa palestina, convocada por organizaciones sociales y apoyada por sindicatos, que se produjo el viernes en Uruguay?

    —Me sentí desilusionada al ver esta manifestación. Vuelvo a toda esa política que hay detrás, a eso de tomar partido; para Israel la ecuación es clara: no hay izquierda y derecha. Somos nosotros contra una organización terrorista llamada Hamás. No estamos peleando con los palestinos. Vemos que los civiles están sufriendo, pero están sufriendo por Hamás. No les permiten salvar sus vidas, no los dejan evacuar e ir al sur, los usan como escudos humanos. Siempre los trataron así. Creo realmente que es una cuestión de valores y dónde te ubicas ante eso.

    —¿El tamaño de la manifestación fue más grande y los discursos más duros de lo que pensaba? ¿O estaba preparada?

    —Creo que mucha gente, muchos extremistas están ahí. Creo que mostró el extremismo en Uruguay. Como una persona que cree en la democracia y en la libertad de expresión, además de la manifestación, yo hubiese esperado una condena a las cosas que se dijeron ahí. Lo que tratan de hacer en estas demostraciones es decir que se trata de Israel contra los palestinos, y eso es ponerlo en un plano político que no es real. Israel no está peleando contra los palestinos, Israel está peleando contra una organización terrorista. Hay un intento de ocultar esa realidad con eslóganes que no tienen sustento. En estas manifestaciones no importa la verdad, es solo propaganda.

    —¿Le preocupa a su gobierno que el Frente Amplio, uno de los partidos políticos más importantes de Uruguay, haya tenido una reacción inicial de no hablar de Hamás como grupo terrorista y luego dar ese “contexto” que usted critica?

    —El último comunicado del Frente Amplio es una condena clara a Hamás y creo que usaron las palabras que queríamos ver. Entonces creo que hay comprensión. Me reuní con varios líderes y miembros del partido que condenaron a Hamás de inmediato, así que no lo veo del modo en el que lo describe. El Frente Amplio es un partido que es una combinación de varios sectores y sí, hay facciones en este partido que nos preocupan. Si hay una facción que no reconoce qué es Hamás, que no se anima a llamar a Hamás por su nombre y decir que es un grupo terrorista, esto es un problema. Esto es un problema de valores. Porque, realmente, va más allá de cualquier cuestión política imaginable.

    —El periodista del New York Times Ezra Klein dijo en el último episodio de su podcast que la reacción de Israel a los ataques, con bombardeos y una posible invasión, podía terminar por favorecer a Hamás y a los sectores más radicales. ¿Qué opina de ese tipo de análisis?

    —En Israel hay un entendimiento claro de que esto es una lucha por nuestra vida. Subestimamos a Hamás. Pensamos, hasta el 6 de octubre, que el camino hacia la paz y a un futuro mejor, con seguridad y estabilidad, iba de la mano con la provisión de mejoras sociales y económicas de la gente en Gaza. Tuvimos muchos muchos planes operando, 20.000 gazatíes iban a Israel a trabajar todos los días, muchos iban a recibir atención médica que no podían recibir en Gaza. El 50% de la electricidad allí provenía de Israel, y el agua también. Y teníamos conversaciones para desarrollar proyectos de largo plazo para proveer gas en la Franja de Gaza. Realmente pensamos que era una manera de avanzar hacia un futuro mejor. Todo esto colapsó, por supuesto. Entendimos que nuestra concepción era totalmente equivocada. Ahora entendemos que esta es una organización terrorista muy fuerte, que tiene similitudes con ISIS, que está instalada en nuestra frontera. Comprendimos que tenemos que luchar contra Hamás, no hay otro camino. Los objetivos de nuestra misión es destruir las capacidades militares de Hamás, para que nunca más pueda cometer estas atrocidades. Esta es nuestra meta. A diferencia de Hamás, Israel cumple el derecho internacional. Atacamos solo objetivos militares y hacemos todo lo posible por minimizar el daño a civiles del otro lado. Esto, obviamente, es lo opuesto a lo que hace Hamás, que atacó con misiles para masacrar a todos.

    —Los bombardeos israelíes también están matando civiles y destruyendo infraestructura civil. ¿No producirá eso una reacción peor?

    —Usted dice infraestructura civil. Y yo pregunto: ¿díganme qué es infraestructura civil? De acuerdo con el derecho internacional y las reglas de combate, un objetivo militar es definido de un modo en que, aun si está en un edificio que puede ser considerado civil, si tiene dentro actividad militar o terrorista, puede ser considerado un objetivo militar. Así los definimos objetivos. Y todos nuestros ataques han sido a objetivos militares. Si una mezquita está siendo usada por Hamás como base, como ha pasado, se vuelve un objetivo militar. Si ve un edificio residencial, pero detrás hay misiles escondidos, es un objetivo militar. Y si Hamás tiene un centro de comando y control que está justo frente a un jardín de infantes, es un objetivo militar y están usando ese jardín como un escudo humano, porque quieren que Israel lo golpee en un bombardeo y después publicar fotos sobre el tema. Mire lo que pasó con el hospital en Gaza, que nosotros no bombardeamos. Después de cinco minutos de la explosión, ellos declararon que había sido un misil israelí y todos los medios lo recogieron, por supuesto, porque vende diarios y es lo que los medios quieren. Pero resultó que, después de que investigamos y presentamos las pruebas, quedó probado que no fue un misil israelí, sino de la Jihad Islámica Palestina; que no cayó en el hospital sino en un parking al lado y que no murieron 500, sino decenas, lo cual no deja de ser una tragedia. Lo central es que no estaba relacionado con Israel, pero los medios internacionales apoyaron a una organización terrorista.

    —¿Todos los medios?

    —Los medios que publicaron esta información sin haberla chequeado, como debían haberlo hecho, cuando se está realizando una acusación tan dura contra un país. Sí, deberían haberlo chequeado. Y es cierto que el New York Times y otros medios se disculparon por esa mala cobertura de la noticia, pero el daño a Israel estaba hecho. Por eso digo que apoyaron a una organización terrorista.

    Soldados israelíes. Foto AFP

    —Usted dice que la estrategia anterior de Israel, de apostar al desarrollo económico, falló y que ahora la estrategia es eliminar a Hamás. ¿Cuándo termina? ¿Qué pasaría después?

    —Primero que nada, será un proceso, no es algo que terminará en unas semanas. Todo el que entiende qué es una organización terrorista y comprende cómo está construido Gaza, con una ciudad completa compuesta de túneles bajo tierra, sabe que esto no terminará en días o semanas. Israel ahora tiene que luchar. Tiene que luchar con Hamás para destruir sus capacidades militares y una vez que el objetivo sea alcanzado, como ISIS fue eliminado, recién ahí podemos comenzar a conversar sobre la siguiente fase. Por ahora no estamos ahí, para decirle la verdad.

    —Para eliminar a ISIS, la coalición liderada por Estados Unidos llevó adelante una operación militar en el territorio. Parece que Israel está planificando algo similar, ¿es ese el siguiente paso?

    —Estamos preparándonos.

    —Eso va a hacer las cosas más complicadas. ¿Israel está pronta para ese tipo de intervención?

    —Israel está preparada. Es importante subrayar que hay un entendimiento en Israel de que no hay otro modo. Ya no hay izquierda y derecha, todos estamos unidos contra la amenaza de Hamás. Hay números récord de personas que se anotaron como reservistas, todos están yendo. Estamos listos para entrar en un combate para eliminar esta amenaza.

    —¿Cree que el apoyo internacional que Israel recibió inmediatamente después del ataque de Hamás continuará a lo largo de todo el proceso? Porque si procede con la invasión militar en Gaza, eso puede complicar la situación a escala internacional.

    —Si comprendemos que esta es una organización terrorista, que quiere imponer la sharia sobre todos y que el terrorismo no se detiene en un solo país, entonces, es interés de todos y no solo de Israel detenerlo. Por eso no estamos solos, tenemos mucho apoyo de otros países que comparten nuestros valores.

    —Usted dijo que no hay lugar para el contexto en este tema y más allá de eso que planteó de que apostaron por el “desarrollo” de los palestinos en Gaza. Aun así, ¿hay algo que Israel haya hecho mal para que se esté en este punto? ¿Debería haber actuado diferente?

    —Deberíamos haber comprendido qué es Hamás. Es claro que esta concepción que teníamos, que Hamás podía ser un liderazgo legítimo en la región, fue equivocado. No habíamos comprendido del todo que era una organización terrorista.

    Información Nacional
    2023-10-26T00:58:00