• Cotizaciones
    sábado 13 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    El acuerdo comercial con el Mercosur se sigue alejando tras los resultados electorales en Europa

    El avance de la “extrema derecha” en el viejo continente no genera las condiciones para que el tratado prospere, analizó el académico Ignacio Bartesaghi

    “No están dadas las condiciones para un acuerdo Mercosur-Unión Europea”, dado que “la extrema derecha gana cada vez más importancia” en el viejo continente, independientemente de los resultados del domingo pasado en Francia, analizó el director del Instituto de Negocios Internacionales de la Universidad Católica del Uruguay (UCU), Ignacio Bartesaghi. El cambio de integración del Parlamento Europeo, virado hacia la “extrema derecha”, consigna nuevos paradigmas que contradicen la agenda de la Unión Europea (UE), que tendrán repercusiones en el comercio exterior, según analizó al ser consultado por Agro de Búsqueda.

    El Pacto Verde

    La vara inalcanzable que fogonea al viraje político es el Pacto Verde. “Los agricultores europeos están muy desgastados con el nivel de estándares que se les exige” en un corto período de tiempo desde su aprobación (para la menor generación de externalidades en manos del sector agropecuario), indicó Bartesaghi.

    La candidata de extrema derecha francesa Marine Le Pen ha incorporado este descontento. Aunque es cierto que el presidente francés, Emmanuel Macron, también “ha postergado y mostrado diferencias” en avanzar con el acuerdo UE-Mercosur. La diferencia radica en que “el partido de Le Pen está totalmente en contra de las negociaciones” y “le agrega una visión mucho más contraria que el partido de Macron en lo que tiene que ver con los ambiciosos compromisos asumidos en el marco del Pacto Verde”.

    Más allá de los sorpresivos resultados electorales del domingo pasado en Francia, donde al contrario de lo adelantado por las encuestas la extrema derecha quedó relegada a un tercer lugar, dicha fuerza política “sigue ganando terreno en ese país, fenómeno que también ocurre en otras potencias europeas como la propia Alemania”, advirtió el analista.

    El mencionado pacto implica acciones para que el sector reduzca sus niveles de contaminación, lo que impacta en “la competitividad por cumplir estándares que el resto no cumple”, algo que el consultor considera “un reclamo legítimo”.

    El doctor en Relaciones Internacionales señaló que, si bien esto “se utiliza políticamente para no avanzar en la apertura y en la competencia, es cierto que que los agricultores se enfrentan a una situación de desventaja”. En particular, el descontento se centra en los commodities producidos en Ucrania, que ingresan con menores aranceles “por el contexto de guerra”, y se sostiene que no cumplen los estándares. El mismo reclamo se hace con respecto al Mercosur.

    Estancamiento

    “Estamos en diferentes niveles para poder combatir el cambio climático”, indicó el académico en referencia a las diferencias entre el Mercosur y la UE, aunque puntualizó que esto “no va en detrimento” de que el bloque austral “comprende la importancia” del asunto. Bartesaghi diagnostica que “necesitamos más cooperación” para poder “destrabar” el proceso y lograr el acuerdo. A su vez, consideró que “se van a necesitar cinco o 10 años” para cumplir con los estándares.

    La crisis política en Francia, los resultados de las elecciones en el Parlamento Europeo y una extrema derecha que gana terreno en Europa, ha llevado a que “muchos países estén en contra de esta apertura” de la UE, lo que genera un claro estancamiento de las negociaciones. A pesar de cierta “retórica” de apertura a mano de los países ibéricos y el trabajo de Brasil, el consultor ratificó su escepticismo sobre la firma del acuerdo.

    Otros asuntos de la agenda europea que encuentran cada vez más cuestionamientos por el aumento de la extrema derecha en Francia, Italia, Alemania y Hungría, entre otros, son “los temas migratorios” y “el apoyo de la UE a Ucrania”, que serán priorizados en la discusión respecto a “un acuerdo con el Mercosur”. Consideró que “es claro que los estados ya no pueden superar ese nivel de enfrentamiento” con algunos actores.

    En este contexto, la UE ha tenido que ceder, debido a las manifestaciones de los agricultores, como las ocurridas en España, Alemania y Francia. Esas presiones determinaron que el bloque tuviera “que bajar el ritmo de implementación de alguna de las normas del Pacto Verde”. Esto implica que estén disminuyendo algunas restricciones respecto al uso de ciertos agroquímicos, por ejemplo.

    Eventualmente, esto implicaría que “unos bajen un nivel y otros suban” respecto a los estándares ambientales, indicó. “En el caso del Mercosur, que subamos un poquito”, dijo. Detalló que esto implica diversos desafíos a los que el bloque debe dedicarle esfuerzo, por lo que consideró “fundamental que se dejen de agregar nuevos problemas”, refiriéndose a la situación interna del Mercosur.

    Ingreso de Bolivia al Mercosur

    Por otra parte, Bartesaghi se refirió a la incorporación de Bolivia al Mercosur, hecho que consideró “una mala noticia”. Explicó que el país andino posee preferencias en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), y analizó que su ingreso al Mercosur fue “una estrategia más de Brasil” para “ampliar la influencia” del bloque hacia América del Sur, donde “no sé qué terminamos de ganar”. En tal sentido, opinó que esa estrategia “cobra particular relevancia ahora, que el presidente Lula da Silva no cuenta con la Unasur, proyecto que fracasó”.

    Bartesaghi consideró que el presidente brasileño “estará muy contento con la decisión de la plena incorporación de Bolivia”, que aprobó el Congreso Boliviano y fue promulgada por el presidente Luis Arce. “Se está incorporando a un país que tiene problemas políticos de consideración a un Mercosur que ya está complicado”, lamentó.

    El ingreso de Bolivia fue un tema preponderante en la Cumbre del Mercosur celebrada en los últimos días. El académico de la UCU consideró que deberían priorizarse discusiones sobre “cómo nos abrimos al mundo”, pero en su lugar se hace ingresar a un miembro “con la inestabilidad política de Bolivia”.

    Señaló que ese país acaba de recibir un intento de golpe de Estado a manos de su comandante en jefe, el coronel Juan José Zúñiga, en medio de rumores de autogolpe y luchas intestinas en el Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de gobierno que mantiene enfrentado al presidente Arce con el expresidente Evo Morales.

    Bartesaghi recordó que Venezuela está suspendida del Mercosur desde 2016, medida que fue ratificada por todos los estados miembros debido al incumplimiento del Protocolo de Ushuaia, que establece que los países del bloque deben garantizar el orden democrático. Sostuvo que Brasil “quiere revertir” esta situación, lo que “refuerza el hecho de que la adición de Bolivia no es una buena noticia”, concluyó.

    Brasil se refirió a la posibilidad de negociación Mercosur-China

    En víspera de la 64ª Cumbre del Mercosur –celebrada este domingo 7 y lunes 8 en Asunción–, Brasil respaldó la posibilidad de negociar un acuerdo comercial entre el bloque y China, propuesta en el que viene insistiendo Uruguay.

    “No habría ningún problema en abrir conversaciones con China si vamos todos juntos”, declaró la secretaria para América Latina y el Caribe de la Cancillería brasileña, Gisela Padovan. La semana pasada el canciller uruguayo, Omar Paganini, declaró que “vamos a plantear que se revitalice el diálogo Mercosur-China”.

    En esta instancia Paraguay le pasó la presidencia protémpore del bloque a Uruguay. Según se establece en el protocolo, el orden es alfabético y cada gestión dura seis meses.

    En el marco de la reunión de cancilleres, la ministra argentina Diana Mondino, dijo que el Mercosur necesita un “shock de adrenalina” para avanzar en el comercio al interior de este bloque regional y en el relacionamiento con otros mercados.

    En esta instancia se firmó el Convenio de complementación financiera, que facilitará el estudio de viabilidad y preinversión, además de ofrecer mejores condiciones para la contrapartida local de proyectos al Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur (Focem). Este fondo aún no está operativo, debido a que los congresos de Brasil y Argentina no lo han aprobado.