• Cotizaciones
    martes 16 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Mercosur: el planteo de las “dos velocidades” de Uruguay, el apoyo argentino y la negativa de Brasil

    El presidente Luis Lacalle Pou insistió en la necesidad de que el país avance más rápido que sus socios para cerrar acuerdos bilaterales fuera del bloque, valoró el respaldo argentino, pero encontró la oposición brasileña

    Una sola cuestión tenía incómodo al presidente de la República, Luis Lacalle Pou, en la previa de la última reunión de jefes de Estado del Mercosur en Asunción del Paraguay. No se puede decir que lo tenía de mal humor, pero sí con una molestia que terminaría exteriorizando durante su discurso. El mandatario uruguayo no entendía del todo la razón por la cual el presidente de Argentina, Javier Milei, estuviera ausente durante la cumbre.

    Es que con el cambio de signo político en Argentina, Uruguay encontró un inesperado aliado al insistente reclamo del presidente Lacalle Pou de flexibilizar el Mercosur, de romper con el corset proteccionista del Mercosur, que exista la posibilidad de que alguno de los miembros del bloque pueda avanzar en solitario en tratados de libre comercio con otros países. Es una idea compartida por la cabeza liberal de Milei. Pero que no fue reforzada con su presencia en Asunción.

    Cuando le tocó hablar, Lacalle Pou celebró la intención aperturista de la diplomacia argentina, destacó las palabras de la canciller Diana Mondino, que “en aras de la libertad habla de aggiornamiento, de actualización”, pero se sintió en la necesidad de hacer una puntualización: “Si el Mercosur es tan importante, acá deberíamos estar todos los presidentes. Yo le presto importancia al Mercosur. Y si realmente creemos en este bloque así, deberíamos estar todos”, afirmó.

    “No solo es importante el mensaje, es importante el mensajero”, subrayó.

    Milei, con distintos cruces mediáticos con su par de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, prefirió asistir a un coloquio de la Conferencia Política de Acción Conservadora, en Camboriú, y junto con el expresidente brasileño Jair Bolsonaro.

    Embed - BUSQUEDA on Instagram: "El presidente Luis Lacalle Pou habló en la Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur y señaló la ausencia del presidente argentino Javier Milei."
    View this post on Instagram

    A post shared by BUSQUEDA (@busqueda_online)

    Fue la canciller Mondino, entonces, la mensajera de las ideas aperturistas del mandatario argentino. Y en esa tarea, durante su discurso, la ministra de Relaciones Exteriores habló sobre ese “elefante en la sala”: que a esa hora era la falta de “consenso” para el “proyecto de comunicado conjunto” de los Estados parte, al que se le había “dedicado largas horas y esfuerzo”, pero que no estaba acordado. “Quién te dice, en una de esas los milagros ocurren” y el documento sea aprobado, agregó.

    El augurio se cumplió tras negociaciones en las que Uruguay tuvo que retirar uno de sus planteos más importantes. El gobierno intentó que quedara plasmada la posibilidad de que los socios del Mercosur puedan negociar con terceros a distintas velocidades, una idea presentada en diversas cumbres regionales por la diplomacia uruguaya. Y que encontró el obstáculo de Brasil y Paraguay.

    En la cumbre Uruguay impulsó, como había anunciado el canciller Omar Paganini a Búsqueda, la necesidad de retomar las conversaciones con China. Los socios acordaron convocar a la séptima reunión bilateral Mercosur-China, un ámbito de discusión que desde hace seis años no funciona.

    “Estamos conformes, veremos ahora cuánto avanzamos”, dijo una fuente de Cancillería.

    Uruguay quería que el diálogo con China pudiera ser a “distintas velocidades”, pero Brasil rechazó esa propuesta, según las fuentes diplomáticas. A esta negativa brasileña también se sumó Paraguay.

    La convocatoria a la reunión Mercosur-China es una señal de que los socios “avanzarán juntos” en el diálogo y no por separado, detalló uno de los informantes. “El concepto de distintas velocidades es muy europeo”, pero no tan mercosuriano, ilustró el diplomático.

    “Sabemos que es complejo, y por eso hablamos también de las diferentes velocidades”, explicó una fuente de Cancillería consultada al respecto.

    En su discurso, Paganini destacó el “compromiso” para explorar “soluciones alternativas equilibradas y creativas en beneficio tanto de cada uno de los socios como del bloque en su conjunto”. Y dijo que esto implica “tratar de avanzar todos juntos cuando sea posible” y si no buscando mecanismos para “avanzar a diferentes velocidades cuando sea necesario”. “Y esto es así porque entendemos que, sin oportunidades comerciales relevantes, al menos en el caso de Uruguay, vemos seriamente interpeladas nuestras posibilidades de desarrollo a futuro; es a través del comercio internacional que lograremos una mayor diversificación, productividad y competitividad de nuestra economía. Lo necesitamos para poder dar un salto tan necesario al desarrollo”, dijo.

    “Transformar”

    La redacción del comunicado conjunto incluye menciones a la agenda de negociaciones externas, aunque no es tan ambicioso como Uruguay desearía. Los socios del bloque “compartieron su interés en transformar al Mercosur en una plataforma competitiva para su inserción internacional y en un instrumento eficiente para expandir el intercambio comercial con terceros países o grupos de países tanto de la región como del resto del mundo y generar corrientes comerciales más dinámicas”, dice.

    El Mercosur reiteró “la importancia” que asigna a las negociaciones con la Unión Europea y expresó su voluntad de “concluir los asuntos pendientes, durante el segundo semestre de 2024, y alcanzar un acuerdo que sea balanceado y mutuamente beneficioso para las partes”.

    En su discurso durante la cumbre, sin embargo, Lacalle Pou fue menos optimista. Recordó que en una reunión en Río de Janeiro en diciembre de 2023, a la que concurrió con la esperanza de que el acuerdo Unión Europea-Mercosur quedara casi cerrado, el presidente francés, Emmanuel Macron, echó por tierra cualquier posibilidad. Planteó “renegociar todo de vuelta”, evocó. “No parece lógico después de 25 años de zurcir, de trabajar, renegociar todo de vuelta. Yo no sé si son los procesos electorales europeos, no sé si son esas alteraciones que estamos viviendo y los gobernantes le hablan a su electorado o a su grupo de presión —que no está mal, simplemente es una constatación— que dificultan el avance”.

    Embed - BUSQUEDA on Instagram: "Durante su intervención en la cumbre del Mercosur, Lacalle Pou se solidarizó con el presidente de Bolivia tras el intento de golpe de Estado que ocurrió en el país semanas atrás."
    View this post on Instagram

    A post shared by BUSQUEDA (@busqueda_online)

    “Si hoy sacamos una foto del Mercosur y de la Unión Europea, nosotros estamos mucho más preparados para avanzar”, añadió. “Y con estos cambios, la elección francesa del otro día, la de otros países que se están dando hacen pensar que no hay una línea lógica de avance en el acuerdo. Creo que la ideología está perjudicando la unión entre el Mercosur y la Unión Europea”.

    Es que las negociaciones cerraron en 2019, pero los europeos congelaron el proceso hasta la salida de Bolsonaro de la presidencia de Brasil. Con la llegada de Lula da Silva, en enero de 2023, las conversaciones volvieron a avanzar, pero el final todavía es incierto.

    “No están dadas las condiciones para un acuerdo Mercosur-Unión Europea”, dado que “la extrema derecha gana cada vez más importancia” en el viejo continente, independientemente de los resultados del domingo pasado en Francia, dijo al suplemento Agro de Búsqueda el director del Instituto de Negocios Internacionales de la Universidad Católica del Uruguay, Ignacio Bartesaghi.

    Trabas internas

    Un diplomático argentino consultado por Búsqueda destacó que en todos los discursos los presidentes valoraron la creación de un grupo de trabajo encargado de identificar las medidas que aplican los socios y que afectan el comercio intrabloque.

    El comunicado final subraya la importancia de ese comité, que “permitirá identificar los gravámenes y las restricciones que limiten o imposibiliten el intercambio de bienes y servicios en el bloque con el fin de encontrar soluciones y facilitar la eliminación de barreras comerciales, conforme lo dispone el Tratado de Asunción”.

    Un embajador dijo a Búsqueda que si bien hay acuerdo en los objetivos de la comisión, otro tema es que los países acepten eliminar las trabas identificadas. Mencionó, como ejemplo, que Uruguay aplica una tasa consular sobre productos originados por sus socios y, pese a los permanentes planteos, no la ha retirado.