• Cotizaciones
    martes 04 de junio de 2024

    MTOP detecta “picardías” de compañías de transporte, que retrasan los horarios para atraer más pasajeros

    El director de Transporte asegura que el sistema “permite y estimula” ciertos incumplimientos y propone que los “corredores” se liciten para una única empresa

    La reducción de la movilidad por la pandemia de Covid-19 provocó que las autoridades del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) y de los gobiernos departamentales conocieran cuál es el “núcleo duro” de los pasajeros del los ómnibus suburbanos e interdepartamentales. Cuando las restricciones sanitarias se fueron flexibilizando, los usuarios fueron retomando sus rutinas habituales, pero nunca se alcanzaron los niveles previos a la pandemia. Las cifras actuales de la movilidad muestran que el sistema está ante una “nueva realidad” y que se necesitan cambios estructurales.

    El director de Transporte del MTOP, Pablo Labandera, dijo que en esa cartera están trabajando en “dos sentidos” para mejorar la operativa diaria del transporte suburbano e interdepartamental: uno para aumentar el cumplimiento de los servicios de parte de las empresas y otro para rever la paramétrica de los costos que tienen las distintas firmas –y por tanto, los pasajes.

    En un panel en el evento Claves para la Modernización del Transporte Público, organizado por el Centro de Investigaciones Económicas (Cinve) el 5 de diciembre, Labandera contó que en el ministerio evalúan ideas para reducir la cantidad de quejas de los pasajeros. Sostuvo que el incumplimiento en los horarios de parte de las empresas responde a una “competencia desleal” que existe entre las compañías.

    “Están orejeando la salida de los ómnibus para ver si le pueden sacar dos pasajeros más a la otra empresa. Cuando decidimos salir a multar periódicamente, se llenan de multas”, aseguró en el evento de Cinve. Labandera sostuvo que las autoridades deben hacer una “autocrítica” porque el propio sistema “permite y estimula” que se den esos incumplimientos.

    Consultado por Búsqueda esta semana, Labandera comentó que si salieran en hora, no habría ningún problema. Las quejas surgen cuando “empiezan las picardías entre las compañías, que se atrasan o adelantan para arrastrar pasajes”, detalló. En estas situaciones es cuando se produce una “competencia no leal” en lo comercial.

    El director de Transporte opinó que para solucionar ese inconveniente tienen dos alternativas. Una de ellas es que haya más inspectores en la calle, una opción que no le parece la “más adecuada” porque, entre otros motivos, el ministerio no tiene el personal suficiente para hacerlo.

    Labandera dijo que actualmente las multas se aplican de forma permanente, pero que los controles son aleatorios a partir de denuncias que llegan al MTOP.

    La otra alternativa, que sí evalúan en la cartera, es que una sola empresa se encargue de un único corredor, lo que provocaría que la “distorsión operativa” no se genere. Esta solución implicaría que los corredores deban licitarse para asignarlos a una única compañía.

    Una medida adicional que el MTOP evalúa tomar es la de establecer la figura de “operador de confianza”, lo que implica exigirles a las empresas que cumplan con determinados requisitos comerciales, de infraestructura y también de “corte ético”.

    Esta figura se aplica en “otras ramas”, como las del comercio exterior, y podría extenderse a este ámbito. En caso de ir por ese camino, sostuvo Labandera, se podrían condicionar los beneficios o los subsidios que se otorgan a las empresas a que tengan un “cumplimiento intachable”.

    Cambios paramétricos

    Más allá de esta “competencia desleal”, una de las principales metas de la Dirección de Transporte es “repensar” el traslado de pasajeros de media y larga distancia. Para hacerlo, el ministerio contrató una asesoría técnica del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El responsable de la consultoría fue el economista experto en movilidad y transporte Gonzalo Márquez, exdirector de Tránsito de la Intendencia de Montevideo y actual responsable de un grupo formado en Cinve.

    Labandera dijo en el evento de principios de diciembre que el MTOP trabaja en la “reformulación” de la paramétrica de los costos, que se compone de varios indicadores que informan cuánto cuesta sacar un ómnibus a la calle. En el modelo vigente, el costo laboral incide en más del 60%. Otros indicadores son los gastos en repuestos, combustible, administración y seguros. La paramétrica tiene previsto también un margen de utilidad de las empresas (el 10,4%).

    La versión final de este informe mostrará un “producto determinado”, que será un insumo “muy relevante” para que el Poder Ejecutivo analice cómo trabajar de ahora en adelante en el subsistema de transporte. “Eso nos dará la pauta de si existe un gap o no en esa paramétrica que estaba absolutamente desactualizada y que tenía números mágicos, porque nadie sabía de dónde habían salido y desde cuándo. Ahora la vamos a hacer absolutamente transparente”, explicó.

    Días atrás hubo una reunión de autoridades del MTOP y Economía con empresarios del transporte suburbano para analizar los resultados de la consultoría. En el último ajuste del boleto ya hubo un “mínimo” aumento en el precio para comenzar a adecuarlo a la nueva paramétrica, informó el ministro de Transporte, José Luis Falero, en una rueda de prensa el martes 26.

    “Tenemos que tener la certeza de que la paramétrica, que tiene más de 20 años, sea la adecuada al momento que vivimos. Además, muchos ómnibus se están pasando a eléctricos y también hay que compensarlo”, señaló Falero.

    Las empresas están de acuerdo con algunos de los puntos incluidos en la consultoría. Cuando el sector privado y el Poder Ejecutivo alcancen un “acuerdo definitivo” se comenzará con una “readecuación” en el precio, de forma de dar la “certeza de que el transporte está cobrando lo que debe cobrar”, señaló el ministro.

    En una comparecencia ante el Parlamento, Falero informó que el estudio del BID indicaba “una diferencia de recaudación de entre US$ 2 millones y US$ 3 millones” por semestre en favor de las empresas, consignó El Observador. Sin embargo, desde la Cámara de Empresas del Sistema de Transporte Metropolitano creen que la asistencia estatal para evitar el desbalance debe ser “superior”.

    “Arjonesco”

    Durante los primeros dos años y medio de gobierno, la gestión estuvo enfocada en que el sistema del transporte se sostenga, explicó Labandera. La baja de la movilidad por la pandemia de Covid-19 provocó una reducción considerable de la cantidad de pasajeros y dejó un cambio estructural en el diseño: el nivel de usuarios actual está en el 84% en comparación a la prepandemia.

    La movilidad atraviesa una “tendencia decreciente” y debe ser solucionada, aseguró Labandera. “Esto va a sonar muy arjonesco, pero hay que volver a enamorar al usuario. El principal competidor que tiene el transporte público es el automóvil”, comentó en el evento. Este “cambio cultural” tiene origen en el teletrabajo y el “costo” del sistema, a lo que se le debe buscar una “solución”.

    “Hubo un costo de aprendizaje muy alto, sin dudas, que lo pagamos todos. Pero también hubo algo que rescato muchísimo, que es la simbiosis entre el sector público y el privado. Todo el mundo estuvo a la altura de las circunstancias”, destacó.

    Al cierre de su exposición, Labandera opinó que es necesaria la “institucionalización” del sistema, en la que haya una “clara voluntad política” que permita “articular y planificar” los servicios de transporte y la infraestructura que necesitan. El director del MTOP consideró que una agencia metropolitana podría ser un buen modelo. “No creo que el problema sea la forma, sino lograr la adecuada planificación conjunta en ese ámbito. Y al final del camino, se necesita voluntad política”, aseguró.

    Economía
    2023-12-27T22:21:00