• Cotizaciones
    viernes 07 de junio de 2024

    Salir a brunchear en Montevideo

    El fenómeno del brunch conquistó Uruguay. Una tradición internacional que cada vez más uruguayos eligen, especialmente los fines de semana

    El brunch ha capturado corazones y paladares en todo el mundo y se ha convertido en una tradición culinaria que trasciende fronteras. La palabra brunch proviene de la fusión entre los términos en inglés breakfast (desayuno) y lunch (almuerzo) y se usa para describir un momento gastronómico en el que, como el nombre lo indica, se hace una combinación de la comida que típicamente se sirve en el desayuno con otra, más contundente, que podría perfectamente formar parte del almuerzo.

    A pesar de que, como sucede con muchas tradiciones, no se sabe exactamente cuál es el origen del brunch, sí está identificada la primera oportunidad en que el término fue utilizado y el fenómeno explicado por la prensa escrita. Sucedió en una columna satírica de un magazine británico titulada “Brunch: una súplica”, del periodista inglés Guy Beringer, en 1895. “El brunch combina el té o el café, la mermelada, y platos similares del desayuno con los atributos más sólidos del almuerzo. Comienza entre las 12 y las 12:30 y hace que levantarse temprano no solo sea innecesario, sino ridículo. De esta forma te levantas cuando está cálido, o por lo menos, no tan frío”, comenzaba el periodista, para culminar con convicción: “El mundo sería más amable y caritativo si mi alegato por el brunch tuviera éxito. Para empezar, es una comida hospitalaria; el desayuno no lo es. Los huevos y el bacon­ están adaptados a la soledad; son consoladores, pero no estimulan la conversación. El brunch, por el contrario, es alegre, sociable e incitador. Te invita a hablar. Te pone de buen humor, te hace sentir satisfecho contigo mismo y con tus semejantes. Elimina las preocupaciones y las telarañas de la semana. En resumen, las ventajas de la innovación sugerida son innumerables, y creo que ya es hora de que el antiguo régimen del desayuno dominical deje paso al nuevo curso del brunch dominical”.

    ADR_1168.jpg

    Un año más tarde, otra revista inglesa publicaba que “el brunch es lo que está más a la moda por estos días”, sellando así el fenómeno. Que las reflexiones de Beringer resonaran tanto como para generar esa tendencia parece irrisorio. Lo más probable es que el periodista recogiera en su artículo una palabra que ya existía en la jerga británica estudiantil del siglo XIX. Algunos asocian el surgimiento del fenómeno al domingo libre que solían dar las familias de clase alta británicas a sus sirvientes y debido a que estos dejaban preparado un bufé para que sus “amos” pudieran servirse durante todo el día. Otros lo achacan al nuevo estilo de vida del hombre moderno, que se permitía saltear la misa dominical para sanar la resaca de la noche de sábado y, por dormir hasta tarde, se perdía el desayuno pero no esperaba hasta el almuerzo.

    Por otro lado, hay quienes vinculan el origen a una costumbre estadounidense posterior, de la década de 1930, en que se solía tomar cócteles y comer algo entre las 11 y las 13 horas para mitigar los efectos del alcohol de la noche anterior.

    Lo cierto es que el brunch existía en Inglaterra a finales del siglo XIX y que el concepto se popularizó rápidamente en Estados Unidos durante el siglo XX, especialmente en las grandes ciudades con vida nocturna intensa y trasnochadores que agradecían la comida tardía y sustanciosa que les permitía encarar repuestos el fin de semana.

    De esa primera mención en el artículo de Beringer­ han pasado casi 130 años y, de una forma u otra, el término se ha convertido una tradición con muchos adeptos alrededor del mundo, que permite compartir­ un momento agradable con amigos, familiares o en pareja. Gracias a la globalización y el intercambio cultural, el flexible y divertido brunch se ha extendido a muchos países, donde se ha adaptado a las preferencias locales y fusionado con ingredientes y sabores autóctonos.

    IMG_4294.JPG

    En Uruguay, este fenómeno gastronómico ha comenzado a ganar atracción en los últimos años, ofreciendo una oportunidad para disfrutar de una experiencia relajada y social. Son varios los bares, cafés y restaurantes que lo sirven, especialmente los fines de semana y días festivos, pero también entre semana para aquellos a quienes sus horarios les permitan salir de la rutina y probar nuevas e interesantes combinaciones.

    En buffet libre o a la carta, a la hora del brunch es común ver convivir huevos con tostadas, verduras, bacon­, salmón ahumado, bollos, postres, queso crema, mermelada, miel, pastrami, bagels, jamón, frutos secos, granola, yogur, chocolate, licuados, jugos, café, te, vinos, champagne, mimosas y bloody mary.

    Compartimos cinco productos estrellas de la escena del brunch montevideano que todo auténtico aficionado debería conocer.

    Sometimes Sunday
    Eggs on waffle

    ADR_1011.jpg

    Esta cafetería de Ciudad Vieja, que mezcla sabores asiáticos con comidas ahumadas inspiradas en gustos sudamericanos, ofrece un variado brunch con un toque singular. Fue fundada hace cinco años por los colombianos Ana María Quintana y Julián Medina, pero hoy en día es Quintana quien se encuentra a cargo. Su propuesta ofrece platos ideales para la hora del brunch, aunque el concepto inicial del café era el de ofrecer desayuno todo el día. El menú está repleto de platos suculentos, huevos, tostadas, carnes ahumadas, pero también ofrece opciones vegetarianas y sin gluten (aunque no aptas para celíacos). Tiene platos ideales para el brunch, con un toque singular a través de la incorporación de sabores ahumados y kimchi, por ejemplo. Un punto a destacar para los amantes del café es que el de Sometimes Sunday es de especialidad, traído de la región de Nariño, al sur de Colombia­ y tostado en Uruguay.

    “En el menú hay varios platos salados, diferentes tipos de bebidas y también opciones dulces. Los comensales eligen por separado lo que quieren comer”, aclara Quintana porque sabe que los uruguayos están acostumbrados a que el brunch funcione como un combo en el que hay varias cosas incluidas y en Sometimes no trabajan así.

    El plato elegido como ideal para el brunch “es una creación nueva que ha tenido muy buena recepción del público para la opción del almuerzo-desayuno, lo eligen mucho porque es una mezcla diferente”, cuenta Quintana. Está pensado para poder suplir las necesidades de las personas que tienen problemas con el gluten. “Es un waffle esponjoso de harina de arroz, espinaca y perejil, con una costra crujiente y bastante blandito por dentro”. Lleva por encima manteca de perejil y ajo, viene con un poco de miel y una porción al lado de jamón media cura, huevos poché y carpaccio de zucchini. “Es un waffle salado bastante equilibrado, ya que tiene proteína, porque tiene huevo y jamón. En el caso de los vegetarianos, se puede reemplazar el jamón por un segundo huevo. Es un plato contundente”, asegura Quintana.

    La Bicicleta Café
    Huevos la bicicleta

    destacado huevos la bicicleta 2 .jpg

    Esta propuesta surge en plena pandemia a manos de los amigos Santiago Arocena y Emilio Sánchez Varela. La experiencia se distingue por la calidad del producto, la delicadeza del servicio y el contacto con la naturaleza que la ambientación del lugar fomenta, al punto que están en proceso de inaugurar un vivero en la terraza. Carnes seleccionadas, pesca artesanal, variedad de hongos, café de especialidad y dulzuras conviven en esta casona de Pocitos.

    En este café, que muchos eligen como “oficina” para trabajar, el brunch más que nada se activa durante el fin de semana, lo que no quiere decir que los platos no estén disponibles siempre. “El fin de semana la gente viene mucho a hacer un desayuno tardío o almuerzo temprano, es decir un brunch. Se pide mucho platos con palta y tomate, jugos. Tenemos un tostón de humus que sale mucho. Se mueve mucho y muy fuerte los fines de semana, siento que la gente se toma el rato para salir a disfrutar esto”, explica Arocena.

    El plato estrella en el horario del brunch, como no podía ser de otra forma, son los huevos de la casa. Vienen en canasta de pan de campo con salsa de tomates asados, queso dambo y panceta grillada. Otra opción que también es muy elegida por los comensales es el tostón de guacamole, que —como indica su nombre— viene con guacamole, rabanitos encurtidos y huevo mollet, una forma de cocinar los huevos con su cáscara que resulta en un producto final con la clara exterior firme y la yema y capas interiores de la clara semilíquidas.

    La Croissantería
    Croissant relleno de huevos revueltos y bacon ahumado

    destacado la croisanteria 2 .JPG

    “El uruguayo está muy cambiado, valora mucho la experiencia del desayuno, del brunch, de la merienda, antes era solo salir a cenar o almorzar, ahora no. Los fines de semana tenemos el brunch y se arma un ambiente muy lindo, con mesas afuera, familias, mascotas”, asegura Cecilia Aguirre, propietaria de La Croissantería, un local en Punta Carretas que se especializa en laminados. Aguirre señala que la pastelería es ideal para el brunch y se ha vuelto parte del estilo de vida de las personas. La carta, adaptada a Uruguay, incluye desde croissant simple a croissant con una larga lista de rellenos dulces y salados, medialunas de manteca, trenzas danesas, cookies y rolls. Los fines de semana se suman platos especiales a la carta para placer de aquellos que se acercan a brunchear. Sin embargo, el favorito para el brunch es un croissant que se encuentra desde el primer día en la vitrina: es relleno de huevo revuelto y panceta ahumada al horno. “Los clientes lo adoran desde el día uno, se me ocurrió como una reinterpretación del típico desayuno para un día distendido. Con jugo de naranja, para mí, es el desayuno de campeones, perfecto para un sábado”, dice Aguirre.

    Otros preferidos son el croissant con palta, huevos revueltos y mix de semillas, el relleno de jamón ibérico, queso crema y rúcula o el relleno de salmón ahumado, queso crema y palta. Como no podía ser de otra forma en Uruguay, entre lo dulce destaca el de dulce de leche, crema de coco y coco en lascas tostado, aunque el roll carrot, con masa croissant, nueces, canela, zanahoria y frosting de queso crema no se queda atrás.

    A pesar de que lo que más sirven en el brunch sigue siendo café, La Croissantería ofrece también vino. “Entiendo que el vino se lleva muy bien con los bollos y es ideal sobre todo para los fines de semana, cuando se arma un ambiente muy lindo con la gente que viene a brunchear”, dice.

    Charo
    Montadito de hongos

    Destacado montadito de hongos 1.jpg

    Ideado por las hermanas Leticia y Noelia Copiz, Charo es un espacio de comida casera con un toque profesional que abrió sus puertas en marzo en la rambla de Carrasco. Fusiona gastronomía con diseño en una propuesta completa que ofrece café de especialidad, té de la casa, coctelería con o sin alcohol, entradas, platos principales, desayunos, meriendas y, por supuesto, brunch. La carta combina opciones innovadoras con platos más clásicos, en un recorrido que pasa por empanadas de cordero, milanesas de hongos, tartas frutales, tostones de palta, carrot cake, panqueques de dulce de leche y mucho más. Los platos para el brunch se seleccionan a la carta.

    La cocina está a cargo de Leticia, gastrónoma y nutricionista y la premisa principal es que todo sea casero. Cada plato que elaboran tiene un enfoque nutricional, que busca ofrecer opciones saludables sin comprometer el sabor y resaltando la estacionalidad de los productos.

    El plato estrella del brunch es el montadito de hongos, que es uno de los que está disponible en el menú todo el día. “Es perfecto para disfrutarlo en esta época, ya que estamos en la estación ideal para consumir gírgolas”, explica Leticia. “Lo pensamos como una de las opciones veganas de carta, ya que puede pedirse sin huevo. Tiene hongos, puerros asados y chips de kale, sobre nuestro pan de campo de fermentación lenta”, agrega. El tostón de palta es otro de los elegidos para el brunch, con una palta entera y huevo cocido a baja temperatura sobre microverdes. Otro de los platos que se vende mucho, y que desde Charo recomiendan probar, es el yogur bowl, con yogur natural, granola de la casa y fruta fresca. “Además de ser contundente, nutritivo y delicioso, es visualmente hermoso”, asegura Leticia.

    Café Gourmand
    Huevos benedict

    destacado huevos benedict 2.jpg

    En 2016 Grégoire y Erica Bouthier trajeron el brunch, un producto que todavía no era tan conocido en Uruguay, a su querido Cordón Soho. Hoy, aunque se mudaron a unas cuadras, porque el anterior local les quedó chico, siguen deleitando a los comensales con su especialidad: el desayuno y el brunch.

    Él francés y ella estadounidense, llegaron a instalarse en Uruguay hace 14 años, pero al poco tiempo comenzaron a sufrir la falta de variedad en la oferta culinaria y decidieron abrir su propio restaurante y así nació Café Gourmand. “El corazón de Gourmand se expresa al 100% tanto en el desayuno como en el brunch”, explica la pareja. “El brunch debe incluir huevo y debe tener opciones dulces y saladas dentro del combo”, sentencian. En el café hay tres combos de brunch, el gourmand, el tipsy brunch, que agrega una bebida alcohólica a elección, y el mimosa brunch para dos, que incluye una botella de espumante. La estrella de todas estas opciones, que permiten elegir entre variedad de laminados, degustación de postres, ensaladas de fruta y más, son sin duda los huevos benedict. De hecho, hay quien va directamente a por ellos y los pide a la carta. El plato de origen neoyorkino­, en la carta desde el día de inauguración, consiste en dos huevos poché con panceta, palta, tomate y salsa holandesa sobre un pan de masa madre. Tan populares son que los fines de semana, solo para ese plato, los Bouthier utilizan alrededor de 200 huevos por día y tienen que hacer salsa holandesa (yema de huevo, limón y manteca) hasta seis veces por servicio.

    El secreto del plato, confiesa el chef Grégoire, es tener un buen huevo, de buen origen y fresco. Es la manera de que el huevo poché quede bien y mantenga la forma al escalfarse.

    Hace un tiempo implementaron el caviar brunch, que es la opción de suplementar el brunch con 10 gramos de caviar uruguayo Black River con los benedict y aseguran que a los clientes les encanta.

    63216.jpg
    imagen de Es fin de semana, es brunch
    imagen de Es fin de semana, es brunch

    Desayuno vs. brunch

    Claves para ayudar al comensal a identificar si está en un desayuno tardío o si ha ingresado en el magnífico universo del brunch.

    • Horario. El desayuno sucede entre las 7 y las 11 de la mañana, mientras que el brunch empieza a partir de las 10 horas y se extiende, incluso hasta la tarde
    • Variedad. En un brunch encontramos mucha variedad de opciones dulces y saladas y casi siempre una preparación con huevo. En el desayuno las opciones suelen ser más limitadas.
    • Potencia. La cantidad y contundencia de lo que se come en el brunch suele ser mayor que en el desayuno.
    • Bebida. En las cartas de brunch se suele encontrar una selección de cócteles y bebidas alcohólicas ausentes en las de desayuno.