• Cotizaciones
    martes 04 de junio de 2024

    Desde el FMI proponen a Uruguay una “estrategia holística” para “domar” la dolarización

    Economistas del organismo sugieren imitar el caso de “éxito” de Perú y profundizar el encaje diferenciado por monedas y adoptar repos en pesos uruguayos

    En Uruguay, el uso del dólar “se ha arraigado profundamente en la economía” y es una “característica de larga data”. Al igual que en otros países de la región, la dolarización puede atribuirse a “períodos de inflación y depreciación monetaria pronunciadas que erosionaron la confianza y debilitaron la demanda de la moneda local”, señalan dos economistas del Fondo Monetario Internacional (FMI), y proponen algunas medidas para tratar de revertirlo, imitando el caso de Perú.

    Mauricio Vargas y Jesús Sánchez, del Departamento para el Hemisferio Occidental del organismo, abordaron esta temática en Domar la dolarización financiera: determinantes y políticas efectivas. El caso de Uruguay. Se trata de un documento de trabajo que está en elaboración y fue circulado recientemente para recibir aportes.

    Historian que la dolarización en Uruguay comenzó cuando, en la década de 1960, se permitió realizar depósitos en moneda extranjera. Agregan que el fenómeno alcanzó su punto máximo después de la crisis de 2002, cuando el país abandonó el régimen de tipo de cambio fijo que resultó en una depreciación significativa del peso. “A pesar del relativo éxito del país en lograr una inflación comparativamente más baja y más estable mediante la implementación de un régimen de metas de inflación desde 2005, Uruguay continúa lidiando con un grado significativo de dolarización”, tanto en depósitos como en préstamos, “uno de los más altos de América Latina”. Alrededor del 75% del total de los depósitos en el sistema bancario son en divisas y, además, la dolarización de los precios prevalece en sectores como inmobiliario, electrodomésticos, joyas, ganado y otros artículos de alto valor, describen los autores. “La amplia dolarización en Uruguay, en múltiples niveles, genera riesgos para la estabilidad financiera”, advierten.

    Con base en datos anuales entre 1999 y 2019 y mediante un enfoque de regresión de panel para 10 países de la región —Bolivia, Chile, Costa Rica, República Dominicana, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Paraguay, Perú y Uruguay—, los economistas determinaron algunas variables explicativas de este fenómeno: el tipo de cambio, el desarrollo financiero y la apertura comercial son los factores más significativos. El análisis también destaca la sensibilidad de los niveles de dolarización a las variaciones en la apertura comercial. Asimismo, influyen factores externos y tasas de interés más altas en Estados Unidos y una menor inflación en ese país aumentan la dolarización en Uruguay; también la volatilidad de los mercados financieros mundiales fomentó la preferencia por depositar en moneda extranjera como un “efecto de huida hacia la seguridad”.

    Estrategia

    Para las actuales autoridades del Banco Central del Uruguay, el propósito de darle al país una “moneda de calidad” ha sido un objetivo que, por momentos, debió abandonarse, como cuando la inflación tuvo un repunte a comienzos de 2020 y principios de 2022, situándose la tasa anual por encima del 10% y del 9%, respectivamente. En la baja que se dio en meses recientes, volvieron a poner el tema en la agenda pública y anunciaron que preparan medidas de tipo regulatorio para incentivar la preferencia por el peso.

    En su documento de trabajo Vargas y Sánchez sostienen que, al “formular una estrategia holística para reducir la dolarización, no solo debería haber una mejora del marco de política monetaria destinado a mantener una inflación baja y estable”, sino que se tendría que considerar la “calibración de políticas” prudenciales, fijando mayores previsiones para préstamos en dólares, requisitos de reservas (encajes) diferenciadas por moneda y promover repos de crédito en divisas.

    Elevar el encaje legal sobre los depósitos en divisas por encima del de aquellos en moneda nacional “impone un costo adicional a los bancos”, explican. Entre los países con un alto grado de dolarización financiera en América Latina, Perú es un “ejemplo exitoso” por haber utilizado esta herramienta como medida para incentivar la desdolarización de los depósitos bancarios.

    En la actualidad, la normativa bancocentralista vigente en Uruguay exige que los bancos mantengan inmovilizados como encaje el 28% de los depósitos captados en moneda extranjera a menos de 180 días y el 20% para aquellos que superan ese plazo. Para las cuentas en pesos, los porcentajes son menores (3% de 30 a 90 días, 2% de 91 a 180, y 1% a 181 días y más).

    Los resultados de análisis empíricos hechos por los economistas del FMI muestran que un aumento de un porcentaje en el diferencial de encaje legal entre los depósitos en dólares y en pesos reduce la dolarización de los depósitos en 0,8 puntos porcentuales, a la vez que baja en medio punto la proporción de los créditos en divisas.

    Por otro lado, constataron que la implementación de un régimen de metas de inflación con un instrumento de política de tasas de corto plazo entre 2007 y 2013, y nuevamente desde finales de 2020, “ha contribuido a reducir la dolarización financiera”. De hecho, una reducción de la inflación de 1 punto porcentual bajaría la dolarización en alrededor de 3,5 puntos porcentuales. “Esos resultados refuerzan aún más la importancia de la credibilidad de la política monetaria y de lograr una inflación baja y estable para apoyar la desdolarización financiera”, subrayan.

    Según Vargas y Sánchez, además de los encajes obligatorios, otras herramientas, como los repos en moneda local, deberían considerarse como parte de una estrategia integral de desdolarización financiera al fomentar el crecimiento del crédito en moneda local.

    Los repos (del inglés repurchase agreement) son operaciones de recompra en las que una entidad financiera vende a un inversor un activo con el compromiso de comprarlo en una fecha determinada a cierto precio preestablecido. Perú, nuevamente, “presenta un ejemplo práctico dentro de la región donde tales políticas se han utilizado con éxito como parte de una estrategia integral para reducir la dolarización. Su Banco Central introdujo tres tipos: repos de crédito en moneda extranjera destinados a sustituir préstamos en dólares por créditos en moneda local; repos de reservas en moneda extranjera destinados a intercambiar reservas de moneda extranjera por crédito en moneda local; y repos de depósitos públicos que subastan excedentes fiscales depositados en el Banco Central”.

    Como síntesis, los economistas del FMI sostienen que un “enfoque integral de la desdolarización requiere coordinación entre las políticas de largo plazo y las de corto plazo. Un plan de desdolarización debería abarcar políticas destinadas a mejorar los factores estructurales, mantener la estabilidad macroeconómica y mejorar las condiciones económicas, como una flexibilidad sostenida del tipo de cambio, especialmente en períodos de apreciación” cambiaria. “Un marco de política monetaria reforzado y la implementación de políticas prudenciales, como el encaje diferenciado por moneda analizado y los repos en moneda local, también serían cruciales para el éxito”.

     

    https://www.busqueda.com.uy/Secciones/El-gobierno-trabaja-en-un-paquete-de-medidas-para-incentivar-el-uso-del-peso-por-sobre-el-dolar-uc58561

    Economía
    2023-12-13T18:24:00