• Cotizaciones
    jueves 11 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    El espacio para que los partidos menores consigan votos “es pequeño” y es difícil que accedan al Parlamento

    En las elecciones nacionales habrá un récord de 13 partidos en competencia, una "dispersión muy grande" que atenta contra sus chances electorales

    Las elecciones nacionales tendrán en competencia una cantidad récord de partidos políticos, aunque eso no asegura que haya más colectividades políticas con representación parlamentaria a partir de 2025.

    El espacio para captar votos no alineados con el oficialismo o el Frente Amplio es estrecho como para una oferta tan amplia y fragmentada, coinciden expertos.

    El domingo 30, 14 partidos superaron el umbral de 500 votos, necesario para poder competir en octubre. Una de esas colectividades es la Coalición Republicana, un instrumento creado por el oficialismo para competir en las departamentales de 2025 y no en las nacionales, pero el resto tiene aspiraciones al menos legislativas.

    Cuatro partidos quedaron por el camino: el Partido Libertario (486 votos), Partido Patria Alternativa (380), Partido de la Armonía (340) y Partido Devolución (314).

    “El espacio es pequeño”

    La aparición de partidos nuevos y la continuidad de otros menores es una tendencia sostenida desde elecciones anteriores. En 2019 hubo un récord —que se quebrará en octubre próximo— de 11 partidos, que lograron los 500 votos.

    La cantidad de agrupaciones en competencia en la elección pasada derivó en que la legislatura que termina sea la que haya tenido más partidos con representación: Frente Amplio, Partido Nacional, Partido Colorado, Cabildo Abierto, Partido Independiente y Partido Ecologista Radical Intransigente (PERI). En 2023 se sumó otro, cuando el diputado Eduardo Lust abandonó Cabildo y creó el Partido Constitucional Ambientalista.

    El director de Factum, Eduardo Bottinelli, dijo a Búsqueda que “hay una dispersión muy grande de esa oferta que está fuera de los bloques, que en realidad hace que muchos queden afuera del Parlamento”. Sucedió en 2019 y es posible que suceda ahora, añadió.

    En la elección pasada, sumados todos los partidos que no integraban el oficialismo ni el Frente Amplio, eran "un conjunto relevante del electorado". Sumaron alrededor del 6%, pero solo uno, el PERI, obtuvo una diputación.

    Para Rafael Porzecanski, director de Opinión Pública de Opción Consultores, en esta elección “el espacio es pequeño” para los que están fuera de los dos grandes bloques. “El Frente Amplio sigue representando una alternativa potente a los que quieren un cambio”, explicó. “Cabildo Abierto dentro de la coalición va a representar otro modelo de cambio con continuidad. El Partido Colorado después pondrá sus matices. El Partido Nacional ofrece una continuidad a la cual ve con buenos ojos un segmento importante de los ciudadanos”.

    El sociólogo entiende que con ese panorama queda margen escaso “para que un partido disruptivo” pueda captar muchas adhesiones. “Hay pocos miles de votos, pero el espacio es pequeño, es pequeño”, concluyó.

    Contra el Estado y por los animales

    El diputado del PERI, César Vega, volverá a competir en las elecciones nacionales con el objetivo de renovar su banca, aunque su agenda ambientalista tiene otros competidores.

    En su declaración de principios, el partido de Lust define como uno de sus objetivos centrales la “protección del ambiente y el desarrollo sustentable, en el entendido que todos los seres vivos pueden convivir en equilibrio con la naturaleza sin que uno se imponga sobre el otro, promoviendo e impulsando el desarrollo de la sociedad, el progreso de la ciencia, el avance de las tecnologías y la mejora de la calidad de vida de todos los seres humanos”.

    El Partido Verde Animalista, que obtuvo 1.377 votos frente a los 867 del PERI, tiene como eslogan “Lo animal es político”. La elección pasada quedó cerca de entrar al Parlamento, detrás de la candidatura de Gustavo Salle Lorier.

    El abogado este año será candidato presidencial por Identidad Soberana, un partido que recibió 4.658 votos, bastante más que los 2.802 del Partido Independiente. Salle Lorier tiene un discurso crítico del sistema político y que suele apoyarse en teorías conspirativas, algunas de ellas con contenido antisemita.

    Hay partidos nuevos que tienen en su agenda cuestionamientos al sistema político y al funcionamiento del Estado. Martín Pérez Banchero, exdirigente colorado, lideró el esfuerzo para que Avanzar Republicano juntara 572 votos y pudiera competir en las nacionales. El nuevo partido tiene una impronta “liberal”, pero no libertaria. No comparten la idea instalada de que existen dos grandes bloques, el Frente Amplio y el oficialismo, y apunta a reducir el tamaño del Estado.

    Pérez Banchero, exdirector de Turismo, cobró un perfil público alto después de que denunciara que el entonces ministro Germán Cardoso, también colorado, lo había echado por negarse a aprobar contratos de publicidad oficial que consideraba irregulares.

    Guillermo Franchi, un productor rural vinculado a la creación de Un Solo Uruguay (USU), será candidato presidencial en octubre del Partido por los Cambios Necesarios. En agosto del año pasado, Franchi dijo a Búsqueda que quieren “impulsar una reforma del Estado real, que achique el gasto público, sobre todo el político”. Subrayó que, pese a las promesas del gobierno, el déficit fiscal mantiene “ahorcado” al sector productivo, a lo que se suma una burocracia estatal pesada y un “dólar planchado”.

    Embed