• Cotizaciones
    viernes 14 de junio de 2024

    Once víctimas y 22 delitos enviaron a la cárcel a Gustavo Penadés, el parlamentario más influyente del gobierno

    “Creo que es una tranquilidad para todos saber que en nuestro país existe el Estado de derecho”, afirmó Juan Raúl Williman, abogado de seis de las víctimas

    Gustavo Penadés ya está alojado en la Unidad 19 del Instituto Nacional de Rehabilitación, ubicada en Florida. Una cárcel segura y moderna en comparación con la mayoría de las del resto del sistema penitenciario. Deberá cumplir 180 días de prisión preventiva en el mismo lugar en donde está recluido el excustodio presidencial Alejandro Astesiano, en un nuevo golpe de carácter penal para el gobierno. Aunque, como en el caso Astesiano, la investigación fiscal sobre Penadés también comprende posibles hechos de corrupción pública, su imputación fue principalmente por delitos relacionados con explotación sexual infantil.

    El exsenador del Partido Nacional, pieza clave como interlocutor entre el Parlamento y el Poder Ejecutivo, fue formalizado el martes 9 por la jueza Marcela Vargas por la presunta comisión de 22 delitos: 11 de retribución a la explotación sexual de menores de edad, cuatro de abuso sexual especialmente agravado, tres de abuso sexual agravado, uno de violación, uno de desacato, uno de corrupción de menores y uno de atentado violento al pudor, todo en régimen de reiteración real y en calidad de autor. La imputación fue solicitada por la fiscal letrada de Montevideo de Delitos Sexuales, Violencia Doméstica y Violencia Basada en Género de 6º turno, Alicia Ghione.

    “Lo más importante, más allá de cualquier ruido político, es que se demostró que el sistema judicial de Uruguay funciona muy bien”, dijo a Búsqueda Juan Raúl Williman, abogado del Consultorio Jurídico de la Universidad de la República que defiende a seis de las 11 víctimas. “La Fiscalía realizó una investigación tremenda, en la cual logró recabar pruebas contundentes y determinar con claridad los riesgos procesales. Creo que es una tranquilidad para todos saber que en nuestro país existe el Estado de derecho”, añadió.

    El caso comenzó en marzo cuando la militante blanca Romina Celeste Papasso, de 30 años de edad, declaró públicamente que Penadés había abusado sexualmente de ella cuando tenía 13 años. En una conferencia de prensa en el Parlamento, el entonces senador negó la acusación y anunció que iba a presentar una denuncia contra Celeste Papasso por difamación. La Fiscalía General de la Nación decidió actuar de oficio, el caso derivó en Ghione y con el correr de las semanas se sumaron nuevas denuncias, hasta alcanzar un total de 11 víctimas.

    El miércoles 11, tras conocerse su formalización, el Senado expulsó por unanimidad a Penadés al aplicar el artículo 115 de la Constitución de la República, que permite la remoción de un integrante de la Cámara “por actos de conducta que le hicieren indigno de su cargo”.

    Ghione pidió la imputación de Penadés y también la de Sebastián Mauvezin, señalado como su cómplice y facilitador de víctimas. Mauzevin, despedido en agosto de su cargo como profesor en el Liceo Militar, está formalizado por la comisión de siete delitos de contribución a la explotación sexual de menores de edad, todo en régimen de reiteración real y en calidad de autor. Para Mauzevin también se ordenaron 180 días de prisión preventiva y está detenido en la Unidad 1 de Punta de Rieles.

    Penadés, por su parte, argumentó en la audiencia con Vargas que padece una cardiopatía isquémica y diabetes tipo 2, por lo cual es necesario que se le otorgue prisión domiciliaria. La jueza aguarda ahora un informe del Instituto Técnico Forense (ITF) para determinar si corresponde que salga de la Unidad 19 de Florida; según dijeron fuentes judiciales, las autoridades de la cárcel estaban advertidas desde hace algunos días que Penadés podía ser enviado allí.

    Información Nacional
    2023-10-11T22:27:00