Un tesoro de cine para compartir

escribe Pablo Staricco 

El nuevo mobiliario alojado en el Castillo del Parque Rodó se asemeja a una avalancha blanca. Apilados, ordenados y clasificados, los miles de DVD no revelan su naturaleza hasta que se los remueve de su refugio y sus tapas anuncian su hogar original con tres palabras que despertarán la cinefilia, y los recuerdos, de varias generaciones de montevideanos: video, imagen, club.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.