• Cotizaciones
    miércoles 05 de junio de 2024

    Organización de pasivos (Onajpu) prepara una alternativa a la última reforma

    La propuesta es por el camino de una ley, en lugar de una reforma constitucional como propone el PIT-CNT, y sin “confiscación” de fondos jubilatorios individuales administrados por las AFAP

    La organización de pasivos Onajpu (Organización Nacional de Asociaciones de Jubilados y Pensionistas del Uruguay) cree que el sistema previsional de Uruguay debe ser “sin lucro” y, por tanto, sin las AFAP. Sin embargo, su estrategia es distinta a la de otras asociaciones sociales afines, que impulsan un plebiscito que establezca en la Constitución la edad de retiro desde los 60 años, que elimine el ahorro individual e iguale la jubilación mínima al salario mínimo nacional. El camino establecido por la Onajpu es más gradual y se basa en la máxima de que una “ley se modifica con otra”.

    Ahora, esta organización se encuentra concentrada en la discusión de las propuestas de una nueva reforma previsional que tendrá prontas en setiembre, informó a Búsqueda Ariel Ferrari, dirigente de la Onajpu y director por los pasivos del Banco de Previsión Social (BPS). Para esta etapa la organización está recolectando algunos datos sobre los primeros efectos de la ley de 2023 que crea un sistema jubilatorio común (Ley 20.130) para tener mayores argumentos al defender los planteos.

    Según Ferrari, un informe de la Asesoría General en Seguridad Social del BPS le confirmó a la Onajpu que “hay una demostración práctica” de que la disminución del déficit que buscó el gobierno con la reforma no se logra con la postergación de la edad de jubilación hasta un mínimo de 65 años. En marzo, la media de las nuevas jubilaciones (“altas”) fue 63,4 años, un 1,1% mayor que en el mismo mes del año anterior (era 62,7 años). “La reforma se empieza a aplicar a partir del recorte de algunos beneficios, como una tasa de reemplazo menor y la creación de un suplemento solidario que no ajusta como dice la Constitución”, sostuvo el representante de los pasivos.

    El suplemento solidario es el monto que se adiciona a las pasividades más bajas como forma de complementar los ingresos. Fue creado en la última reforma jubilatoria y se financia con recursos fiscales. El cuestionamiento de Ferrari apunta a que las dos veces que el Poder Ejecutivo decretó el monto del suplemento —en agosto de 2023, cuando se comenzó a aplicar la reforma, y en enero pasado— lo hizo ajustando por inflación y no por el Índice Medio de Salarios. Se eligió el “índice más bajo”, cuestionó. Si esta política se mantiene, la incidencia del suplemento solidario será cada vez menor en la jubilación, lo que implica otra “pérdida de derechos” para los pasivos, alertó el director.

    Ferrari indicó, por otro lado, que en marzo hubo un aumento en la cantidad de personas que se retiraron. Las “altas” jubilatorias fueron 438, un 20% más que en el mismo mes de 2023, y crecieron 16,4% si la comparación se hace con febrero de 2024. Una suba de este tipo es “habitual” cuando hay reformas por temor a “perjuicios”, afirmó.

    En marzo fueron 105 las personas que se jubilaron por la ley 20.130. Si bien esta norma entraría a regir de forma gradual, algunos pasivos constituyeron causa por invalidez (101) o por haber apelado al “régimen flexible” (4). A estos pasivos se les estimó el monto de la pasividad según el nuevo sistema. Son personas que “se discapacitaron” después del 1° de agosto de 2023; si lo hubieran hecho antes del 31 de julio el cálculo de la pasividad sería distinto y la tasa de reemplazo hubiera sido superior. “Si tenía causal común y no se quiso jubilar pero tuvo un accidente de tránsito, se jubila por la Ley 20.130. Con la ley anterior se hubiera jubilado con el 65% del reemplazo; con la actual, con el 45%”, ejemplificó Ferrari.

    La devolución de las AFAP

    La Onajpu y el PIT-CNT coinciden en que el “lucro” debe estar fuera de la seguridad social, aunque discrepan en el camino para llegar a la eliminación de las AFAP. Ferrari explicó que el fideicomiso de “cincuentones”, creado para quienes estaban registrados en el sistema mixto y querían desafiliarse, es una muestra de que es “posible revertir” el régimen individual “sin ninguna consecuencia temeraria”.

    “Hay una experiencia que no genera impacto de conmoción ni confiscación, que fueron leyes que han permitido salir del sistema mixto”, dijo. Son cerca de US$ 350 millones los que pasaron del Fondo de Ahorro Previsional a las cuentas del BPS y todavía se pueden alcanzar otros 35.000 afiliados del régimen de capitalización individual, comentó Ferrari.

    La papeleta del PIT-CNT que recolectó unas 430.000 firmas propone que los ahorros previsionales que hoy manejan las AFAP —pertenecientes a más de 1,6 millones de trabajadores con cuentas individuales— pasen a un fideicomiso en la órbita del BPS. Quienes se expresan en contra del plebiscito argumentan que la eliminación de las AFAP provocará juicios contra el Estado porque habría una “confiscación” de esos fondos.

    Para Ferrari, este retiro de los ahorros en manos de las AFAP “no se puede hacer de una” y la “reforma estructural” debe ser realizada “progresivamente”. El modelo que impulsa la Onajpu se basa en tres pilares: uno “no contributivo”, un “pilar solidario hasta determinado nivel de ingresos” y un “sistema complementario de capitalización colectiva” para los salarios más altos, que prevé inversiones —similares a las de las AFAP, pero administradas de otra manera— para asegurar una mejor jubilación al momento del retiro.

    Los cuidados

    Otro foco que la Onajpu se encamina a incluir en sus propuestas es un fortalecimiento del Sistema de Cuidados. Ferrari advirtió que la cantidad de asistentes personales que está pagando el BPS ha disminuido en este período de gobierno. En marzo de 2020 eran 6.121 los funcionarios, una cifra que comenzó a bajar hasta que en noviembre del 2021 llegó a un mínimo de 4.092, informó, citando datos del organismo. En enero de este año fueron 4.517 los sueldos de asistentes pagados por el banco.

    Estos números muestran, según el director, una incoherencia con el argumento del gobierno de que la reforma era necesaria porque la población vive más. “Nosotros preguntábamos cuál es la calidad de vida, cuáles son las políticas frente a la vejez. Cada vez, habiendo gente más longeva que necesita cuidados, pagamos menos beneficios”, cuestionó Ferrari.

    Economía
    2024-05-15T19:17:00