• Cotizaciones
    jueves 20 de junio de 2024

    Lacalle Pou logró crear una “coraza” que le permite mantener imagen positiva, pero la “acumulación” de polémicas puede quebrarla

    El presidente de la República, Luis Lacalle Pou, se muestra activo y presente como pocas otras veces. No importa si lo hace asistiendo a varios de los eventos protocolares de agenda que tiene el gobierno o si es como invitado a una suerte de entrevista frente a empresarios exitosos del Río de la Plata en Punta del Este o en el Día Internacional de las Mujeres Rurales en Durazno, la Noche de las Antorchas en La Paz, en la Fiesta de la Agricultura en Carmelo, inaugurando una cámara de frío para acopiar pescado en Villa Soriano o en un cumpleaños de 15 de una joven en Melo.

    El presidente va. Y habla. Y llena con su presencia mediática el silencio incómodo que se instaló en su entorno a propósito del caso de su guardaespaldas, Alejandro Astesiano, acusado de integrar una red criminal que falsificaba pasaportes uruguayos para ciudadanos rusos.

    Es quizás el momento más difícil que le ha tocado transitar desde que se calzó la banda presidencial en marzo del 2020. Y su estrategia ha sido, desde el día cero, la de enfrentar el episodio con sostenidas apariciones públicas y con varias ruedas de prensa en las que no esquiva el tema y mantiene con firmeza el argumento de que fue traicionado en su confianza, que no está libre de cometer errores y que le faltó información para poder actuar de otra manera.

    Y entonces sus acólitos celebran que es un presidente que da la cara y sus detractores le reprochan que no va al fondo del asunto y que tanto recorrido mediático es algo así como una maniobra de distracción. El caso Astesiano es uno más de una seguidilla de eventos desafortunados que involucran al gobierno, como el de la entrega de un pasaporte a un narcotraficante detenido en una prisión en Dubái y la marcha atrás en la política sanitaria antitabaco mediante un decreto a pedido de una empresa tabacalera.

    ¿Pero cómo impacta todo esto en la imagen y popularidad del presidente y, por ende, de su administración? Ya se tienen algunos datos. En la noche del martes 18, el analista político Ignacio Zuasnabar presentó en Subrayado, de Canal 10, el primer informe que evalúa la aprobación del mandatario en la opinión pública tras dos meses complejos. Los resultados muestran que casi la mitad de los uruguayos (49%) aprueba el desempeño de Lacalle Pou como presidente y casi un tercio (32%) lo desaprueba. En tanto, 19% mantiene opiniones intermedias. Si se compara esta muestra con la medición anterior de la consultora Equipos, se aprecian pocos cambios, movimientos que están dentro del margen de error —la aprobación pasa de 47% a 49%, y la desaprobación de 34% a 32%— y dejan como lectura más significativa y primaria que el juicio global sobre el desempeño de Lacalle Pou se mantiene estable pese a todo. Una lectura que puede avalar estos datos, explicó Zuasnabar, es que el presidente, con su alto capital de aprobación y su habilidad en el manejo de la comunicación, ha logrado generar una “coraza” que “lo protege” de ciertos eventos de coyuntura.

    Algo similar opinó la directora de la consultora Cifra, Mariana Pomiés, que en los próximos días comenzará su propia medición al respecto. Pomiés dijo a Búsqueda que hay algunos fenómenos políticos que son mucho más impactantes para quienes están en un micromundo relacionado al evento que para la población en general, más preocupada en cuestiones cotidianas como el empleo o el costo de vida. Y en ese sentido no espera mucha sorpresa sobre la imagen del presidente. “Es de esas figuras que cuesta que algo le haga daño”, reflexionó. Y evaluó que el presidente pudo “separarse” del episodio y trasladar responsabilidades al Ministerio del Interior o a su propio entorno. Sin embargo, puso foco en un detalle: “Se ha puesto en un rol de víctima y no se puede ser víctima todo el tiempo. La acumulación de hechos puede empezar a molestar”.

    El director de la empresa Factum, Eduardo Botinelli, también reparó en la acumulación y apuntó sobre sus consecuencias negativas.

    “Hay que separar, por un lado, lo que es un hecho puntual de lo que es la acumulación de hechos. Este tipo de hechos como el de Astesiano tiene una particularidad con respecto a los hechos anteriores que se han dado en el gobierno. En este tema estamos ante un caso cuya decisión y responsabilidad recae casi exclusivamente en el presidente”, señaló en diálogo con Búsqueda. Y enfatizó en que se trata de un caso donde la gente entiende materialmente de qué se trata. “No hay cifras millonarias en dólares que para el común de la población son inalcanzables o contratos difíciles de entender en sus implicancias, este caso se trata de una serie de hechos concretos y tangibles para la gente”.

    Botinelli consideró que el caso Astesiano puede provocar “un impacto negativo en la imagen del presidente, pero no necesariamente puede ser medible en su intensidad”. Lo argumentó: “En un momento de polarización importante que atraviesa el país, quizás el mayor impacto se dé en los convencidos: siguiendo la lógica del gobierno y del presidente, los convencidos progobierno se reafirman en sus posiciones, mientras que siguiendo la lógica de la oposición los más antigobierno se reafirman en sus posiciones”. La gran incógnita entonces es qué va a suceder con los no convencidos de un lado y del otro. En esa línea, opinó el director de Factum, el Frente Amplio parece impulsar la acumulación de hechos como estrategia ofensiva. “Y que la afectación de imagen no sea únicamente por un ‘escándalo’ puntual”.

    Golpe de timón

    Para el politólogo Adolfo Garcé, el caso Astesiano “afectó severamente la imagen del presidente”. “Desde luego, nada es definitivo”, concedió. Y evocó algunos ejemplos recientes en la política uruguaya. “Todos recordamos que Jorge Batlle tuvo un tropezón tremendo en el caso Bloomberg hace 20 años. Y también recordamos que se recuperó y se paró firme ante el FMI poco después. Creo que para recuperar su imagen debe dar algún golpe de timón fuerte, concretando reformas pendientes o modificando el gabinete”, concluyó.

    Información Nacional
    2022-10-19T23:13:00