• Cotizaciones
    sábado 22 de junio de 2024

    Surgen planes para ir a la bolsa por el régimen de emisiones simplificadas

    El Banco Central propuso volver a ajustar este instrumento, que hasta ahora nadie usó, para hacerlo más flexible

    El Banco Central (BCU) flexibilizó hace más de un año la normativa de las emisiones de oferta pública en régimen simplificado. La medida implicó que los requisitos para colocar títulos al mercado a través de las bolsas sean más laxos y que bajaran los costos de contabilidad. A más de un año de esa decisión, ninguna empresa usó el mecanismo. Ahora algunos agentes esperan que eso sí suceda a partir de un nuevo cambio propuesto por el regulador.

    En los últimos días el BCU publicó el texto de un proyecto normativo que habilita una “reserva de tramo”, de forma que los emisores de valores puedan ofrecer la inversión a ciertos sectores. El tramo reservado no podrá superar el 50% del total de la colocación. A su vez, el precio de la emisión se determinará en lo que resulte del “tramo competitivo”.

    Esta modificación fue “largamente pedida” por escritorios de corredores de bolsa que también se encargan de las estructuraciones de las emisiones, dijeron a Búsqueda fuentes del mercado. La idea fue tratada varias veces en la Comisión de Promoción del Mercado de Valores y el presidente de este grupo, Alberto Estrada, se lo presentó al titular del BCU, Diego Labat.

    El argumento del reclamo de los corredores es que, con el régimen vigente, no tienen “mecanismos de preferencias” para poder ofrecer el título a sus clientes. Como la colocación es de oferta pública, el papel queda disponible para todos los interesados por igual, explicaron los informantes. Lo que sucede habitualmente es que los corredores de bolsa atraer el interés de potenciales clientes del título que están estructurando, pero cuando la emisión se concreta nada les asegura que puedan “honrar el visto bueno” que captaron.

    Esta situación provoca que las empresas recurran a emisiones privadas y no a la oferta pública para fondearse. Si se aprueba, con el cambio normativo algunas emisiones que iban a ser privadas pasarán a ser simplificadas en régimen de oferta pública, coincidieron los consultados.

    Posible dinamización

    “Hay unas cuantas intenciones de armar ofertas públicas simplificadas. Siempre se demoran y el esquema no está lo suficientemente aceitado, pero se va a terminar usando en la medida que se comience a aplicar”, aseguró un corredor.

    Se prevé, por tanto, que el eventual cambio normativo —que el BCU está sometiendo a consulta pública— ayude a dinamizar el mercado. De hecho, hay algunas empresas que tienen previsto fondearse bajo este régimen y una de esas emisiones está prevista para el próximo trimestre. Según las fuentes, los estudios Ferrere y Bragard Abogados están asesorando en las estructuraciones.

    Por el monto que implican estas emisiones (no pueden ser por montos superiores a los 100 millones de unidades indexadas-UI, es decir unos US$ 15 millones), los principales potenciales clientes de estos títulos serían minoristas y no institucionales, como las AFAP.

    El proyecto publicado por el BCU este martes 5 establece que en la descripción de los instrumentos y las operaciones se debe prever los pasos a seguir y las condiciones específicas para la realización de la reserva de tramo. En los hechos, esto significa que en la documentación que se le entrega al Central se debe detallar cómo será esa reserva del tramo.

    La flexibilidad que prevé el régimen simplificado incluye la eliminación para las pequeñas y medianas empresas de la obligación de que el papel cuente con calificación de riesgo y auditoría externa. Cuando se propusieron, estas modificaciones fueron consideradas un “incentivo” por algunos agentes del mercado, que recibían con cautela la noticia del BCU.

    Las flexibilizaciones hacen “accesible” la entrada al mercado de valores a las medianas empresas, pero sigue lejano a aquellas chicas, que probablemente “nunca” salgan a la bolsa. Algunos agentes consideran que “falta algún mecanismo” para que estas empresas “puedan acceder a los beneficios del mercado de capitales”. Una de las posibilidades que se ha manejado entre agentes bursátiles es una solución por la vía indirecta: que fondos de inversión emitan en el mercado de capitales a plazos y en buenas condiciones que se “pasen a las empresas chicas”.

    En lo que va del año solo hubo emisiones tradicionales. Se colocaron, por ejemplo, las clásicas obligaciones negociables de Conahorro, los títulos de La Tahona y los certificados de los fideicomisos financieros Eucalyptus del Sur y la transportista Cutcsa. La próxima semana, en tanto, Corporación Vial emitirá una de las series de su tercer fideicomiso financiero. Será por el equivalente en UI de US$ 100 millones.

    Economía
    2023-12-06T22:49:00