• Cotizaciones
    jueves 13 de junio de 2024

    Presidente de ANII responde a investigadores: se ejecutarán los $ 742 millones de incremento

    Flavio Caiafa asegura que el 2023 fue un “año récord” para la entidad

    Flavio Caiafa asumió la presidencia de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) en abril de 2020, en medio de una situación económica y financiera comprometida, aún más por la pandemia del Covid-19, y mientras el sistema científico ganaba en Uruguay un rol protagónico empujado por la emergencia sanitaria. Tres años después se dio una recuperación en la inversión en el área, producto de un –según sus palabras– “histórico” incremento presupuestal que votó el Parlamento, sumado al aporte de varias organizaciones del sistema de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i), lo que permitió un refuerzo presupuestal de ANII en la Rendición de Cuentas aprobada en 2022.

    La agencia suele poner a disposición fondos, becas de posgrados nacionales e internacionales y programas de incentivo a la cultura innovadora a través de llamados abiertos para toda la comunidad académica uruguaya.

    Según Investiga Uy (la Asociación de Investigadoras e Investigadores del Uruguay), los $ 742 millones de incremento asignados por el Parlamento para la ANII a partir de 2023 no se reflejaron en el Plan Operativo Anual (POA) de la agencia este año. Sostienen que quedaron sin ejecutarse $ 212 millones, principalmente destinados a investigación y becas de formación, de acuerdo a un documento fechado el 12 de diciembre y difundido días atrás por la diaria.

    “Estamos en un año récord para ANII, porque el aumento presupuestal que hubo es histórico”, destaca Caiafa. Este ingeniero civil egresado de la Universidad de la República, con máster en Marketing y Estrategia por la Universidad de Londres, Inglaterra, asegura que “se ejecutará todo el presupuesto” asignado por ley.

    Lo que sigue es un resumen de la entrevista con Búsqueda.

    –¿Qué balance hace del 2023 para la ANII?

    –Fue un año marcado por aumentos en el presupuesto, lo que implicó un fuerte incremento en la cantidad y los montos destinados a becas de formación y proyectos de investigación, entre otros objetivos. Hemos impulsado cinco pilares de gestión. Uno es mejorar los datos con información en tiempo real. Otro es potenciar el relacionamiento con el ecosistema innovador. El tercero es la articulación de la academia con el sector productivo, que implica facilitar la transferencia tecnológica. El cuarto es un programa de innovación de servicios públicos. Y el Uruguay Innovation Hub, como nueva gran iniciativa en materia de innovación en green tech, bio tech y deep tech, con instrumentos de otra escala y que buscan posicionar al país en el mundo.

    –Al asumir dijo a Búsqueda que la ANII tenía un “déficit crónico”, que necesitaba encontrar fuentes de financiamiento en el sector privado. ¿Qué se hizo en esa área?

    –El Uruguay Innovation Hub (UIH) recoge gran parte de eso. Grosso modo, el UIH es un programa que busca invertir US$ 30 millones en total y la idea es convertir ese dinero en una cifra del orden de los 90 o 120 millones de dólares, a partir de la inversión inicial del gobierno y la privada que se quiere atraer. Es la iniciativa más grande, que ya se empezó a ejecutar sobre el final de este año. La otra gran iniciativa es la innovación en servicios públicos. Tenemos un potencial en la compra pública innovadora, que será otra fuente de ingresos que no aumentará los costos del Estado y sí su eficiencia y productividad.

    –Habla de “mejorar los datos con información en tiempo real”. ¿Qué quiere decir?

    –Empezamos a gestionar la agencia con muy poca información a mano y en estos años estamos construyendo un sistema de gestión cada vez más robusto que nos permite acceder a información en el tiempo más real posible. Esto permite saber lo que pasa y planificar a varios años con base en indicadores clave sobre los proyectos aprobados. Lo que estamos implementando es un sistema de inteligencia de negocio.

    –¿Esto tiene que ver con el aumento presupuestal y los reclamos de varios sectores para que todas las partidas se ejecuten en el año en que se asignan?

    –Sí. Pero eso no es viable.

    –¿Cuál es el crédito presupuestal de la ANII?

    –En números redondos, el crédito presupuestal de la ANII hasta el 2022 era de $ 953 millones por año. Esos son los fondos que le da el gobierno a la agencia para su actividad. Pero esos no son todos los ingresos de la agencia. También los hay de otras fuentes, como los fondos sectoriales, en los que además de ANII participan otros socios. Este año el total es de $ 1.695 millones ($ 953 millones más $ 742 millones por partida presupuestal). Esto da más de un 77% de aumento en 2023.

    –¿Y cómo se distribuye?

    –Ya cuando la Rendición de Cuentas se convirtió en ley empezamos a aprobar proyectos grandes. Al final del 2022 se aprobaron 90 proyectos: 56 del Clemente Estable, que es para investigación fundamental, y 34 del María Viñas, para investigación aplicada. Además, se aumentó el monto que se paga a cada proyecto: de $ 1 millón a $ 1,2 millones. Eso es en los años pares, “modalidad 2”, son proyectos para jóvenes investigadores que suelen tener equipos de trabajo más chicos. En los años impares, “modalidad 1”, son proyectos para investigadores consolidados con equipos más grandes y otros montos. En 2023, año impar, se aprobaron los fondos de 97 proyectos entre el Clemente Estable (53) y el María Viñas (44). Y los montos también aumentaron: de $ 1,3 millones a $ 1,9 millones por proyecto.

    –En la comunidad académica ha llamado la atención la baja cantidad de proyectos aprobados sobre los postulados. ¿Qué responde a eso?

    –Eso es bastante contrafáctico. El año que hubo más proyectos aprobados en el fondo Clemente Estable y María Viñas fue el 2017: 62 proyectos. Este año aprobamos 97, un aumento de 55%. Ha ido creciendo y además aumentaron los montos de los proyectos en los últimos dos años.

    –Desde la comunidad científica insisten en que si bien aumentó la cantidad de proyectos que tuvieron financiación, la gran mayoría de los considerados de excelencia o calidad relevante no contaron con ella.

    –Lo que dicen es atendible, hay muchos proyectos excelentes que no son aprobados. La cuestión es que en 2017 se postularon 200 proyectos y se aprobaron 62, un 31%. Este año se postularon 264 y se aprobaron 96, un 36%. O sea que la tasa de proyectos aprobados sobre postulados subió y está en la media internacional. Si uno quiere ver las cosas con el peor filtro posible, cualquier noticia es potencialmente negativa. La realidad es que estamos en un año récord, porque el aumento presupuestal que hubo en 2023 es histórico. Salvo cuando se generó la agencia, la ANII nunca había obtenido un presupuesto tan alto, medido en la moneda y en los términos que se quieran, como en 2023. Ese es un hecho fáctico.

    –Según Investiga Uy, la ANII no ejecutó $ 212 millones de la partida presupuestal destinada a investigación. ¿Esto es así?

    –No. La preocupación de Investiga Uy es razonable en el sentido que ellos velan porque haya cada vez más fondos para la investigación y la innovación, lo que también es nuestro objetivo como agencia, como gobierno en general y como política de Estado. Lo que recoge Investiga Uy es una discusión que tuvimos también con el Consejo Nacional de Innovación, Ciencia y Tecnología (Conicyt), órgano de contralor y asesor, que tenía esta misma duda y entonces explicamos que si bien tenemos más ingresos este año, no podíamos salir a aprobar todos los proyectos a lo loco. Y conceptualmente no es correcto comparar el plan de ejecución de fondos con el aumento de los ingresos previstos por ley de Rendición de Cuentas. Lo que está haciendo ANII es planificar que en las convocatorias anuales se puedan ir aprobando cada vez más proyectos, aumentando los montos anuales de instrumentos como las becas de posgrado, el Portal Timbó o el Sistema Nacional de Investigadores.

    –¿Dice que no era posible aprobar y ejecutar todo por razones de tiempo material?

    –Exacto. Pero si uno imaginara que pudiéramos hacerlo, que hubiera disponibles suficientes proyectos como para aprobarlos en 2022 y que en 2023 se ejecuten, es decir, se gasten esos $ 742 millones… ¿qué pasa? Los proyectos de ANII, en promedio, son de tres años. Si aprobamos proyectos para que se ejecutaran todos los aumentos presupuestales de 2023, no podríamos aprobar un proyecto más, porque en 2024 se seguirán ejecutando estos proyectos y se consumirían los $ 742 millones. Entonces lo que hicimos fue aumentar la cantidad de proyectos ya en 2022, seguimos este año y vamos a seguir aumentando en 2024. Eso nos permitirá cumplir con todas las obligaciones y que cada año se aprueben más proyectos. Es lo lógico. Todo el dinero que recibimos lo vamos a ejecutar. Eso es importante decirlo. Porque ahí también se mezcla que en las organizaciones públicas si no se ejecuta el presupuesto anual se pierde ese dinero que no se ejecutó al 31 de diciembre. A la ANII, como a todas las agencias públicas de derecho privado, no le pasa eso. Entonces lo que nos sobra para un año lo vamos a gastar el año que viene. No se pierde. Todo el incremento presupuestal será ejecutado. La explicación está documentada. Pero además el Ministerio de Economía hace un seguimiento mensual de los fondos. Está supercontrolado. No hay forma de decir: “Nos vamos a guardar esta plata”.

    –En cuanto a formación, los posgrados nacionales es otra de las variables importantes para el ecosistema de investigación, porque es donde se forman los investigadores. ¿Cómo ha evolucionado la cantidad de becas en ese nivel?

    –En 2023 se aprobaron 210 becas nacionales a las se postulan los estudiantes, más otras 87 para posgrados asociados a proyectos de investigación. Total: 297 becas de posgrado, lo cual también es un récord histórico.

    –Al asumir se planteó superar la “falta de coordinación” entre los organismos que integran el sistema científico. ¿Qué tal le ha ido en eso?

    –A pesar de estos chisporroteos, realmente hay un diálogo muy fluido y un programa de alianzas en el que hablamos con todos nuestros grandes beneficiarios. Y hay un proyecto de reorganización del ecosistema liderado por el Ministerio de Educación. Eso está en proceso y ha generado muchos insumos que usamos para el Uruguay Innovation Hub.

    Información Nacional
    2023-12-27T23:32:00