Las locuras del emperador: “Napoleón”, de Ridley Scott

escribe Pablo Staricco 

Con un protagonista excéntrico y una recreación truculenta, Napoleón cierra un año en el que el cine de Hollywood encontró, en figuras representativas de ideas mayores que sus representantes, vehículos narrativos ideales para que cineastas establecidos logren, con rienda suelta en su control y en sus presupuestos, fenómenos de taquilla inesperados. Al remordimiento nuclear de Oppenheimer y al descubrimiento feminista de Barbie se le suma, ahora, la megalomanía en una nueva biografía sobre Napoleón Bonaparte y con Joaquin Phoenix al servicio del renombrado director Ridley Scott.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA y GALERÍA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita por semana.