• Cotizaciones
    sábado 15 de junio de 2024

    Con Bielsa a la cabeza, la AUF estudiará tácticamente los partidos del Clausura para plantear recomendaciones a los clubes

    La idea forma parte de un proceso más amplio que incluye analizar el poco tiempo de juego, las infracciones que cobran los jueces, el estado de las canchas y los datos de carga de los futbolistas

    La Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) inició en abril un proceso de tres etapas con el que pretende mejorar el rendimiento de los clubes y de los torneos uruguayos de Primera División. La iniciativa es promocionada desde el Comité Ejecutivo de la AUF y ejecutada por la Dirección de Selecciones Nacionales. Tomó mayor impulso desde el año pasado con la contratación como director técnico de Uruguay de Marcelo Bielsa, quien supervisará una de las partes del proyecto.

    El mes pasado el presidente de la AUF, Ignacio Alonso, reunió a gerentes y dirigentes de instituciones en el Complejo Uruguay Celeste para presentar la primera etapa del proceso, consistente en un informe estadístico sobre el tiempo de juego de la liga uruguaya. Junto con él estuvo Jorge Giordano, director de selecciones nacionales.

    Giordano mostró un estudio elaborado por la AUF que ubica el Campeonato Uruguayo como el que menos fútbol disputa en toda América del Sur: 47 minutos (m) y 35 segundos (s) de juego efectivo por partido. De acuerdo a lo divulgado el 16 de abril por el periodista Sebastián Giovanelli, el país de la región donde más se juega es Brasil (55 m 23 s), seguido de Chile (55 m 19 s), Colombia (52 m 24 s), Ecuador (51 m 58 s), Argentina (50 m 19 s), Bolivia (49 m 30 s) y Perú (49 m 25 s). El documento de la AUF no suministra datos sobre las ligas de Paraguay y Venezuela. En comparación con los torneos de elite de Europa, donde la intensidad física es aún mayor, Uruguay queda todavía más rezagado: la Premier League de Inglaterra lidera a escala global con 58 minutos y 31 segundos de fútbol.

    “Es algo a mejorar porque luego vas a competir internacionalmente y estás en un nivel inferior de competencia”, planteó Diego Aguirre, entrenador de Peñarol, entrevistado en Sport 890.

    Una de las posibles razones para el poco tiempo de juego en Uruguay es un tipo de arbitraje estricto que al limitar el contacto entre futbolistas sanciona más faltas; otra de las hipótesis es que las canchas del fútbol uruguayo —por lo general lentas y en condiciones irregulares— coartan un juego fluido. Por eso la AUF hará un estudio comparativo de cómo arbitran los jueces uruguayos en el campeonato local y en las competiciones de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

    Hoy son ocho los árbitros que integran la nómina de partidos internacionales de Conmebol: José Burgos, Daniel de Armas, Javier Ferrés, Christian Ferreyra, Leodán González, Andrés Matonte, Esteban Ostojich y Gustavo Tejera. Giordano dijo a Búsqueda que este trabajo de la AUF comenzará en el Torneo Apertura 2024, actualmente en disputa —quedan cuatro fechas—, y en las copas Libertadores y Sudamericana, que están hoy en fase de grupos. Además del arbitraje se analizará cómo inciden los campos de juego en el ritmo de los partidos.

    El martes 7 Nacional y River Plate de Argentina empataron 2-2 por la cuarta fecha del grupo H de la Libertadores. El encuentro fue dirigido por el árbitro brasileño Anderson Daronco, uno de los más reconocidos del continente, a quien se criticó por no expulsar a ningún futbolista tras una trifulca donde se intercambiaron agresiones y a la cual el equipo VAR le recomendó a Daronco revisar con la asistencia de video. “Quiero felicitar al juez porque dejó jugar. Esto es fútbol, es Copa Libertadores. Acá en Uruguay pasa lo mismo y son tres expulsados”, sostuvo tras el partido Diego Polenta, capitán de Nacional, a la cadena ESPN.

    Días antes del partido, el viernes 4 en conferencia de prensa, el entrenador de Nacional, Álvaro Recoba, admitió la dificultad que tuvo su equipo en la fecha 2 del torneo cuando perdió 2-0 con River Plate en el Estadio Monumental de Buenos Aires, que desde 2021 tiene un pasto híbrido de grama natural y fibras artificiales que priorizan la velocidad del juego. “En el fútbol uruguayo hay dos o tres canchas que son diferentes al resto por la velocidad de la pelota: la de Peñarol, la nuestra y el Centenario”, apuntó.

    La segunda parte del proceso coordinado por Giordano será de concepto táctico y contará con la supervisión de Bielsa, entrenador de la selección principal desde mayo del año pasado. Con un estilo ofensivo que prepondera la intensidad física y la formación del futbolista, el método de Bielsa generó una rama genealógica deportiva de entrenadores y adeptos en todo el mundo, incluido el director técnico español Josep Guardiola. Tras seis partidos disputados en las eliminatorias sudamericanas para el Mundial 2026, Uruguay se ubica segundo con 13 puntos y victorias ante el campeón del mundo Argentina y ante Brasil, al cual no vencía desde 2001.

    Más allá del éxito deportivo de la propia selección mayor, Alonso y el Comité Ejecutivo de la AUF habían ideado la contratación de Bielsa como un incentivo para mejorar el fútbol local, que no gana un torneo internacional desde 1989. “Para nosotros es muy importante poder bajar desde la selección con algún tipo de proyecto, de monitoreo, de estímulo para la liga local y el desempeño de los clubes y de los futbolistas”, dijo en noviembre a Búsqueda. “Estamos rezagados respecto al promedio de Sudamérica, tenemos que reconocerlo, y por eso le planteamos a Bielsa poder participar en esto, empezar un camino para buscar que nuestros clubes sean protagonistas otra vez en los torneos internacionales. Volver a tener en el mediano plazo un título de Copa Sudamericana, de Copa Libertadores”, añadió.

    Giordano explicó que desde la AUF se analizarán tácticamente los encuentros del Torneo Clausura 2024, cuyo comienzo está previsto en el segundo semestre del año. Las conclusiones de cada fecha se resumirán y se pondrán a disposición de las gerencias y direcciones deportivas de los clubes, que serán libres de tomarlas o no.

    La tercera pata del proyecto se enfoca en datos sobre rendimiento físico y cargas de entrenamiento de los futbolistas, el punto más sensible para los clubes. “No me cierra demasiado y no sé si va a prosperar porque es como darle a tu competencia información interna sobre las ventajas y desventajas de tu producto”, graficó a Búsqueda un directivo de una institución de Montevideo.

    Esta etapa consiste en que la AUF aglutine, en una especie de observatorio, los datos que cada club recoge sobre sus futbolistas en las prácticas, los amistosos y los partidos oficiales: a los jugadores se les coloca pecheras con GPS que miden el esfuerzo realizado en la actividad deportiva y otras cifras específicas sobre rendimiento técnico. La frecuencia cardíaca, el consumo de oxígeno, la concentración de lactato en sangre, la percepción subjetiva del esfuerzo, la distancia recorrida, los espacios ocupados en el terreno, la velocidad de aceleración, la cantidad de golpes fuertes al balón, la potencia de pegada y los metros corridos bajo alta intensidad son algunos de los ítems que se controlan de manera individual y también se estructuran colectivamente para brindarles a los cuerpos técnicos información cuantitativa que apoyen sus decisiones.

    Las instituciones llevan a cabo estas mediciones con empresas tecnológicas especializadas. Las selecciones uruguayas trabajan con Catapult, una empresa australiana de análisis de rendimiento deportivo que proporciona su tecnología a 2.970 equipos en 39 deportes y en 137 países.

    De superar el recelo de los clubes a elevar sus datos internos, la intención de la AUF es estudiar todas las cifras para cotejar el rendimiento del fútbol uruguayo con el de ligas regionales y europeas, detectar las debilidades y hacer propuestas de progreso a los clubes.

    En setiembre la AUF brindó una charla sobre la utilización de tecnología GPS en la que participó Diego Estavillo, preparador físico de la selección mayor y analista de rendimiento. La conferencia fue independiente al proyecto actual. Hoy en día la AUF tiene un programa denominado Impulsa que busca desarrollar la infraestructura de todas las competiciones del fútbol local —no solo el masculino de Primera División— a través de la formación de protagonistas como futbolistas, entrenadores y árbitros.

    Públicamente, Alonso mencionó que uno de los modelos a seguir es el de Independiente del Valle, una institución ecuatoriana con poca historia y popularidad que se transformó en una de las potencias de su país y un frecuente animador de las competiciones de la Conmebol. Fundado en 1958, fue adquirido en 2007 por Michel Deller, un empresario del sector inmobiliario. Con un centro de entrenamiento base en el valle de Sangolquí —a una hora de distancia del centro de Quito— se focaliza en sus divisiones inferiores a partir del método de la Aspire Academy, una academia creada por el gobierno de Catar para preparar a futbolistas de su país de cara al Mundial 2022. Este proyecto contrató a entrenadores de diversas disciplinas deportivas y los conjugó con un equipo de investigación de ciencias del deporte que estudia la psicología, la biomecánica, la fisiología, la bioquímica y el acondicionamiento para identificar talentos.

    Desde 2007 Independiente del Valle ganó una edición de la Serie A de Ecuador, una Copa Ecuador, una Supercopa de Ecuador, dos veces la Copa Sudamericana y una vez la Recopa Sudamericana, además de ser finalista de la Copa Libertadores.

    Deportes
    2024-05-09T00:48:00