• Cotizaciones
    martes 04 de junio de 2024

    Uruguay y el suicidio: “La última foto”, una campaña para crear conciencia

    Es una muestra itinerante con once fotos que recorrerá Montevideo y el Interior; en 2023 hubo 724 muertes por esa causa en Uruguay, que tiene una de las tasas más altas del mundo

    Melissa mira a la cámara como se mira a los 19 años, desafiante, con ganas de comerse al mundo. Los ojos oscuros, el pelo castaño claro y el look urbano refuerzan esa imagen. Es una foto tomada en la casa de su tío, en el Prado. Fue su última foto, meses después se suicidaba. Era 2022.

    Glenda Ghan se emociona al ver la gigantografía de su hija, en un cubo de casi dos metros de lado en Plaza Independencia. Ella está abrazada a una amiga, este martes 7 de abril casi al mediodía. La imagen de Melissa es parte de la campaña La Última Foto, que se presentó en sociedad en la mañana más gris que se pueda imaginar. “No me costó nada unirme”, le dice a Búsqueda.

    Y agrega: “Lo que pasó con mi hija me movilizó para concientizar para que no pase más, quitar del medio los tabúes y la estigmatización que una vive también. Donar la foto de mi hija fue eso. Demostrar que se puede hablar”.

    La palabra “Hablemos”, se repite en los cubos, cinco en total. Esta campaña comenzó a pensarse hace un año y medio, inspirada en The Last Photo, en el verano londinense de 2022. En la muestra se ven caras radiantes, once en total, momentos felices inmortalizados en una imagen. Están Joaquín (23) y su kimono, Anahí (23) llena de colores, Javier (42) en la playa, Paula (19) y una sonrisa que le ocupa toda la cara. Hay más. No se ve tristeza ni dolor, son de esas fotos que llenan las cuentas de Instagram. Son también sus últimas imágenes. Pocos días o semanas después sus protagonistas decidieron quitarse la vida. Aunque son once historias de vida, son muchas más las familias –casi ochenta– las que apoyaron esta iniciativa. En algunos casos, como dijo Yaraví Roig, fundadora de la ONG Resistiré, dedicada a la prevención y contención del suicidio, había un tema de “derechos” que impedía donar fotos. En otros casos simplemente era mucho el dolor de los sobrevivientes. Una página web, laultimafoto.uy, permite ahondar en el tema y en las historias detrás de esas caras.

    El suicidio no tiene cara, así se puede resumir. Quienes trabajan en torno al tema insisten en la importancia de estar atento a las señales de depresión, de acercarse y preguntar; pero también saben que un suicida no siempre se parece a un suicida. Que es muy relativo eso de “las señales”, que perfectamente no pueden existir “las señales”, que a cualquiera le puede pasar, que cualquier familia lo puede sufrir, luego incluso de cualquier momento feliz eternizado en una foto. “Puede ser difícil, a veces imposible, darse cuenta de que alguien tiene pensamientos suicidas”, se indica en uno de los cubos.

    Uruguay, además, tiene una de las tasas de suicido más altas en el mundo. En 2012 se quitaron la vida 606 personas; una década después, en 2022, fueron 823. En 2023 fueron 724.

    El viernes 10 la muestra itinerante se mudará al Parque Rodó, donde estará hasta el lunes 13, dice a Búsqueda el sociólogo Pablo Hein, integrante del Grupo Interdisciplinario de Prevención del Suicidio de la Universidad de la República. La Udelar es una de las instituciones y organizaciones que han impulsado esta iniciativa, junto con el Centro de Fotografía de Montevideo (CDF), AEBU, ANDA y Resistiré. El martes 14 se trasladará al Palacio Legislativo hasta el 17. El 26 partirá al Interior, al litoral del país. Luego seguirá su recorrido.

    La campaña de impacto busca terminar con los estigmas y promover que se hable de este tema. “Hay que ponerlo en palabras, hay que preguntarle a quien está mal si está pensando en suicidarse”, dijo Roig durante su breve discurso ante unas 50 personas. En ese momento comenzó a llover.

    Información Nacional
    2024-05-07T16:39:00

    FUENTE: nota.texto7