• Cotizaciones
    martes 18 de junio de 2024

    Director del Mintur, Ignacio Curbelo, afirma que falta una “política de Estado” para el turismo

    El jerarca y asesor de Cabildo Abierto dice que su partido “está preparado” para encabezar el ministerio en un eventual nuevo gobierno de la coalición multicolor

    El abogado Ignacio Curbelo tenía poca experiencia como militante de un partido político. En 2019, unos amigos lo invitaron a estar en la lista que Eduardo Lust encabezaba como candidato a diputado por Cabildo Abierto y él aceptó. Esa definición lo llevó a integrar, desde el 2 de marzo de 2020, el Poder Ejecutivo. Sus orígenes son colorados y de niño, impulsado por su padre, militó para la Lista 123 de Jorge Pacheco Areco, pero luego se dedicó a la actividad privada.

    Curbelo tampoco tenía mucha experiencia en el rubro turístico. Por su profesión, había asesorado a algunas empresas turísticas e integró la comisión fiscal del Hotel Conrad. Pero estos cuatro años en la Dirección de Secretaría del Ministerio de Turismo (Mintur) fueron como hacer una carrera que, cree, lo capacitaron para estar al frente de la cartera en un eventual nuevo gobierno de coalición. “Estoy seguro de que Cabildo está preparado para hacer los cambios que se necesitan”, asegura, entrevistado por Búsqueda.

    Como referente partidario en el sector, Curbelo tiene algunas propuestas para un futuro gobierno. Plantea reinstalar la policía turística, modificar las exigencias para los proyectos de inversión promovida y llamar a una licitación para la “explotación de los derechos de tráfico” aéreo, que permitirían que Uruguay vuelva a tener una aerolínea de bandera. El director cuestiona que el presupuesto que se destina al ministerio no muestre un “justo equilibrio” respecto al derrame de un sector que en 2023 generó ingresos por US$ 1.776 millones y dio empleo a más de 110.000 trabajadores.

    —Su programa de las elecciones pasadas tenía un capítulo dedicado al turismo, pero al ser un partido nuevo no tenía experiencia en el ejercicio de un cargo de gobierno. Yo ya tengo cuatro años de experiencia. Tener a una persona del partido directamente vinculada hizo que tuviera ese espacio para poder mostrar la importancia que el turismo tiene para el país. Para Cabildo Abierto es prioritario un país productivo, que es el camino que va a permitir alcanzar el bienestar. El Estado debe crear condiciones que permitan ese crecimiento, fortaleciendo su presencia en algunos quehaceres de la actividad nacional, y una de ellas es el turismo.

    —¿El Estado no está tan presente en el turismo?

    —El turismo dejó ingresos el año pasado por más de US$ 1.776 millones, con un impacto en el Producto Bruto Interno de 7,4 puntos, con cerca de 110.000 empleos generados. Yo creo que el turismo sí está presente, pero es el ministerio que tiene el menor presupuesto luego del de Ambiente. Si uno mira esas cifras, no pareciera que haya un justo equilibrio. Tampoco se trata de tener recursos por tener recursos, sino de saber qué se quiere hacer para luego saber cuánto dinero se necesita. En ese sentido tenemos una cantidad de propuestas. Para Cabildo es prioritario el apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas, que representan casi el 90% de los emprendimientos turísticos del país. Proponemos que tengan mayores beneficios a la hora de exoneraciones o devolución de impuestos en la “ley de promoción de inversiones” y el decreto reglamentario de turismo. El sistema de indicadores llega a un puntaje final que determina el monto de la exoneración, en qué tipo de impuestos se exonera y el plazo. Uno de esos indicadores es el empleo. Una microempresa que quiere hacer una inversión en su establecimiento probablemente puntee cero en ese indicador porque es algo de lo que se encarga el núcleo familiar. Y está compitiendo con un gran emprendimiento que está construyendo un hotel cinco estrellas y va a emplear a cientos de personas. Ese régimen nos parece injusto y por eso proponemos que se cree una subcategoría con otros indicadores adecuados a estas microempresas. También necesitan acceso a crédito que sea ágil, eficiente, que tenga un período de gracia para pagar y con tasas de interés bajas.

    —¿Por qué cree que el Mintur es de los que tiene menos presupuesto?

    —Es una pregunta para el Ministerio de Economía, no para mí. No nos olvidemos de que tuvimos una pandemia.

    —Pero es más estructural.

    —Si bien el presupuesto ha tenido un incremento año a año, en términos relativos se mantuvo estable. Falta hacer del turismo una política de Estado. El turismo es una actividad tan transversal que toca una cantidad de aspectos. Tiene temas de seguridad. Una de las primeras cosas que hace un turista es evaluar la seguridad que hay en el país. Por eso yo propongo la creación de la policía turística que una vez funcionó, que sirva de asistencia al turista pero también como forma de prevención del delito y de represión en caso de que sea necesario. Tiene temas medioambientales. Hay que tener una política de largo plazo de cuidado del medioambiente. Además, sin conectividad el turismo es prácticamente imposible.

    —Mencionó que ha crecido el presupuesto del turismo. ¿Le reconoce al Frente Amplio haber tenido un rol clave para que sea más relevante?

    —Lo del presupuesto no lo voy a contestar porque no lo tengo analizado. Si lo dijo la exministra (Liliam Kechichian), debe ser así. No tengo por qué negarlo. (Piensa). ¿La pregunta es si le reconozco qué?

    —Si cree que fue parte relevante para que el turismo crezca.

    (Piensa). Encontramos un ministerio que en relación con su funcionamiento interno y la digitalización tenía un activo que estaba bueno. Era bastante moderno en comparación con otros y hemos seguido desarrollando y mejorando ese camino. Yo no quiero juzgar la administración del Frente Amplio. No tengo nada que decir. Esta administración ha puesto al turismo por primera vez como una prioridad nacional.

    —Pero, si cree que debe haber una política de Estado, eso también implica continuar acciones de la gestión anterior. ¿Usted nota que hay diferencias?

    —Son formas de conducción y miradas distintas.

    —O sea que no existe esa política de Estado.

    —En este momento, no. A veces en un período no es posible llegar al lugar al que uno quiso llegar.

    —Así como, según usted, este gobierno puso como prioridad el turismo, las autoridades anteriores piensan lo contrario. Dicen que en los primeros años el Mintur estuvo paralizado. ¿Qué responde?

    —En rencillas personales no voy a entrar porque no me interesan. Hubo críticas a la baja ejecución presupuestal del ministerio en los años de pandemia. Gran parte del presupuesto de este ministerio se destina a la promoción en el exterior. No existiendo la posibilidad de visitar el destino no parece de mucho sentido apostar a eso.

    —Pero no hay una idea de marca, de estar presente.

    —Siempre se estuvo, no fue que se dejó, pero muchas campañas son puntuales. Nunca se dejó la presencia de la marca. Eso no quiere decir que no se haya ayudado al turismo en ese momento.

    —Lo que el Frente pretendía en ese momento y sigue pretendiendo es un fondo.

    —Yo estoy de acuerdo en analizarlo, hay que ver cómo se define y cómo se financia. El Frente creo que se refería al turismo interno. A la pandemia nadie la pudo prever, pero pueden ocurrir otras emergencias. ¿Por qué en épocas de bonanza no se va creando un fondo que permita paliar una crisis en el futuro? Tenemos que definir cómo se financia ese fondo y cómo se gestiona.

    —Usted propone una política de cielo abierto. ¿Qué significa?

    —Es poder volar al Uruguay libremente, sin mayores trabas.

    —¿Y cuál es la situación actual?

    —Hay una cantidad de acuerdos bilaterales y multilaterales con determinados países que se someten a la aprobación. Muchas veces es un proceso burocrático que demora o que no se puede cerrar porque la ruta ya está. La política de cielos abiertos significa simplemente pedir autorización y poder volar al destino. La tenemos, por ejemplo, en Punta del Este. El segundo punto importante es que Uruguay ha modificado su normativa en los últimos meses para explotar los derechos de tráfico aéreos comerciales que tiene a través de una aerolínea de bandera nacional. Antes de este decreto que ahora se promulgó, el capital extranjero no podía ser superior al 49% y el resto tenía que ser nacional. Eso hizo que durante muchos años nadie estuviera interesado en una aerolínea de bandera nacional. Esa exigencia de capital nacional se eliminó y por lo tanto el capital puede ser 100% extranjero. Además, había un régimen de garantías muy oneroso que se le imponía a la empresa que hoy también se eliminó. Los requisitos para poder hacer eso son tener la autorización del Poder Ejecutivo y constituir una empresa en Uruguay. Entonces, las aerolíneas que tengan aeronaves que no estén utilizando en alguna época del año pueden, solicitando esos derechos de tráfico, mejorar la conectividad del Uruguay. Por eso nosotros proponemos una licitación pública para la explotación de estos derechos de tráfico.

    —La creación del Consejo Nacional de Economía es otra de sus propuestas para otro gobierno. Cabildo lo pidió durante esta gestión, pero no fue considerada. ¿Por qué sucede eso?

    —Pasa que hay una presidencia que conduce de una forma más personal. Es la forma que el presidente ha decidido para dirigir el país y es una decisión de él. Esta es una propuesta de Cabildo para un nuevo gobierno de coalición, a ver si podemos llegar a un consenso para que se establezca el Consejo Nacional.

    —¿Por qué no se concretaron en este período algunas de sus propuestas?

    —Respecto a la explotación de los derechos de tráfico, el decreto se aprobó recién hace unos meses. No se pudo hacer nada antes. ¿Por qué demoró? No sé, yo quiero verle el lado positivo. En cuanto a la policía turística, lo he propuesto en alguna oportunidad, pero las prioridades han pasado por otro lado. No quiero poner como excusa la pandemia, pero existió. Nos quitó tiempo y el norte de muchas cosas y desgastó muchas otras.

    —Pasaron dos años y medio de la salida del ministro Germán Cardoso por presuntas irregularidades en la compra de publicidad. ¿Qué dejó ese episodio? ¿Fue una mancha para el ministerio?

    —No tuve ningún tipo de participación en esos hechos que luego terminaron como sabemos. Fueron momentos de mucha tensión, difíciles, en cuanto al clima de trabajo. Fueron momentos complejos por las diferencias y las dificultades que había entre la dirección, el ministro y los equipos técnicos. Tampoco es lindo que el ministerio que uno integra esté en la prensa de forma diaria con acusaciones. Yo me dediqué a lo mío, que es gestionar este ministerio, su tema presupuestal, su jurídica, su gobierno digital, el funcionamiento administrativo.

    —¿Le gustaría que Cabildo encabece este ministerio en un eventual nuevo gobierno y que usted sea el ministro? ¿En qué rol se imagina?

    —Me encantaría que Cabildo Abierto encabece el Mintur. Yo he dedicado estos cuatro años de mi vida exclusivamente al Ministerio de Turismo. No vengo del turismo, no soy hombre del turismo. Soy abogado y mi formación me ha ayudado mucho para trabajar en esta Dirección General. Luego de esta experiencia, que ha sido dura y linda a la vez, creo que si Cabildo lo considerara y tuviera este (ministerio) y yo tuviera el honor de que me consideraran… Estoy seguro de que Cabildo está preparado para hacer en el turismo los cambios que se necesitan.


    Economía
    2024-05-22T17:49:00