• Cotizaciones
    jueves 11 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    El PIT-CNT transita un camino “similar” al del kirchnerismo con el plebiscito, según redactores de la reforma

    En un nuevo libro, Rodolfo Saldain y Gonzalo Martínez Alba también comparan la papeleta que se someterá a votación en octubre con el Brexit

    El camino que está transitando el PIT-CNT al impulsar un plebiscito que reforme el sistema previsional es “muy similar” al que siguió Argentina en 2008. La forma es distinta, porque el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner no apeló a una reforma constitucional, pero el resultado sería el mismo: la eliminación de la capitalización individual de la seguridad social. A esa conclusión llega el principal redactor de la última reforma jubilatoria en Uruguay, Rodolfo Saldain, en el libro Plebiscito constitucional de la seguridad social, que escribió junto con Gonzalo Martínez Alba.

    El texto del plebiscito propuesto por el PIT-CNT, respaldado con más de 420.000 firmas, establece la edad mínima de retiro en 60 años, iguala las jubilaciones y pensiones mínimas al salario mínimo y elimina el ahorro individual en las AFAP. Ayer, miércoles 3, la Corte Electoral confirmó que se alcanzaron las 276.000 papeletas necesarias (10% del padrón electoral) para confirmar la consulta popular, que será el 27 de octubre junto a las elecciones nacionales.

    Con “los resultados a la vista” de la reforma kirchnerista, los autores concluyen que hubo varias consecuencias negativas. Se generaron “fragilidades” por establecer un régimen monopólico de reparto, no se mejoraron las jubilaciones y los niveles de pobreza de los más viejos son “nueve veces mayores que los observados en Uruguay”. Hubo también “un impacto negativo en la transparencia de la gestión de los recursos financieros” y en la macroeconomía argentina, interpretan Saldain y Martínez Alba, que presentan el libro hoy, jueves 4, en la Fundación de Cultura Universitaria.

    Cristina Fernandez de Kirchner.png
    Cristina Fernández al anunciar la reestatización del sistema de jubilaciones argentino, en 2008

    Cristina Fernández al anunciar la reestatización del sistema de jubilaciones argentino, en 2008

    “Las similitudes entre la reforma proyectada y el antecedente normativo argentino son evidentes”, afirman basados en un cuadro que compara la ley con el texto de la papeleta del PIT-CNT. Las dos propuestas son iguales en el “cambio estructural” —la eliminación de los fondos de pensiones—, la “metodología” —la “ausencia de diálogo social y político”— y los “inexistentes” estudios de impacto de corto, mediano y largo plazo.

    Para la administración de los fondos, la ley argentina propuso un Fondo de Garantía de Sustentabilidad, mientras que el texto del plebiscito propone crear un fideicomiso con los más de US$ 21.000 millones acumulados en cuentas de 1,6 millones de trabajadores en las AFAP. Según los autores, hay similitudes también en la “garantía del Estado”: la ley K aseguró la “percepción de iguales o mejores prestaciones que antes”; la enmienda constitucional propone que la reforma “no implicaría pérdida o menoscabo en derechos o beneficios previstos en leyes anteriores”.

    libro saldain martinez alba.png

    La fórmula de las comisiones por administración también es parecida, según esta interpretación. La Anses —el organismo previsional de Argentina— no percibe de los aportantes ninguna comisión; si se aprueba el plebiscito del PIT-CNT, actuaría un fiduciario público en forma honoraria, ya que se prohíbe el “lucro” relacionado con la seguridad social.

    Cuestionamientos

    La comparación de los autores con experiencias internacionales no se reduce a la reforma K en Argentina. La “falta de apoyo unánime” en el PIT-CNT, la “posición mayoritariamente contraria” en el Frente Amplio y el rechazo en la coalición de gobierno llevan a pensar que “las chances de que el plebiscito prospere” sean "escasas”. Sin embargo —recuerdan—, hubo “varios casos de pronunciamientos electorales que no han seguido las posiciones mayoritarias de las dirigencias políticas”, como el Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea ocurrida en 2020.

    “En Uruguay el alineamiento del electorado con los partidos políticos o sectores de los partidos políticos es alto, pero nada asegura que no puedan darse situaciones de desconexión entre la población y los liderazgos, algunos recién en fases iniciales”, interpretan Saldain y Martínez Alba.

    La “ausencia de diálogo social y político” es una de las críticas a los promotores de la propuesta de enmienda constitucional. Los autores del libro consideran que la “escasa o nula oportunidad de intercambios de profundidad” es un “escenario propenso a planteos de corte populista”. “Cuando se hace evidente que las promesas eran solo eso o irrealizables, puede ser difícil volver atrás. Es lo que hoy está ocurriendo en el Reino Unido con el Brexit, una decisión sin mayores posibilidades de marcha atrás”, afirman.

    Los promotores de la reforma “no cumplieron con ninguna de las diferentes modalidades” de diálogo social y político que son consideradas parte de una buena práctica, según Saldain y Martínez Alba. Esta “ausencia de diálogo”, señalan, se refleja en la falta de apoyo dentro del Frente Amplio y en el “unánime” rechazo a la iniciativa por parte de los centros de estudios.

    El PIT-CNT promovió un plebiscito sin contar con análisis que le dieran “fundamento” a la propuesta ni estimaciones de “impacto financiero y social”, agrega el libro. “Los fundamentos esgrimidos por sus patrocinantes son axiomas. En su visión no es necesario fundamentar ni social ni financieramente la iniciativa; se trata de una proposición tan clara y evidente que debe admitirse sin demostración de la realidad”, cuestionan los autores.

    También critican las técnicas normativas que se utilizaron en la redacción de la papeleta porque son “incoherentes e inconsistentes” con el ordenamiento jurídico anterior. Se trata de “deficiencias” que dan lugar a “conflictos interpretativos e inseguridad jurídica”, aseguran.

    Si se confirma el cambio en la Constitución, habría una “reforma previsional estructural”, interpretan los autores. De prosperar, se produciría un “efecto retroactivo generalizado” porque la eliminación de las AFAP “impactaría en las relaciones jurídicas establecidas desde 1996”, cuando se crearon estas administradoras.

    El objetivo de los promotores del plebiscito es la eliminación de las AFAP. Al establecer la prohibición del “lucro” en la seguridad social, los fondos de pensiones quedan eliminados, pero esa formulación también alcanza a otras actividades. “Entre ellas se cuentan procesos de recaudación de aportes, de liquidación y pago de beneficios, de registro y procesamiento de información, de inversión de fondos”, añaden.

    Los autores se preguntan qué significa que la seguridad social no sea “susceptible de lucro” y si eso supone que todos los que están vinculados deben trabajar de forma gratuita. Y también cuestionan: “¿Qué es lo que no es susceptible de lucro? ¿El fin o propósito que se persigue por una actividad o el objeto de esta?”.

    Saldain y Martínez Alba se preguntan si esta decisión alcanza a organismos como la Corporación Nacional para el Desarrollo, que es el fiduciario del Fideicomiso de la Seguridad Social constituido con los aportes de los llamados “cincuentones”. “¿Debería dejar de cobrar los honorarios con los que ganó una licitación?”, preguntan.

    La eliminación de las AFAP implica una “desincorporación retroactiva” de los afiliados, que tendrán impactos en la “regulación del régimen de aporte individual”. Esto genera un “adeudo de los afiliados” por los “aportes no realizados al régimen solidario por percibir materia gravada que supere el límite o nivel de aportación respectivo”. Estos “impactos tributarios” —señala el libro— estarían dados porque esos aportes serían “deducibles de la liquidación del IRPF”.

    “Salto al mar” atado

    El prólogo del libro que se presenta hoy lo escribió el constitucionalista Martín Risso, quien también ha sido crítico de los efectos de la reforma planteada por el PIT-CNT. De hecho, en una actividad que compartió con Saldain definió la propuesta como una “ruleta rusa” que causará juicios millonarios al Estado. Los autores también hacen esta advertencia en el libro.

    Risso asegura en el prólogo que la “única forma de dar sostenibilidad” al sistema es la creación o el mantenimiento del sistema de capitalización individual. “Es cierto que muchos pueden añorar o sentir nostalgia por el sistema anterior, pero la realidad es terca y no deja espacio para la duda. Hay que cambiar”, expresa el abogado.

    Para Risso, es necesario preguntarse “qué es la Constitución y qué es lo que debe estar en ella”. El constitucionalista asegura que la Carta Magna debe incluir aspectos centrales del funcionamiento del Estado, del sistema democrático y de los derechos humanos, pero “no las regulaciones en detalle”. Afirma que “se incluye lo que es muy importante y puede preverse que no se modificará en mucho tiempo”.

    Martín Risso. Foto: Radio El Espectador
    Martín Risso. Foto: Radio El Espectador
    Martín Risso. Foto: Radio El Espectador

    La decisión de incluir reglas que “se sabe” que se reformarán en un “futuro cercano” es una “pésima técnica constitucional” que puede “crear problemas muy serios en el futuro inmediato y a mediano y largo plazo”. Risso reconoce que “desde el punto de vista formal” es posible la reforma que impulsa el movimiento sindical, pero cuestiona que desde el punto de vista material merece un “sinnúmero de objeciones”. Y apela a una metáfora: “La imagen del salto al mar con pies y manos atadas”.

    El PIT-CNT propone “disposiciones constitucionales rígidas” con las que habrá que cumplir. “Si luego empezamos a tironearlas y hacerles decir cualquier cosa no solo estaremos violando la Constitución, sino destruyendo al Estado de derecho. Si se empieza a violar la Constitución valdrá cualquier cosa. Hay que reflexionar antes de saltar al océano”, advierte.