• Cotizaciones
    miércoles 05 de junio de 2024

    Mercedes Aramendía: fallos y destituciones “mostraron que lo que denuncié era real”

    La presidenta de la Ursec destaca los hitos de una gestión en la que se mantendrá hasta 2026; “desde que asumí me critican por mi pasado en Telefónica”

    La portabilidad numérica, que permite conservar el número de celular al cambiar de compañía, el registro No Llame, para no recibir promociones comerciales no deseadas, el combate a la piratería online, el fin del monopolio de Antel en el mundo de la Internet fija y el despliegue de la tecnología 5G están entre los hitos más significativos de la gestión de la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones (Ursec) durante este período de gobierno según el balance de su presidenta, Mercedes Aramendía.

    La abogada, de 37 años, que el 9 de abril de 2020 se convirtió en la primera mujer en ocupar ese cargo, hace énfasis en “el trabajo colaborativo” que permitió dar esos pasos. Nada de eso fue un paseo por el bosque. Desde el inicio de su gestión afrontó cuestionamientos y suspicacias por su pasado como jefa de Regulación y Relaciones Institucionales de Telefónica (Movistar) del Uruguay, que se agudizaron por la renovación del usufructo en la banda de 850 MHz.

    La denuncia que ella interpuso en junio de 2020 luego de que un exfuncionario de la anterior administración destruyera documentación en junio de 2020, caso que gira en torno al exdirector de la Ursec Nicolás Cendoya, imputado por abuso de funciones, y que hasta ahora se tradujo en dos condenas judiciales (entre ellas, una al expresidente Gabriel Lombide, antecesor de Aramendía) y cuatro destituciones, también le valió señalamientos de la oposición, en particular del Movimiento de Participación Popular (MPP). La subasta del 5G, el 9 de mayo, fue el final de un hamacado proceso en el que la empresa Dedicado impugnó el proceso.

    De perfil bajo y habitualmente esquiva a la hora de hablar con los medios, Aramendía accedió ahora a una entrevista sobre su gestión. La jerarca, que es también senadora suplente (la tercera de Carlos Enciso, cuarto en la planchada al Senado de la Lista 404 del Partido Nacional en las últimas elecciones), evitó hablar de su proyección electoral amparada en la “omisión constitucional” que limita a las autoridades de los servicios descentralizados. “Hasta 2026 estoy acá”, afirma.

    Lo que sigue es un resumen de la entrevista que mantuvo con Búsqueda.

    —Terminando el 2023, ¿qué es lo que más destacaría de su gestión hasta ahora?

    —Hemos hecho muchas cosas. Lo primero fue cambiar la naturaleza del regulador, había acuerdos en que tenía que ser más fuerte e independiente. Luego de la LUC (Ley de Urgente Consideración) pasó de ser una unidad ejecutora del gobierno a un servicio descentralizado. Eso fue en 2020, y enseguida pasamos a la portabilidad numérica.

    —Cuya vigencia comenzó el 12 de enero de 2022.

    —Más allá de los beneficios para la sociedad, lo que destaco es cómo trabajamos en un comité técnico que integró la Dinatel (Dirección Nacional de Telecomunicaciones), la Agesic (Agencia de Gobierno Electrónico), los operadores y la Ursec. Pese a que había temas que generaban fricciones, como deudas, contratos o plazos, se logró llegar a acuerdos y aprobar el reglamento. Yo destaco la capacidad de diálogo, de trabajar mancomunadamente y de llegar a acuerdos. Ese día prendimos la llave y en general ha funcionado muy bien. El impacto directo lo sentimos todos: los contratos bajaron 15%, el precio del gigabyte descendió un 80% y se triplicó el rendimiento.

    —Pero las portaciones efectivas fueron muy pocas en el universo de servicios.

    —Hubo un pico en mayo (de 2022), luego del referéndum (de la LUC, de marzo de ese año), y después se estabilizó, hay entre 5.000 y 5.700 según el mes. A la fecha hay un poco más de 110.000 portados. A escala internacional el interés oscila entre el 1% y el 5% del total y acá la foto actual está en 2,5%. Yo estoy conforme, no se esperaba una migración masiva. Sí iba a ser una herramienta para dinamizar el mercado, que iba a hacer que los operadores estuvieran más atentos a las necesidades de los usuarios. Eso lo percibimos todos. También como ejemplo de un éxito de trabajar de forma colaborativa pongo al registro No Llame. Escuchamos a los call centers y a las empresas. Y si bien todos los procesos son mejorables, a medida que los aceitamos vamos achicando los cuellos de botella.

    —¿Cuántas personas hay registradas? ¿Y cuántas quejas por seguir recibiendo promociones?

    —Más de 270.000 personas están registradas. Y las quejas van bajando, hay 2.500 denuncias desde su inicio (abril de 2022). Ha ido bajando mensualmente, en el primero hubo 400 y en el pasado, 70. Eso es una consecuencia de trabajar de forma colaborativa, no registramos recursos contra el decreto ni su implementación.

    —Eso fue en 2022. En 2023 comenzaron a hacerse los bloqueos de las retransmisiones ilegales de señales. Falta reglamentar el bloqueo en tiempo real de las transmisiones online deportivas. Se temía que esto no respetara los debidos procesos judiciales.

    —Eso era un problema para la televisión para abonados. Fue una innovación en Latinoamérica. Lo que hicimos fue implementar el artículo 712 de la Ley de Presupuesto. Fue discutido por el riesgo de bloquear e inhabilitar más de lo necesario, lo que contraponía la ley de derechos de propiedad contra la de expresión. Pero luego de 19 bloqueos no hemos tenido denuncias ni quejas. En las transmisiones deportivas se diseñó un procedimiento para tratar de responder de la mejor forma en tiempo real: los titulares (de los derechos de transmisión) tienen que registrarse y pedir una medida cautelar. La Ursec lo analiza y comunica a las ISP (proveedoras de Internet) que tal día a tal hora hay un potencial riesgo. Ese día, si detecta una transmisión pirata, el titular puede denunciar a las ISP para que la bloquee. Esto está en la agenda para que empiece a funcionar en el corto plazo. Siguiendo con los cableoperadores, quiero destacar la apertura de la cancha para ofrecer Internet por medios alámbricos. A las cinco empresas que lo obtuvieron el año pasado por decreto desde enero se sumaron muchas solicitudes de autorizaciones. Por acá pasaron más de 30, aunque la última palabra la tiene el Poder Ejecutivo.

    —¿Cómo ve el desarrollo del despliegue del 5G? Fue la gran novela de este año. Lo cierto es que Antel ya está en todas las capitales departamentales, Movistar arrancó en la zona metropolitana y Claro todavía no comenzó.

    —Algunos de los bloques subastados ya están siendo utilizados y otros están dentro de los plazos. Entiendo que las empresas harán su mayor esfuerzo, atendiendo su estrategia comercial. Eso ya no depende de la Ursec.

    —Fue un proceso difícil, con acusaciones y anuncios de impugnación, particularmente de Dedicado.

    —En las subastas de espectro hay muchos intereses contrapuestos. No fue nada fuera de lo común. La impugnación sigue su trámite.

    —Ahí se le señaló su vínculo laboral anterior con Movistar. No era la primera vez que eso pasaba.

    —Desde que yo asumí, sin que yo hubiera tomado ninguna medida, siempre me criticaron por eso. Se quiso imponer la suspicacia de que yo iba a favorecer a alguien cuando yo creo que para estar en este lugar lo mejor era nombrar a alguien que conociera este mercado. Yo fui jefa de Regulación y Relaciones Institucionales de Telefónica, de donde me fui voluntariamente dos años antes de ser designada en la Ursec.

    —Esto recrudeció cuando se habló de un precio por la renovación de Movistar de la banda de 850 MHz, ¿eso en qué quedó ahora?

    —La Ursec, que no fija precios sino que los sugiere, tenía que analizar un posible valor para la renovación. La Ursec sugirió tomar como base la banda de 900 MHz, que los técnicos de acá consideran que tienen mucho en común, que Antel adquirió por 7,5 millones de dólares en 2013. El Ministerio (de Industria, MIEM) aún no resolvió.

    —No fue la única vez que hubo ataques centrados en usted. Cuando hizo la denuncia por la rotura de documentación en la Ursec, que afectó a Lombide y a Cendoya, desde la oposición se dijo que había montado “un gran circo”.

    —Yo recién había asumido, me bajé del avión el 8 de abril (cursaba una maestría en Nueva York), asumí el 9 y el 1º de junio una persona ya ajena al organismo entró en la secretaría general, en el segundo piso, y estuvo tres horas, también destruyendo documentación. Me llamó un funcionario para decirme lo que estaba pasando. Le pregunté a esa persona, porque por el artículo 177 del Código Penal siendo funcionaria pública tenía que presentar una denuncia, si estaba dispuesto a declarar. Eso fue lo que hice. Y lo que pasó, los fallos y las destituciones, demuestra que lo que denuncié era algo real, que no hice otra cosa que cumplir mi obligación. Lo otro corre por cuenta de cada uno. Es parte de lo que toca cuando uno hace cosas.

    —Fue la primera mujer presidenta de la Ursec y la más joven, ¿piensa que eso tuvo algo que ver?

    —Creo que ya tendría que estar más normalizada la presencia de las mujeres en estos lugares. Es cierto que somos pocas las que estamos en cargos de confianza o técnicos. También son pocas en tecnología, sea en empleos, liderazgo o academia. También tendría que ser normal que una mujer pueda seguir adelante con su vida y no retrasar sus planes personales (N. del R.: sus dos hijas, de dos años y medio y siete meses de edad, respectivamente, nacieron estando ella al frente de la Ursec).

    —Más allá de la oposición, en el MIEM y la Dinatel tuvo que convivir con hombres con mucha trayectoria técnica y política, ¿cómo fue el relacionamiento?

    —Siempre tuve buen vínculo con todos. Con cualquier persona vas a tener diferencias, pero lo sano es llegar a acuerdos o no. Pero siempre hubo mucho respeto y no tengo más nada para decir.

    —¿No le molestó que el MIEM sacara de su órbita lo de Dedicado para resolverlo ellos?

    —Entiendo que el Poder Ejecutivo tenía la potestad para hacerlo. No soy quién para cuestionarlo.

    —Ahora el foco está en otros lados, pero a principios de este año se informaba que el ambiente aquí era difícil, discrepancias en el directorio, disconformidades…

    —Siempre se dijo mucha cosa… La semana pasada elevaron al directorio un informe de la Comisión Permanente de Prevención y Actuación en materia de Género, Acoso y Discriminación del organismo que me dejó supercontenta: el 85% de los funcionarios conocen los objetivos y la estrategia del organismo, el 46% está conforme con el trabajo, el 52% está conforme con la remuneración, un 61% dice que está identificado con los valores y la cultura, el 70% entiende que no hay discriminación de ningún tipo y el 66% dice que hay un buen ambiente laboral. Esto fue medido hace unos dos meses. Sin dudas hay cosas a mejorar, pero es muy bueno tener los datos.

    —Antes de la subasta de 5G había renunciado Héctor Budé, asesor general del directorio, que era fundamental en los pliegos. Se habló de diferencia en su confección, ¿qué pasó con él? ¿Sigue acá?

    —Sí, claro. Él es funcionario de carrera, tiene un cargo técnico, es experto en espectros radioeléctricos, jefe del Departamento de Espectros y gerente adjunto de Tecnología, lo aprecio mucho y tenemos muy buen vínculo. Pero parte del trabajo es tener diferencias.

    —¿Qué espera de la nueva ley de medios, si es que se aprueba?

    —Yo entiendo que a la Ursec le corresponde aplicarla. Ya en 2020 el Poder Ejecutivo mandó al Parlamento un proyecto nuevo, entendiendo que eran necesarios los cambios en la ley vigente, objeto de varias acciones de inconstitucionalidad y compleja de aplicar. Esta ley busca subsanar eso y la entiendo como algo bueno.

    —¿Seguirá en su cargo? ¿Dónde se imagina en el año electoral?

    —Como soy parte de un servicio descentralizado tengo una omisión constitucional para hablar del tema. Yo no voy a renunciar, voy a seguir trabajando. Hasta 2026 estoy acá. Es todo lo que puedo decir.

    Información Nacional
    2023-12-20T19:43:00

    FUENTE: nota.texto7