• Cotizaciones
    miércoles 05 de junio de 2024

    Homenaje del Ejército a los muertos de abril de 1972: “La historia sabrá reconocerlos como héroes”

    Junto con el ministro de Defensa, Armando Castaingdebat, el comandante Mario Stevenazzi recordó a las cuatro víctimas asesinadas por el MLN

    En la mañana del lunes 15 el ministro de Defensa Nacional, Armando Castaingdebat, y el comandante en jefe del Ejército, Mario Stevenazzi, presidieron una ceremonia interna de toque de silencio en la Plaza de Armas del Comando General del Ejército. El motivo fue conmemorar los 52 años del 14 de abril de 1972. Ese día el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) cometió una serie de asesinatos a personas que identificaban como integrantes del llamado Escuadrón de la Muerte, un movimiento conformado por civiles, militares y policías que tenía por objeto la represión del movimiento guerrillero.

    En Montevideo fueron asesinados Ernesto Delega, subjefe del Departamento Nº 5 de Inteligencia y Enlace de Policía, junto con el agente Carlos Leites. También en Montevideo fue asesinado el profesor colorado y exsubsecretario del Ministerio del Interior Armando Acosta y Lara, mientras que en Las Piedras mataron al capitán de corbeta de la Armada, Ernesto Motto. El ataque del MLN fue el preludio de la dictadura cívico-militar (1973-1985): fue respondido inmediatamente por las Fuerzas Conjuntas estatales —asesinaron a ocho militantes tupamaros— y al día siguiente la Asamblea General votó el “estado de guerra interno”.

    En la ceremonia del lunes, el Ejército rindió homenaje a los cuatro fallecidos, “alejado de cualquier sentimiento distinto al de ejercer el legítimo derecho de recordar a quienes han brindado su vida”, según el mensaje que emitió Stevenazzi. Durante el actual gobierno de coalición, el Ejército ha dado mayor difusión a la conmemoración del 14 de abril de 1972, un evento que en administraciones anteriores se realizaba con mayor discreción. Incluso esta vez la ceremonia contó con la presencia del ministro Castaingdebat, quien asumió el cargo en marzo en lugar de Javier García. Durante su gestión, García no concurrió a esta actividad.

    Junto con el ministro de Defensa, Armando Castaingdebat, el comandante Mario Stevenazzi recordó a las cuatro víctimas asesinadas por el MLN. Foto: web del Ejército

    Un decreto de 1975 del presidente de facto Juan María Bordaberry dispuso la conmemoración del 14 de abril de 1972 como el Día de los Caídos en la Lucha contra la Sedición. En 1985, tras el fin de la dictadura, el presidente Julio María Sanguinetti cambió la denominación a Día de los Caídos en la Lucha por la Defensa de las Instituciones Democráticas. Pero tras la llegada del Frente Amplio al gobierno nacional la fecha dejó de conmemorarse de manera oficial. En marzo de 2006 el entonces presidente Tabaré Vázquez derogó el decreto.

    “El Ejército hace un alto en sus actividades para ofrecer el justo reconocimiento y respeto a nuestros fallecidos y saludar especialmente a sus familias, reafirmando la honrosa y pesada responsabilidad asumida de defender a nuestra patria. La historia sabrá reconocerlos como verdaderos héroes de este país”, concluyó en su mensaje Stevenazzi.

    Además de liderar el acto oficial junto con Castaingdebat, el lunes 15 el comandante en jefe Stevenazzi participó en otra ceremonia de homenaje a los caídos en abril de 1972, organizada por el Centro Militar en su sede de la avenida Libertador. Allí, con la presencia de un grupo de blandengues, se reunieron militares retirados y socios de la institución encabezados por su vicepresidente Leonardo García, quien leyó un discurso del presidente Carlos Silva Valiente.

    En un análisis de lo ocurrido antes del 14 de abril, Silva Valiente señaló que a fines de la década de los 60 e inicios de la década de los 70 existieron en Uruguay “muchos indicios de alerta” pero “el sistema político no advirtió el peligro y cuando lo vio no supo dimensionarlo, no tomó medidas adecuadas y acabó por perder el control del país”. Trazó un paralelismo con el presente al advertirle al actual gobierno que, como en aquel tiempo, hoy existen “situaciones que indican hipótesis de crisis complejas que seguramente se plantearán en el futuro inmediato”.

    Nota de El País del 17 de abril de 1972

    “Es necesario estar alerta, prepararse para enfrentarlas, para evitar sorpresas y perjuicios a nuestros ciudadanos e instituciones”, indicó. Se refirió específicamente a tres amenazas: la guerra contra el narcotráfico —“un enemigo superior al de la subversión terrorista”—, “incidentes de gran magnitud” en las cárceles que pueden afectar las actuales misiones de las Fuerzas Armadas y conflictos internacionales y regionales.

    Algunos de esos problemas, como la consolidación del narcotráfico y el crimen organizado, determinan que dirigentes oficialistas reclamen la presencia de militares para la seguridad interior del país. Álvaro Delgado, exsecretario de la Presidencia y favorito a obtener la candidatura presidencial por el Partido Nacional, incluso manifestó estar abierto a incorporar soldados a la Dirección Nacional Guardia Republicana, dependiente de la Policía. Otros integrantes del gobierno, como sectores de Cabildo Abierto, no apoyan estos planteos por considerarlos jurídica, legal y operativamente incompatibles.

    El Centro Militar también rechaza esa idea, aunque por argumentos vinculados a su lectura del pasado reciente. Los políticos pretenden que los militares “los saquen de los pelos ante situaciones que no controlan, siendo que la situación está planteada desde hace por lo menos un par de décadas en las que vieron cómo se agravaba el cuadro día por día, muerte por muerte”, sostuvo Silva Valiente respecto al crecimiento de los homicidios en el país. Y relacionó esta situación con derivaciones de la dictadura: “No entendemos que haya sectores políticos que pidan el empleo de las Fuerzas Armadas en estos conflictos sociales sin haber solucionado los de hace 50 años”.

    “El desconocimiento de los políticos del control de la seguridad pública los lleva a hacer uso de las Fuerzas Armadas y luego les da la espalda. Ya lo hicieron antes y como resultado hoy tenemos decenas de militares, ancianos todos, encerrados infamemente”, añadió sobre los miembros de las Fuerzas Armadas que están en la cárcel por cometer violaciones a los derechos humanos, entre ellas, detención, tortura, asesinato y desaparición de personas. “Ahí están nuestros presos con condenas por haber defendido la Constitución y las instituciones”.

    Información Nacional
    2024-04-17T22:25:00

    FUENTE: nota.texto7