Proyecto de eutanasia es “muy peligroso” y el presidente debe aplicar concepto “ético” de libertad responsable si es aprobada, dice Goñi

entrevista de Federico Castillo 

Afuera del Edificio Anexo del Palacio Legislativo ocurre una manifestación de estudiantes y docentes que reclaman ruidosamente por más presupuesto para la Universidad. El diputado blanco Rodrigo Goñi escucha los gritos desde su despacho. Dice que las tres transformaciones que plantea el gobierno —educativa, laboral y jubilatoria — no tienen marcha atrás. Y que cuando se concreten van a ser un “cambio cultural”. “Se dieron cuenta de que no va a haber marcha atrás”, reflexiona, y asegura que por eso se dan algunas de estas manifestaciones. El legislador, férreo detractor del proyecto de ley de eutanasia que está en discusión en el Parlamento, ata los temas y se pregunta cuál es la urgencia, en este contexto de transformaciones e incluso de pospandemia, de debatir sobre una normativa que es “muy peligrosa” y para la que Uruguay “no está preparado”. El deseo de Goñi es que, si se aprueba, haya un veto presidencial. Pero no se lo pide directamente al mandatario: “Confío en que lo va a estudiar, lo va a analizar y va a tomar la mejor decisión para el país”.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.