AUF. Foto: Santiago Mazzarovich/adhocFotos

El titular de la AUF cobra hasta el triple de lo que gana el presidente de la República y ante las críticas buscan la forma de cambiarlo

6min 4
Nº2013 - al de Marzo de 2019
escribe Raúl Santopietro

La salida de Daniel Martínez de la Intendencia de Montevideo para competir en la interna del Frente Amplio estaba prevista desde hacía meses. En su lugar debía asumir el director de Desarrollo Económico de la comuna, Oscar Curutchet, su suplente, pero cuando días atrás llegó el momento, no fue posible. Curutchet está con licencia para poder dedicarse a la campaña electoral en busca de convertirse en el próximo presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF).

Entre algunos directores de la comuna capitalina hay malestar porque consideran que Curutchet optó por aspirar al cargo en la AUF debido a que ganará más del doble de lo que recibiría como intendente. Y así lo transmitieron en diferentes ámbitos del Frente Amplio, dijeron a Búsqueda fuentes oficialistas. Para los jerarcas, su decisión es una mala señal política porque da el mensaje de que es preferible conducir el fútbol uruguayo que la intendencia.

En diálogo con Búsqueda, Curutchet dijo que sabe que su postura causó molestias en el gabinete pero aseguró que tomó esa opción “por el desafío” que representa. El director de la intendencia indicó que su resolución fue conversada con Martínez y con el ministro de Economía, Danilo Astori, quien lidera Asamblea Uruguay, sector que Curutchet integra. E insistió en que “nunca estuvo en cuestión” cuánto podría cobrar si es electo sino que su candidatura es por “el momento histórico” de la AUF.

Óscar Curutchet
Óscar Curutchet en la Intendencia de Montevideo. Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

Privilegio y miles de dólares

Ser presidente de la AUF tiene grandes beneficios. Para quien sigue este deporte es un privilegio llegar a lugares donde cualquier hincha quisiera estar. En palabras de Pedro Bordaberry, quien está al frente de la comisión normalizadora de la FIFA en la AUF, “es un mundo apasionante” porque “un día estás charlando con Diego Godín y otro día estás en el Complejo Celeste hablando con el maestro Óscar Tabárez”.

Sin dudas que lo es. Permite los viajes junto a la selección a lo largo y ancho del mundo y también ocupar un lugar de mucho poder. La pasión por el fútbol da una exposición enorme para quien ocupe el sillón de presidente de la AUF. Su rol lo coloca en la misma mesa con ministros e incluso hasta con el presidente de la República para negociar en temas de seguridad y políticas deportivas, entre otros. En algunos casos es visto como un trampolín para una carrera política.

Y sobre todo, es un cargo que seduce por el sueldo. En los estatutos y en la teoría es honorario, al igual que cualquier persona que integra el Consejo Ejecutivo, las mesas ejecutivas y los diversos tribunales. Sin embargo, en los hechos ser presidente de la AUF implica cobrar un sueldo que es el doble de los US$ 11.000 que gana el presidente de la República y que en algunos casos ha llegado a ser más del triple, según informaron a Búsqueda diversas fuentes vinculadas al organismo.

El cambio se dio una década atrás. La AUF no paga un sueldo al presidente ni a los demás cargos electivos, pero sí recibe dinero de la Conmebol –organismo que regula el fútbol en Sudamérica– por la función que desempeña. Este monto ha ido subiendo y supera los US$ 20.000 mensuales para los diez presidentes de asociaciones de fútbol en el continente. Y las cifras trepan a decenas de miles de dólares cuando el dirigente además se desempeña en un cargo ejecutivo en los estamentos de la FIFA.

Entre algunos directores de la comuna capitalina hay malestar porque consideran que Curutchet optó por aspirar al cargo en la AUF debido a que ganará más del doble de lo que recibiría como intendente. 

Eugenio Figueredo fue presidente de la AUF entre 1997 y 2006. La Conmebol le pagaba viáticos para cada una de las misiones que tuviera. Esto es: invitación a reuniones de presidentes de asociaciones, sorteos de torneos, premiaciones y cualquier tipo de eventos del fútbol sudamericano donde la norma establecida además era hospedarse en hoteles cinco estrellas y contar con auto de alta gama y chofer a disposición. Desde la vicepresidencia de la Conmebol definió que los viáticos pasaran a ser un sueldo fijo de unos US$ 5.000 para los presidentes.

Luego, bajo la administración de José Luis Corbo entre 2006 y 2009 esta partida pasó a ser US$ 8.000 mensuales. Durante los primeros diez meses de su gestión, Corbo se negó a cobrarlo y, según relataron los informantes, Figueredo —que en aquel entonces era vicepresidente de Conmebol— le insistió diciéndole que no podía negarse a recibir ese dinero. La modalidad de pago consistía en entregarle el dinero en mano y que firmara un recibo. Cuando Corbo renunció hubo un breve interinato de Washington Rivero y luego llegó Sebastián Bauzá. Al iniciar su mandato en 2009 recibía US$ 10.000 que rápidamente Conmebol resolvió duplicar a US$ 20.000 y así se mantuvo hasta 2014, cuando dimitió. Bauzá recibía en su cuenta bancaria el pago de US$ 10.000 y cuando aumentó la partida se negó por considerarla excesiva y encomendó que los otros US$ 10.000 se transfirieran a las cuentas de la AUF.

Su sucesor, luego de unas fatídicas elecciones, fue Wilmar Valdez. El expresidente de la AUF, que debió renunciar a la candidatura por la reelección en medio de un escándalo de audios que lo involucran en presuntos cobros de coimas, recibía US$ 20.000 de Conmebol. Valdez cobraba ese salario, repartía unos US$ 1.500 dólares para cada uno de los cuatro integrantes que lo acompañaban en el Comité Ejecutivo de la AUF y apoyaba con un monto menor de dinero a las inferiores de Rentistas.

Al poco de asumir, la FIFA se vio envuelta en su mayor crisis de la historia por la corrupción que puso en prisión a una decena de altos funcionarios, entre ellos Figueredo, que había sido presidente de la Conmebol entre 2013 y 2014. En sus declaraciones ante la Justicia uruguaya, Figueredo contó que la Conmebol fue la que “legalizó” los sueldos y su cargo pasó a remunerarse con U$S 40.000 sin viáticos. El caos generado en el organismo sudamericano le permitió a Valdez ser presidente interino de la Conmebol y pasar a cobrar US$ 40.000 mensuales. Cuando se eligieron nuevas autoridades volvió a recibir US$ 20.000 y se sumaron otros US$ 250.000 anuales, ya que fue elegido para una de las vicepresidencias de la FIFA.

Ignacio Alonso
Ignacio Alonso en la sede de la AUF. Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

Un sueldo propio

Una semana atrás, la carrera hacia el sillón de presidente de la AUF tenía tres competidores: Ignacio Alonso, un exdirigente de Rampla Juniors que formó parte del Comité Ejecutivo de Valdez; Curutchet, expresidente de Danubio y la persona que contaba con el apoyo de la empresa Tenfield —poseedora de los derechos de televisación del fútbol uruguayo—, y Carlos Ham, directivo de Montevideo Wanderers y gerente de Marketing del Banco Itaú.

El programa de gobierno que presentó Ham el 5 de marzo hacía referencia al tema salarial. En su propuesta el directivo de Montevideo Wanderers propuso que la AUF le pagara un sueldo al presidente, incluso propuso como referencia el de un director de la Intendencia de Montevideo, y que el dinero que brindan los organismos internacionales sea volcado a las arcas del organismo.

Al respecto, Curutchet dijo que cuando Valdez recibió US$ 250.000 anuales por su cargo en FIFA él le planteó que destinara ese monto al fútbol porque le parecía “inmoral” que un dirigente cobrara esa cantidad. En cuanto a los US$ 20.000 que recibiría de Conmebol planteó que ese dinero debería ser destinado a ofrecer un sueldo a los integrantes del Consejo Ejecutivo para que su tarea deje de ser honoraria.

Por su parte, Alonso dijo a Búsqueda que no puede garantizar de antemano ninguna medida, ya que no sabe cuánto es el ingreso –pues no está definido de forma pública en la Conmebol– y porque al ser electo presidente tendrá gastos de representación que sumados al tiempo que no podrá estar dedicado a la actividad privada deberían ser contemplados.

Ham se bajó de su candidatura el miércoles 20 por falta de apoyo y decidió respaldar a Alonso en las elecciones que se celebraron el jueves 21.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.